ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

Nos vamos pal sur a seguir maltratando zambas, gatos y chacareras (y pagar deudas...)!!

Nos vamos pal sur a seguir maltratando zambas, gatos y chacareras (y pagar deudas...)!!

miércoles, 31 de octubre de 2018

Mirando vidrieras, como...

Se me acercó, como quien mira vidrieras sin ver nada más que colores y formas. Precisamente yo hacía lo mismo sin pensar en nada, dejando correr el tiempo. La presión laboral me impulsó a poner en blanco mi mente. En la ciudad no hay arroyitos cristalinos, sauces arrepentidos ni espléndidos atardeceres que a uno lo rediman. Las vidrieras. Un modo fácil y frágil de intentar poner la mente en blanco.
Rozó mi portafolios, como esa brisa que apura subrepticiamente volándonos el sombrero. Disculpe, creo que dije, y en lugar de mirar de quién se trataba, levanté mis ojos para buscar su imagen en la vidriera. En el cambalache de cachivaches, lásers chinos y pantallas que prometían sensuales caribes no alcancé a distinguir figura humana alguna. Así que me volví para mostrarme gentil con quien había coincidido en sutil colisión.
Se detuvo y me miró a los ojos, como quien sabe lo que sucederá o lo intuye. O como si le hubiera sucedido tantas veces -a lo Sísifo rodándole la piedra- y fuera inevitable lo siguiente.
Era una mujer contundente, como una granizada violenta, con piernas demasiado largas y una indefinible melancolía en la expresión.
¿Te hice mal?, susurró, como liberando las sílabas de un encierro secular. Y yo, que ya estaba turbado, me incomodé más, sentí que me acorralaba y que sus ojos asaeteaban mis cansadas ojeras y no tuve más remedio que responder, entre gracioso y ridículo: al contrario, me hiciste bien.
Se quedó a mi lado, como esperando que empiece a caminar para ponerse a mi lado. Levanté un pie, pero trastabillé apenitas aún azorado, aunque enseguida me recompuse y empecé a caminar. Y ella conmigo.
Mientras trataba de conversar amable, como si mis ojos fueran esos pequeños leds de computadoras que indican febril procesamiento, pasaban por mi mente mis amores truncos, la despedida de Amalia, que no me quería más, el perro que me espera en el balcón y las fumatas de mi padre en el patio.
De cuando en cuando relojeaba las vidrieras, como cajero que desconfía de un billete grande para mirar su imagen, es que no me animaba a contemplarla en su estupenda figura. Pero los maniquíes, las licuadoras y las ofertas no me devolvían su silueta.
Tomé coraje, como quien no tiene más remedio que enfrentar una jauría en un callejón sin salida, y le pedí que se detuviera simulando estar interesado en el vestidor con espejo de una mueblería bien iluminada. Nos paramos enfrente, como para bromear en mi tonto estilo qué tan armónicos estábamos para pareja. Solo devolvió mi ridícula imagen sacando el codo como para colgar paraguas.
Creo que enloquecí, como si se hubiera deshecho un hormiguero dentro mío. No puedo decir mucho más. A la tardecita, cuando el sol ya está cansado, salgo a mirar vidrieras -hago caso omiso a las burlas de los muchachos y las sospechas de las comadronas- y me detengo en la mueblería, porque sé que algún día volverá esa malévola mujer a tomarse de mi brazo y caminar a algún averno que no sea el de mi mente, o a un paraíso que se parezca al que mis ojos contemplaron.



Más y mucho más interesantes relatos basados en Criaturas malignas en ¿Y qué te cuento?   el blog de Juan Carlos Celorio

27 comentarios:

  1. Espectacular. El personaje se mostró intimidado ante esa mujer tan llamativa, tan alta, que se mostró amable con él. Y asustado ante el hecho de que esa mujer no se reflejaba en los espejos.
    Para pasar a buscarla, con el deseo de encontrarla, sea lo que le suceda.
    Que buena historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A lo mejor no da exactamente con el modelo solicitado, pero bueno. No deja de intentar ser una historia inquietante.
      Abrazo

      Eliminar
  2. Un cuento genial. No tengo mejores palabras para definirlo.
    He disfrutado mucho leyéndolo y me ha divertido. Literatura...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite! Si funciono así, cumplió su cometido.
      Besos

      Eliminar
  3. Buenas noches , un relato lleno de suspense , y sobre todo intriga por saber quién será esa mujer de piernas largas y bella figura ..
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  4. Un misterio que quedó pendiendo de las vidrieras, y de su deseo de volver a escudriñar y sentir de cerca, aquella esbelta figura…

    Muy bueno, querido amigo. Un placer leerte.

    Un abrazo grande, y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ginebra! Que sea misterio, entonces.
      Besos

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho. El caso es que no te asustó mucho, no era mala compañía...

    ¿Qué pasaría si volviera? Es una curiosidad. No creo que ella fuera la muerte.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto no era para nada mala compañía. Tal vez el relato quedó fuera de lugar en la propuesta, pero fue lo único que me salió, jaja.
      Si volviera... Quién sabe. Será o no otro relato.
      Besos

      Eliminar
  6. Como para volver y buscarla y quizás, pase la mirada de la vidriera a ella y a ver qué pasa.
    Me encantó, Oso, como siempre
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí, es comprensible que vuelva y que se ponga un poco chiflado.
      Gracias, besos!

      Eliminar
  7. Me han gustado las definiciones.
    Abrazo definido.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Oso
    Un relato con destellos esquizofrénicos, o la mujer de piernas largas será una valquiria anunciado la muerte, o una sucubus que desea su compañía. Da para muchas interpretaciones, estas son las mías. En todo caso, me ha encantado la ambientación de paranoia con tu protagonista.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grcias, Yessy, lo dejé abierto para que quien leyera genere su propia interpretación.
      Besos

      Eliminar
  9. Como un espejismo... que, a pesar de la locura, se desea sea realidad. Me ha encantado todo tu texto, la prosa, los juegos de palabras...m las comparaciones... y ese estallido de colores que me imagino como un gran almacén chino.

    Un gusto haberte leído. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Lo acobardo la falta de reflejo, y por eso ella desapareció. No sabremos como le hubiese ido al protagonista de seguir en esa aventura inesperada, sin reaccionar. Tal vez terminaría el mismo siendo una criatura sin reflejo, saliendo a cazar incautos por la noche... o tal vez no. Vaya uno a saber! Muy buen relato, lo disfruté mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, parece que no tuvo precisamente reflejos el muchacho...
      Besos

      Eliminar
  11. Una buena historia que resultó interesante, pero cuidado no sea cosa que regrese y resulte una bella vampira de esas que no se reflejan y te cambie de mundo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh, es cierto, suelen suceder esos desatinos... Soy testigo (de mi mismo)
      Besos

      Eliminar
  12. Es un relato fiel a lo que se refleja en el vidrio, dice pero no del todo, y nos quedamos con la duda.
    Tiene algo de lo aterrador de los espejos borgianos, y por eso cumple con lo solicitado por el grupo de los jueves, pero me acordé de "Manuscrito hallado en un bolsillo" de don Julio, y me lo leva más para una situación de rutina urbana y sus desencuentros tangueros.
    Me atrapó.

    Abrazo de ahora a ponerle garra a este nueva etapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuve la intención de que transcurra en eso de rutina urbana, donde parece que la magia está ausente. Pero se me fue, jajaj
      A arrancar (no en cero) capitalizando los pibes.
      Abrazo

      Eliminar
  13. Muy entretenida esta historia urbana (me encantan los relatos urbanos), que deja ese final tan abierto como queda la mente del protagonista, que sueña con ella.
    Un abrazo y gracias por participar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan, por tu comentario.
      Muy buena convocatoria.
      Abrazo

      Eliminar
  14. Me encantó!!!La imaginación suele jugar malas pasadas, pero en el caso del protagonista no me parece que haya sido tan mala del todo jeje. Al menos le quedó la ilusión de un futuro encuentro con ese ... espectro?

    Abrazobeso querido Oso, muy bueno su relato como siempre.

    REM

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...