ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

lunes, 16 de octubre de 2017

Gente ignota: Chappe III

 continúa de Gente ignota: Chappe I y II


julio de 1793: - Messieurs de la Convention Nationale: celebramos con júbilo los cuatro años de nuestra revolución. Celebraremos modestamente con los siguientes eventos, bla, bla, bla...
- Ignace, esto está más aburrido que pellizcar un vaso.
- Calla, Claude, quizás por una vez la Convention...
- ...bla, bla, bla, además se armarán los siguientes regimientos en defensa de la Convention, bla, bla, bla...
- Lo único que les interesa es la guerra con España, cazar a María Antonieta y vengar la muerte del gran Marat a manos de Charlotte Corday, quien seguramente será guillotinada en estos días.
- Shhh, Claude, no seas necio, toda palabra puede ser contraproducente.
- ... bla, bla,... disponer fondos y exigir la prueba crucial al telégrafo que los hermanos Chappe presentaron a la Asamblee, poniendo la salud de Claude Chappe como garantía y bla, bla, bla...
- ¡Bravo, Claude! ¡Haremos la gran prueba!
- ¿La... grap... prueba..?
- ¡¡Síiii!! ¿No estás feliz?
- Pero... si falla, glup... mi cogotito...
- Pamplinas, Claude, saldrá bien.
- Claro... total tu cabeza no está en juego.
 - No te preocupes, tomaré la precaución de avisarle a mamá si sucede alguna falla. Ah, y le mandaré a Brèguet el recado que le prometiste. 
- ¡Ough!


agosto de 1793: - Señor Inspector de la Convention, nos encontramos en esta localidad cercana a Paris: Ménilmontant de Ecouen, para probar mi novedoso y eficiente telégrafo.
- ¿Qué es esta torre con esos artilugios encima? ¿Un ajedrez gigante?
- Nada de eso, estúp... ¡ouch! 
- (Shhh, recuerda tu marote, Claude.)
- (Ups, cierto, Ignace) Nada de eso, estupendo Inspector. Es una de las terminales de nuestro telégrafo.
- Ah, ¿y la otra?
- No la localizará a simple vista.
- ¡¿Cómo es eso?! ¿Qué artimaña..?
- Mire por este telescopio. ¿La ve?
- Está lejísimo. ¿Dónde la ubicó?
- En Saint-Martin-du-Terre a unos once kilómetros. Allí está mi hermano menor Abraham.
- ¡A la merde! Basta de palabrerío. ¡Que empiece la prueba! Envíe este mensaje: "¡Viva la Revolución! ¡Mueran los realistas y los ineptos!"
- Nada más sencillo. Cada letra, número o signo está codificado según una posición de las paletas superiores. Gracias al excelente mecanismo de Brèguet, mi hermano René debe sencillamente mover las manivelas en la misma posición en que desea que queden las paletas superiores. Y observar por el telescopio que en la torre siguiente se repita con precisión.
...
- ¿Ya está?
- Ya está. Puede enviar a un jinete de su confianza a verificar si se recibió correctamente.
- Enviaré a Armand, mi fiel ayudante.
...
¡Troco troc, troco troc, troco troc!
- Armand, trae rápido ese mensaje a ver si llegó bien.
- Sí, por favor, dígame qué recibieron allí. Muero de ansiedad.
- Es mejor que la guillotina, Chappe.
- ¡Glup! ¿Qué dice ese papel?
- Dice "¡Biba la Rebolusión! ¡Mueran los realistas y los hineptos!"
- ¡Malditos analfabetos! ¡Juegan con mi cabeza!
- Veremos qué dice la Convention, me basta con esto. Preséntese en una semana.
- Grap.

septiembre de 1793: -Messieurs, la Convention Nationale ha encontrado algunos inconvenientes en el telégrafo de los hermanos Chappe, aquí presentes...
- Uy, soné...
- ..que se pueden solucionar enseñando ortografía a René y Abraham Chappe. Por lo demás, considera que el sistema es excelente y que servirá para enviar mensajes a distintos puntos de Francia. Se otorga el título de Ingénieur Thélégraphe a Claude Chappe. Y sus hermanos serán responsables de construir la línea de comunicación de París a Lille -distante unos doscientos kilómetros- con los recursos financieros del estado francés. Se insta a Claude Chappe a diseñar bajo responsabilidad financiera, de materiales y mano de obra de esta Convention todos los perfeccionamientos que fueren necesarios.
- ¡Avant, Chappe, cogote a salvo!

mediados de 1794: - Chappe, usted nos está estafando.
- Sería incapaz de algo así, señor Inspector.
- Entonces, ¿por qué no ubica torres a veinte o treinta kilómetros unas de otras, dado que disponemos de telescopios tan potentes como para observar la Luna, tan lejana como está?
- Por una sencilla razón, monsieur Inspector.
- ¡Ja! Ganancias, trabajo para sus amigos, prebendas... todo a costa del estado.
- No. La Tierra es redonda.
- Eso dicen. Pero... ¿y eso qué tiene que ver?
- A más de quince kilómetros las torres se ocultan debajo del horizonte debido a la redondez del planeta.
- ¡Grap! Era en broma, claro, jejeje. Cambiemos de tema. Le tengo una buena noticia: avisaron desde Lille la captura del Condé-sur-l'Escaut, en sus cercanías.
- Bueno, para eso es mi sistema, para comunicar novedades.
- Lo que no le dije es que en París se enteraron en menos de una hora del suceso. ¡Su sistema es formidable! Con comunicaciones tan rápidas, Francia será invencible.Apenas se producen novedades, de inmediato pueden disponerse recursos para hacerles frente. ¡Extenderemos su sistema a todas las fronteras! ¡El mundo hablará de usted en la posteridad!
- Sí, me imagino, como el gran Cugnot, que no se sabe si vive o no, exiliado en Bélgica.
- A diferencia de ese Cugnot, disfrutará de riquezas para usted y su familia si triunfa definitivamente la Revolución.
- Es todo lo que deseaba, que mi madre no sufriera apuros.

octubre de 1795: ¡Tump! ¡Tump!
- ¡Eh! ¡Deje de golpear esa puerta con tanta violencia!
- ¡Déjeme entrar! ¡Francia lo requiere!
- Diga usted en qué bando está.
- En el bando de la Convention. ¡Los realistas atacan las Tullerías y estoy organizando una defensa!
- Pase usted, monsieur. Todo revolucionario es bienvenido en casa Chappe, pero prometa que se retirará enseguida. Aquí necesitamos todo el tiempo para nuestro proyecto.
- Lo haré, tan pronto como pueda. Mercí. Me encargaron armar un regimiento en defensa de la Revolución y la Convention. Tengo unas piezas de artillería a pocos metros de aquí, necesito organizar todo con Murat en un ambiente de paz. Pero... ¿qué son todos estos planos? ¿Armas?
- No, monsieur, un telégrafo.
- Un tele... ¿qué?
- Un telégrafo. Lo estoy perfeccionando. Ya es capaz de enviar mensajes a doscientos kilómetros en menos de una hora.
- ¡No lo creo! ¡Está delirando!
- Mire, este es el diploma de Ingénieur Thélégraphe que me otorgó la Convention.
- ¿Así que esto funciona? ¿Y podría extenderse a toda Francia?
- Claro que sí. Mi hermano Abraham está diseñando, con mi guía, las líneas que algún día serán el orgullo y la mejor arma de Francia. 
- ¡Fantástico! Ya nos veremos, si tengo éxito en mi empresa. Me interesa. Dejo un documento con mis datos. Páselo a su hermano.
- Muy bien, ¿de parte de..?
- De Nabulione di Buonaparte, pero ya que Córcega ahora es francesa me dieron ganas de adaptar mi nombre al idioma nacional.
- Ojalá tenga éxito en la defensa de la Convention, monsieur, los ignotos como nosotros acabamos siendo el sostén de la Revolución. ¡Vive la France!
- ¡Vive!

[continúa y finaliza en la próxima entrada]

NOTAS

 julio de 1793: La Convention dispone la prueba del sistema de Chappe entre dos estaciones distantes 11 km. Uso kilómetros priorizando la claridad de concepto, dado que aún el sistema métrico se encontraba desarrollándose. Sucede poco tiempo después del ajusticiamiento de Luis XVI y a pocos días del asesinato de Marat, héroe de la revolución.

agosto de 1793: La prueba resulta exitosa. Aunque el sistema depende de la buena visibilidad y funciona solo de día, llama la atención del gobierno más como promesa que como realidad, dado que las dificultades técnicas son enormes.

septiembre de 1793: La Convention otorga honores y recursos a Chappe. Él se dedicaría a pensar los sistemas y sus hermanos a construirlos. Va diseñando nuevas codificaciones con el fin de otorgar fidelidad a los mensajes.

mediados de 1794: La línea de París a Lille resulta tan exitosa que se le otorga prioridad entre los asuntos de la Convention. La toma de Condé-sur-l'Escaut y su comunicación a París en menos de una hora resulta asombrosa. Aunque las contrarrevoluciones de los realistas y las rencillas entre jacobinos y girondinos hacen peligrar la Revolución, los Chappe siguen sumergidos en su proyecto.

octubre de 1795: Los contrarrevolucionarios protestan armados en las Tullerías. Se le encomienda a Napoleón Bonaparte -un desconocido general jacobino- la defensa. El triunfo en defensa de la Convention lo convierte en una figura respetable y comienza a destacarse. La visita a la casa Chappe es ficcionada, pero útil para poner en contacto a Napoleón con Abraham Chappe, quien luego extendiera el sistema por toda Francia.

8 comentarios:

  1. Que peligrosas que pueden ser las faltas de ortografía, en algunas circunstancias.
    Menos mal que el est...upendo inspector las consideró una falla que podía solucionarse.

    Bien contado.

    ResponderEliminar
  2. Quzás de allí provenga la importancia que se le da a la ortografía en las escuelas, ja!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Antes que nada, agradezco tu prolijidad para aclarar en qué parte de la entrega estamos, y cuándo queda solo una para finalizar. Te permite preparar el alma.
    Estoy intrigado por ver cómo termina.
    Por otro lado al ver las torres y leer la forma de comunicación, me trajo a la memoria algún cuento que leí pero ahora no me acuerdo cuál, en el que se saboteaban las torres de comunicación... comprando a alguno de los operadores intermedios el mensaje llegaba completamente modificado e ineficaz (sigo pensando pero no me acuerdo autor).

    Que haya aparecido Nabulione ya augura gran quilombo. ¿estás seguro que falta una sola entrega?

    Abrazo de no perder pisada!

    ResponderEliminar
  4. ¡Bien ahí! El sabotaje que mencionás está en El conde de Montecristo. Sucede unas décadas después, si me da el cuero tal vez lo incluya en la última. Además me diste una idea de algo que me faltó comentar o lo hice muy de refilón respecto de los códigos y su conocimiento.
    Nabulione se las trae, ya entrevemos que no será tan ignoto como Chappe, ¡ja!
    Abrazo pampa!!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Oso, la verdad ya es la segunda vez que te digo que con tus historias, más de uno nos desasnamos.
    Yo digo, ¿no hubiera sido más fácil mandar un Whatsapp?
    Perdón por el mal chiste.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, se ve que no había buena señal!!
      Besos!

      Eliminar
  6. Geniales los Chappe, observándolo desde nuestra perspectiva, cuán agradecidos debemos estar a estos ignotos!

    Excelente como siempre querido Oso, me quedo a la la espera del final.

    Besoabrazo amigo mio.

    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Rem, uno de los motivos por lo que me interesa esta historia es que Chappe desarrolló un proceso tecnologico de comunicaciones que hoy permanece casi sin cambios -que no sean los de los medios técnicos- en nustros adorados celulares.
      Besos

      Eliminar

Dale sin piedad...