ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.
Vuelvo a escribir, porque no puedo evitarlo.

domingo, 4 de enero de 2009

Literatura barata y alma de goma

para Germán

Porque falta tu mano en mi espalda
es más difícil distinguir adelante y atrás,
avanzar, frenar o volver.

Porque falta tu pregunta en mi oído
es más difícil la pregunta en mi sien,
mi duda que espera, mi sí, no, no sé.

Porque otros nudos ato,
subo a mi garganta desde dentro
o desato en dos lágrimas indecisas.
Porque me faltás más que antes, que me faltabas,
que te faltaba, que nos faltaba.

Porque sé qué conquistas te llevan
sonrío de mañana y miro al norte un sábado a la noche.
Porque las madrugadas te buscan
en largas veredas de saludo esquivo.

Porque sé que un día fugaz o no
volverá tu mano en mi espalda,
tu pregunta en mi oído,
mi mano en tu hombro cargado de años
y veré tus ojos que siempre ven más,
dejo de escribir lo que quizás nunca vuelva a hacer.


(Importado de Villeraturas, 26/03/08)

1 comentario:

  1. Aún sin conocer la historia, me ha conmovido tu sentido poema.
    ...porque sé que que un día fugaz o no volverá tu mano a mi espalda...

    Todos transitamos la vida con esa esperanza, no importa lo que hayamos perdido o cuándo debamos esperar...

    Un saludo al Oso poeta.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...