sábado, 30 de junio de 2012

La tinta que redime

Para el Chelo Candia y Fer Gris, por el gran momento
La tinta que redime aquel camino,
acaricia en la mañana las manzanas
que penden como soles colorados
perfumando los valles señoriales.

La tinta que redime bellos sueños,
encuentro de unicornios delineados,
melodías que de piedra son sonares
y oníricos paisajes seminales.

La tinta que redime los azares
que arremolinan hojas sueltas del invierno,
las empuja a rincones impensados
hasta hogueras que entibian los umbrales.

La tinta que redime hasta la muerte
que liga treintaitrés de mano siempre
y a veces se apiada de los giles
si a los ojos socava en oquedales.
 
La tinta redime entonces hasta el vino
que fue sangre por la espalda derramada
y hoy se vierte entrechocando silenciosa
salpicar de magia y de abrazos aluviales.

12 comentarios:

  1. Esa tinta que redime los azares
    y arremolina hojas sueltas del invierno,
    empujándolas a rincones impensados,

    (lo más impensados)

    tiene a veces el don de redimirlo todo...

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que sí, Silvina.
      Gracias y beso.

      Eliminar
  2. apiádese de los giles que reinarán... muchas gracias y abrazo de usted.

    ResponderEliminar
  3. La tinta que redime del hastío, de la mediocridad y de la falta de esperanza...
    Bravo Oso, me encantó!

    ResponderEliminar
  4. Entiendo lo que puede hacer la tinta, sospecho que sé a adonde apuntas. También puedo agregar al lapiz que dibuja, el duro para el dibujo tecnico. El blando para dibujos más historietas. Según las circunstancias, es uno u o otro el que se adapta mejor a la mano que lo empuña. Pero tambien la tinta está para darle un toque más, para entintarlo justamente.

    ResponderEliminar
  5. En resumen...un muy buen poema-post.
    Un abrazo para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  6. SIN PIEDAD :) BUENA NO HABIA LEIDO ESO.

    ResponderEliminar
  7. Ya publiqué la resolucion del enigma en mi blog.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...