ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

SU ATENCIÓN, POR FAVOR, INCAUTOS (Y ESCASOS) LECTORES

Impulsado por un patadón en el traste que ligué, participé del Mundial de Escritura. La participación consiste en escribir durante 12 jornadas narraciones de un mínimo de 3000 caracteres que obedezcan a consignas que se dan en el día y deben realizarse en el mismo tiempo. Me encantó el juego, que me obligó a retomar la escritura, aunque sea apurada e inconexa. Voy a ir publicando mis textos en el blog, de paso no se pierden.

lunes, 21 de junio de 2021

Un mail a Caroline Herschel

Este es mi texto del primer día del Mundial de Escritura.
La consigna era: escribir un mail que nunca se enviará.


de: eloso@yimail.com
para: caroline_lucretia_herschel@uranet.com

Estimada Caroline:
Me comunico con usted a los efectos de hacerle conocer los esfuerzos que estoy realizando para llevar a la pantalla grande su vida, si es posible condensar en el formato del cine o de las series los avatares que ha vivido. No escapa al conocimiento público que este año la Unesco ha propuesto destacar su figura y la de su hermano con diversas actividades educativas.
A mí, que soy un poco inquieto, se me ha ocurrido la realización de una película o una serie basadas en su vida.

Claro, las dificultades no son pocas. Usted recordará películas como Ágora –con Rachel Weisz en el rol de Hipatia– o la actual Madame Curie –con Rosamund Pike en la piel de Maria Sklodowska– donde bellísimas mujeres lucen en sus protagónicos. Es cierto que destacan el papel de la mujer en la ciencia, qué más. Y aunque no podríamos conocer la fisonomía de Hipatia, dudamos de su parecido con la Weisz tanto como distanciamos a la Pike de las fotos que nos recuerdan a Maria.

En su caso las cosas son diferentes y aquí me permito una brutal honestidad. Sabemos que usted es una mujer fea. Y cuando escribo “fea” refiero a ciertos cánones de belleza entronizados en el siglo XX, como lo son: mediana a alta estatura, marcada cintura, cierta voluptuosidad de formas, elegancia y elementos de seducción como lo son gestos, mohines... Cánones de belleza al parecer no demasiado distantes a los que en su vida le han negado establecerse, aun cuando ha prodigado algunos hijos. La marcas de viruela en su rostro de niña y el tifus que no le permitió crecer más que un lomo de burro –al decir de su madre– no sugieren en usted la imagen deseada por una cinematográfica. Ya que mencionamos a su madre, mutter Anne Ilse, ha sido una mujer severa que la destinó a fregar en su hogar y luego en el de su hermano Fritz, devenido en William al mudarse de Hannover a Inglaterra.

Mi desconocimiento de la industria del cine es supino, así que rebuscando en mi memoria recordé cuántas cintas había visto con el logo de Argentina Sono Film y dirigí mi búsqueda a esta prestigiosa e histórica firma. La encontré –o creí haberla encontrado– y ahí nomás desistí de mi propuesta. Ya no es lo que fue, si usted me comprende.

Me dirigí luego a productoras de contenido cultural ofreciéndoles la idea sin ningún interés pecuniario de mi parte. Cada vez que pronunciaba (en mi sospechoso alemán) “Herschel” me respondían ¡salud! y daban un paso atrás. Debe ser que con barbijo se confunde fácilmente una expresión foránea con un estornudo. En una reconocida productora me espantaron como a perro sarnoso porque usted no es nacional y por más que les propuse que tomara mate, dada su coincidencia temporal con la época colonial y hasta la Vuelta de Obligado por lo menos, no hubo caso. El responsable de una de estas productoras me propuso intentar algo con una modelito en ascenso, una especie de musical. Me apresuré en consignar que su hermano William fue un destacado compositor y usted muchas veces hizo gala de una admirable voz de soprano. Saqué el celular y le hice escuchar el comienzo de su Sinfonía para cuerdas Nº8 en do menor: bostezó en los primeros compases del allegro assai y sugirió que sería mejor algo al estilo Ilarié. No tuve más que marcharme mascullando procacidades.

Los que me conocen saben de mi obcecación cuando una ocurrencia fulgente como una estrella ilumina mis andares. Tanto es así que no arrugué y decidí apuntar más alto. Apelé a la teoría de los seis grados de separación aspirando encontrarme con directivos de Netflix Argentina. Mi enjundia dio resultado, llegué a contactar a un encumbrado gerente.

Le conté mi idea, adornada por la celebración de este año con todo el entusiasmo que me fue posible. Cuando me preguntó quién demonios es esa Caroline Herschel, le conté del descubrimiento de Urano y de los cometas, de cómo la Royal Society no tuvo más que reconocer su mérito, del movimiento del Sol, de su buceo por el espacio profundo… Me sugirieron que me conecte con la gente del History Channel, pero me resisto tenazmente a mezclar su apasionante vida con la pretensión de que para construir Machu Picchu fueron necesarios un par de arquitectos venidos precisamente del algún satélite de Urano. Su memoria no me lo permitiría.

Para no extender este mail, le diré que esta misma mañana mirando el cielo mientras la Luna menguaba en cercanías de Saturno pensé en usted y su hermano rebuscando más allá del ornado astro hasta dar con un nuevo planeta y luego más allá de este descubriendo y catalogando centenares de nebulosas y cúmulos, diseñando y construyendo telescopios, alternando de igual a igual con Laplace, Cugnot y Gauss. En definitiva, empedrando el camino del cielo para que quienes vinieran después asciendan sobre seguro en el conocimiento de quiénes somos y dónde estamos. Y recordé, casi sin querer, su epitafio: Los ojos de ella, en la gloria, están vueltos hacia los cielos estrellados. 

No llegará usted a ser una estrella del cine. Pero ninguna de ellas brillará como su aporte al conocimiento.
Mis saludos y mis respetos.

11 comentarios:

  1. Un gusto volver a leer algo tuyo.
    Sé de esta ilustre astrónoma, por lo que has escrito sobre ella, su participación en el descubrimiento de Saturno.
    Y lo eso que escribiste sobre ella es algo digno de ser adaptado. Podría funcionar como historia.

    Me parece que Hipatia estuvo dignamente representada. Y no desentona con las representaciones que han hecho algunos pintores.

    El tema del fixit to rol es todo un tema, aunque parece haber una aversión a los personajes pelirrojos, en las adaptaciones de superhéroes.

    Es mejor que el proyecto haya quedado trunco, que el haber aceptado algunas concesiones. Podría haber sido interesante un musical, con composiciones de entonces.
    Pero con la contrapropuesta, Caroline podría haber sido representada por Lali Esposito, que cuenta con una baja estatura. Pero su estilo musical no tiene mucho que ver.

    Así que los homenajes debidos parece que no serán por el cine de ficción.

    Bien desarrollado el ejercicio.
    Saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Estimado: Agradezco que ande por acá. Me ha costado enormemente volver a escribir algo, pero la propuesta logró al menos que trate de sentarme a desparramar algunas palabras con sentido.
      Sí, dicen que Hipatia ha sido muy bella, aunque tal vez no encajara en los cánones actuales de la industria.
      Respecto de Lali Espósito debe ser algo así lo que le ofrecieron a nuestro redactor, por lo que se vislumbra.
      Debo las visitas.
      Abrazo!

      Borrar
  2. Esto es lo que se llama ¡Una vuelta triunfal!
    Qué hermoso verte llegar con esto entre manos, Oso.

    Me gusta la idea del Mundial. Eso nos garantiza leer varios de estos relatos, éste en particular muy sarcástico, de pluma graciosa y afilada. Lo felicito
    La temática me encanta. Es cierto que carolina no fue agraciada, al menos las imágenes que hay de ella no dan con el perfil de una heroína, tal vez podría ligar el papel de la malvada, la que desalinea telescopios, la que pone nombres picantes a los cometas, la que hace correr la bolilla de que un asteoride destruirá la Tierra.

    Vi Ágora, pero no vi Madame Curie ¿me la recomienda?

    El hermano de la señorita en cuestión fue mencionado acá (chivo):

    http://frodorock.blogspot.com/2020/04/urano-el-olvidado.html

    Abrazo de armemos un equipo!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido lo de malvada, será porque me produce cierta ternura el personaje.
      Vi Madame Curie. Diría bien y hasta ahí. A su favor diré que la vi por entregas, tipo serie y que esto no ayuda. Momentos que pudieron ser reveladores me parecieron soporíferos. Aún así no se va a marzo.
      Estuve leyendo el olvidau. Tal cual, me parece que William o era demasiado obsecuente o le sobaba el lomo a Jorgito para agenciarse recursos. O las dos.
      Abrazo de ooootra vez arrancar de cero, o casi.

      Borrar
  3. Enromes mujeres que dejaron huella, pero que tibiaron que luchar contra la incomprensión o la critica.

    Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Albada, seguramente. Creo que ni imaginamos por lo que tuvieron que pasar.
      Saludos

      Borrar
  4. Excelente retorno estimado Oso, y me alegra que haya sido de esta manera haciendo una especie de homenaje a una mujer que bien se lo merece y si su historia llegare al cine/tv, que sea dignamente o sino que no sea -parafraseando a don José-.

    Abrazos amigo mío y un placer volver a leerlo.

    REM

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Agradecido, estimada Rem.
      La Caro es un personaje que siempre admiré desde que supe de ella.
      Abrazos!

      Borrar
  5. Participar en una maratón de este calibre es digno de ser destacada. El esfuerzo es similar al que debe darse en las grandes competencias físicas, me imagino. No sé si podría embarcarme en algo asi. En fin. Con este texto nos metes de lleno en la vida de alguien que, a fuerza de ser sincera, desconocía totalmente. Me alegra que hayas retomado la escritura. Espero verte más seguido por acá. Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Fue muy lindo, me obligó a escribir. Así que por más que no salga algo tan interesante cuando haya otro me anotaré para obligarme de nuevo.

      Borrar

Dale sin piedad...