ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

jueves, 9 de abril de 2020

Elasticidad, enfermedad, sociedad


Creo que habrá algunas cosas para pensar después (y por qué no durante) estos días difíciles.
Ayer, esperando que mi vieja se vacune contra la gripe se me ocurrió una analogía mecánica que escribí en una nota del celu.

Los materiales tienen una propiedad llamada elasticidad, según la cual ante un esfuerzo –llamado tensión– que se les aplique pueden o no recuperar su forma inicial una vez retirado el esfuerzo. El acero de un resorte es un material elástico. La arcilla para modelar es menos elástica, se suele decir que es un material plástico, simplificando. Al aplicarle una fuerza se deforma y esa deformación es permanente, es decir no recupera la forma inicial.

Se me ocurre que los cambios que muchos auguran a partir de este fenómeno mundial dependerán de la elasticidad de las sociedades en distinta escala.

Una respuesta elástica nos devolverá, pasado el esfuerzo, al estado anterior. El capitalismo no dejará de ser tan salvaje como se lo propongan los poderosos. El egoísta será egoísta como antes y el altruista, altruista.
Una respuesta plástica o poco elástica nos devolverá a un futuro con concepciones y haceres diferentes.
Entonces, la huella será permanente y nos permitiremos -o nos veremos obligados a- cambiar.

Abusando de esta analogía. Un material es frágil cuando da una respuesta elástica hasta un punto en que no resiste más y se rompe, casi sin aviso previo, como un cristal. Si la sociedad es frágil se destruirá si la tensión supera cierto límite.
Si el material no es frágil, hay un periodo de fluencia, con reacomodo interno que le permite soportar un incremento de esfuerzo más o menos importante antes de romperse. A veces, en esta fluencia se llega a un estado estructural fuerte y tenaz.
Los hierros de construcción o que se utilizan para rejas son un aceptable ejemplo.

Algo más respecto de la elasticidad. La energía almacenada durante una deformación elástica por agentes externos se denomina resiliencia, término utilizado hasta el hartazgo por disertantes de toda laya. Además, la elasticidad nunca es perfecta. Siempre ante un esfuerzo el material sufre pequeños cambios, grietitas, reacomodos, tensiones, incluso a veces endurecimientos, que resultan imperceptibles, pero acumulados, reunidos, modifican más o menos el comportamiento futuro del material ante nuevos esfuerzos.

Tal vez podríamos pensar la sociedad en estos términos. Total, tenemos un poco más de tiempo libre y al fin y al cabo –según me contó gente que sabe– los griegos estuvieron en condiciones de desarrollar tanta filosofía y tanta retórica cuando la sociedad evolucionó hasta haber gente que no necesitaba utilizar todo su tiempo para sobrevivir.
Por supuesto, si me preguntan cuán elástica o plástica es nuestra sociedad (local, regional, global…) no tengo la menor idea, no está a mi alcance ni mucho menos. En cambio si me preguntan por indicios de una y otra característica puedo hacer un inventario y creo que lo mismo puede cada uno que se lo proponga.

Algunos indicios nos llevan a pensar que no hay forma de que cambiemos, somos incorregibles, bastante elásticos. Nos matamos en las redes sociales defendiendo a políticos de turno y nos mandamos a trollear como si nos fuerza la vida en ello, convirtiéndonos en lo que detestamos. Pedimos patéticamente y a gritos reconocimiento porque hacemos lo que elegimos hacer: “quedate en casa vos que yo no puedo”, “nadie aplaudirá a los docentes”, “miren, miren, doné tres calzones para hacer barbijos”. Nos damos cuenta que la televisión es una cagada, pero al fin y al cabo es una compañía, mientras nos preguntamos por qué la mujer golpeada se queda con el troglodita que la azota. En otra escala, los grandes y poderosos empresarios se resisten a ganar menos aduciendo que los pobres, los migrantes, los viejos, se resisten a morirse y dejar de molestar, más o menos.
Incluso en algún caso nos aflora algo que tratamos de esconder o al menos de no admitir. “En el fondo esto me ayuda, así armo mi gabinete y puedo pensar qué voy a hacer ahora que gobierno”, “me encanta el orden social, desde el lunes la gente podrá eructar en público una vez por cuadra, el peso de la ley caerá inflexible sobre los insurrectos”, “perfecto, puedo donar parte de mi sueldo de función política, ahora que otros lo hacen, hay que ser sensibles, por supuesto esto amerita un banner grande con mi cara sonriente como parte de mi donación”.

O, tal vez, como dicen muchos, sea la oportunidad para barajar y dar de nuevo, si la plasticidad es lo que impera. Esto sería lo interesante, pero también creo que sería iluso esperarlo de la gran mayoría de los que ostentan poder político, y económico. Algunos actuarán con grandeza. Porque el de abajo baraja y da de nuevo cuando no le queda otra, salvo que se quede sin cartas. Pero el que tiene poder no lo hace, porque el poder en sí mismo habilita su reacomodo.

De lo que no me quedan dudas es que veremos alguna clase de pequeños cambios, variaciones, dudas, refuerzos. Todos menores, pero en todos los estamentos. En la superficie y en el interior del material de la sociedad. Microvariaciones de sensaciones, de sensibilidad, que si llegan a sumar o aglomerar en algún sentido provechoso para las mayorías puede convertirse en esperanza social.

Y esto será responsabilidad, una vez más y como siempre, de la malquerida política (mal que pese a todo el que no lo vea o quiera así). Pero de la política grande, como servicio social, que quede claro.

12 comentarios:

  1. Ojalá fuésemos mucho más plásticos y esto nos moldeara en forma más solidaria y responsable. Pero no. Creo que la cosa volverá a acomodarse igual después de la crisis y tan sólo servirá para que alguna pieza se desgaste un poco y sea después reemplazada por otra que se comportará más o menos igual. Me levanté algo pesimista esta mañana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea muy pesimista ese punto de vista, sobre todo teniendo en cuenta cómo nos estamos comportando (en las redes), pero bueno, Un margen habrá.
      Besos

      Eliminar
  2. Un análisis con una analogía que me gusta. Ni elástico ni frágiles. Sino pláticos. Sería lo deseable.
    Interesante para pensarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ocurrió por mi educación técnica en la secundara. Y algo de lo posterior. Quizás sirva para pensarlo, a mi me atrajo la idea.
      Abrazo

      Eliminar
  3. Me parece que lo has explicado tan magnificamente que ha quedado entendido a la perfección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy. Es solo una idea que me atrajo y bueno, como hace rato que no posteo...
      Besos

      Eliminar
  4. yo creo que solo las personas inteligentes pueden aprender de lo sucedido, sea esto o lo que sea... se le llama madurez...

    y si so una persona inteligente sos una persona de bien y estas del lado correcto de la vida, lejos del neoliberalismo que destruye y cerca de todo lo que vos pregonas acá... abrazo master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos aprender!
      Estaría buenísimo. seríamos mejores.
      ¿Lo seremos?
      Abrazo, querido quemero

      Eliminar
  5. Interesante la nota en su celular. Intuyo que no debe ser la única y ese chirimbolo está lleno de notas interesantes a desarrollar.

    Me hizo acordar a aquella frase famosa de Leandro Niceforo Alem, cuyas interpretaciones preferiría no poner en práctica.

    Coincido en creer que los cambios serán menores, pero que algunos cambios veremos. Al menos por mi parte, cambiaré la actitud de subestimar las noticias que llegan desde el otro lado del mundo. Si, vivo en el culo del mundo, pero hasta ahí puede llegar a dar el sol.

    Abrazos Oso! es bueno saber de usted

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, mirá vos, no lo había asociado con la de Nicéforo, pero por ahí anda. Bueno, algo vamos a aprender, espero no seamos taaaaan necios.
      Abrazo de pasión (la tipo cristo y la otra) azulgrana!

      Eliminar
    2. Ja, a veces es difícil distinguir entre una y otra...por ej: cuando perdés 5 a 0 con godoy Cruz
      Abrazos cuervos!

      Eliminar
    3. Lo pero es que no nos parece tan raro...

      Eliminar

Dale sin piedad...