ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

lunes, 6 de septiembre de 2010

La casa, encantada

Dicen los conocedores de misterios que hay casas encantadas donde tienen lugar los fenómenos más extraños que se nos puedan ocurrir. Dicen que los encantamientos detentan las más variadas formas; en todas ellas alguna ley natural parece suspenderse ante los hechos más insólitos -no en la menor proporción, horrorosos- que se conciban. De ahí los relatos y películas de toda especie y cultura en las que el masoquista observador apenas roza el asiento tal el modo en que lo mantienen en vilo los misterios que se sugieren y las atrocidades que se manifiestan.

No pocas veces esas casas son hogares normales, donde la apacible cotidianidad constituye un refugio seguro para sus habitantes, un espacio donde calmar las ansiedades del mundo laboral o escolar, que continúa su desenfrenado ritmo allí afuera. Pero algo sucede -las más de las veces inexplicable; otras, con escaso sustento racional- y se trastocan los tiempos, las emociones, se rompe esa cotidianidad y tal vez las secuelas queden para siempre.

Soy de los que descreen que los espíritus extraños se tomen la molestia de instalarse en una casa para jorobar a la gente. Las elucubraciones de los científicos y filósofos me han pervadido de tal manera que me despierta curiosidad toda vez que alguien menciona hechos inexplicables. No por lo inexplicable en sí, que me produce un venerado respeto, sino sobre todo cuando eso inexplicable se adjudica sin más ni más a causas indemostrables, por lo que se colige que si no se le encuentra explicación hay extraterrestres o mandingas metidos en el tema y listo, temamos entonces.

Sin embargo, algo ha cambiado en mi percepción de estos hechos.
Y en estos días.
¿La causa? Mi casa está encantada.
Ahórrense los sabelotodos esas sonrisitas condescendientes.
Ahórrense los mercaderes de las certezas las explicaciones debidas al alcohol, el exceso de lecturas, la soledad, la extraña seguidilla de triunfos del Ciclón y demás causalidades triviales.
Supongo que algo tendrá que ver cierto hecho acaecido el pasado sábado y puede calificarse como rejunte, contubernio, dios los cría  el viento los amontona, o verá el lector cómo calificar a partir de los siguientes detalles:

Llegan antes (¡!) de la hora citada el Neto y Paul, su entrañable hermano. Dije entrañable y no extrañable, lo cual es por supuesto imposible.
No se tienen noticias de Felipe Ávila.
Prendo el horno e inserto un par de fuentes con contenidos de vegetales apelmazados adquiridos por veinte centavos a un ciruja que se atrevió en la maraña de mi cuadra. Su destino, las fauces de algún rumiante que se presente. Si es que se presenta.
Vamos al súper con los hermanos. Doy explicaciones a los vigilantes de que no se trata de terroristas de alqaeda.
Hacemos compras. Despegamos a Paul -a duras penas- de las góndolas de bebidas.
Llevamos las bolsas al auto. Esperamos el regreso de Paul que se escapó hacia una esquina de dudoso aspecto para traer botellas con contenidos verdosos y violáceos de más dudoso aspecto aun.
No se tienen noticias de Felipe Ávila.
Recibimos a Rafael Manzano, que pasaba por ahí y se metió en la casa (encantada). Resultó ser un tipazo.
Prendemos -prendo, en rigor- el fuego. Neto se dedica a las ensaladas. Paul liba en la punta de la mesa mientras prepara la picada.
Llegan dos tipos de rojo. Uno nos resulta familiar, es don Belce que saluda como en su casa. El otro dice llamarse Álvarez y balbucea algo así como que se va a un piquete y vuelve. Nadie le da bola, así que se va.

No se tienen noticias de Felipe Ávila.
Suena un celular. El de Neto. Un tal Decur. Busca la casa, pero el encantamiento hace que en lugar de entrar en Villa se meta en Empalme. No, no vive en La Quiaca, es de Arroyo Seco nomás. Pero las indicaciones viales son un jeroglífico indescifrable para él. Tiene que salir Neto para que al verlo sepa claramente dónde no debería meterse. Pero es cabeza dura y se mete.
No se tienen noticias de Felipe Ávila. Paul sigue libando en el extremo de la mesa. Neto saca mano a los ausentes.

Saludo a Decur, conozco ese rostro. Tal como lo dibujó Álvarez en su blog. Un monstruo (del dibujo).
El asado casi está. A un lado se amontonan, tintineantes, las botellas vacías. Mis hijas, horrorizadas, solo piensan en comer para pasar el mal trago de despertar encontrando especímenes tan atroces.
No se tienen noticias de Felipe Ávila. Tomamos la decisión de esperar hasta las mil cuatrocientas y lanzarnos a devorar el asado, los vegetales horneados y los vegetales sazonados, habiendo dado cuenta antes de la picada. Le avisamos a Paul que puede emitir opinión. Responde entrechocando los vasos.

Llega otra vez don Belce, esta vez su figura se ha superpuesto demoníacamente a la de Álvarez, resultado: Ruminant, esa cosa devoraverdes que dibuja como los dioses, paradójicamente.
No se tienen noticias de Felipe Ávila. Todos hablan de las anécdotas referidas a la Feria del Libro de Empalme.Paul liba. Neto cuerea.

Decidido a no dejarme sacrificar por la horda hambrienta, accedo a traer los choris y los chinchus.
La batalla de tenedores y cuchillos que se ciernen impíos sobre la parrillita portátil (o como se llame) arrecia.
Suena un celular. El olor ha atraído a Felipe Ávila como sangre a la hiena.
Se abre la puerta de calle y entra una tromba cuya habilidad de hablar y masticar a la vez resulta admirable. Todos observan el detalle de retener el amplio cobertor que protege su menudo vientre con sus propias gafas.

Las botellas van desbarrancándose a medida que otra vacía las empuja hacia el borde de la mesa. El asado desaparece en instantes. De la forma en que come, todos tienen noticias de Felipe Ávila. Paul liba. Neto no saca más mano y se dedica a fotografiar y filmar todo lo que se mueve. Rafael y Decur muestran habilidades de cómo insertar una costilla de cerdo en sus fauces al momento de soltar carcajadas.

Los brindis se repiten. Las masas dulces sucumben al contacto con el aire.
Atruena el feliz cumpleaños al rumiante aunque nadie está seguro de que sea la fecha. Casi todos creen que nació el 6 del 6 del año 6. Infamias.
Paul trae sus brebajes con fosforescencias verdosas uno -áloe vera se lee en la etiqueta al revés- y violáceas el otro, de vaya a saber uno qué ingredientes. Se hace referencia a v-power del asado anterior. Se dice qué lástima que no está Diego a coro. Un par dicen qué suerte. Se los ignora.

Se liba mientras Felipe Ávila y el Oso martirizan a los presentes cantando herrumbrados temas de Pastoral, Vox Dei y Sui Generis.
Cumplidos los indecorosos ritos, los visitantes vuelven a sus hogares como pueden. Neto y Paul se quedan a colaborar con la limpieza, según sus dichos. Según los de mis nenas, azoradas espectadoras de lujo, se quedan porque no pueden dar un paso.
Como remate, la tele una vez más muestra lecciones de paternidad responsable. Otra vez será.
Se van Neto y Paul cuando encuentran la puerta de salida.

Yo era un escéptico, ahora creo.
La casa quedó encantada.

Testimonios fotográficos (con cámara kirlian)
Álvarez trata de explicar cómo carajo dibuja tan bien. No le sale.
Decur miente, pero le creen. Felipe Ávila se pregunta qué demonios querrá dibujar.
El cuarteto posando para las fotos. Los tomatazos cayeron después.
No se tienen noticias de Felipe Ávila. Neto y Paul preparan la picada.
Paul, dormitando, Rafael pasando la ensalada y preguntándose quién lo mandó a meterse en este antro. Decur posa. El oso, Barbi y Álvarez se hacen los interesados en la foto. Felipe Ávila brilla por su ausencia.
Felipe Ávila sostenido del vaso y sus gafas sosteniendo el repasador. Álvarez tramando algo.
Testimonio del único momento en que Paul dejó de libar para afinar la guitarra.
Virginia y Bárbara tratando de sobrevivir a los poltergeist.
Decur demostrando su habilidad para el dibujo. Rafael pensando en cómo evitar que toque.
Ruminant, Felipe y Neto. Say no more.

16 comentarios:

  1. Qué maravilla, cuánta gente interesante y cuánta comida.
    Sin dudas, la casa quedó encantada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. impecable reseña! ese tipo de encantamientos quiero yo en mi casa che! jeje que alegria verlos a todos reir y cantar, he visto unos videos exclusivos del intento de exorciso en tu casa, había dos tipos cantando y aullando contra los malos demonios que acompañaban al Belce, pero este no hizo caso y ahí se quedó firme y sentadito!
    En definitiva, veo que todo sigue en pie y la casa está llena de sonrisas y canciones!
    un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  3. te deje mi comentario en facebook... muakkkkkkkkkk

    cariños sr profe..

    ResponderEliminar
  4. encantada estoy yo solo de veros!!
    qué comilona no?? jajajjjaja

    Un beso y me alegro de tanta felicidad!!

    ResponderEliminar
  5. Ja Oso, te pasaste, yo que vos busco de inmediato un sacerdote para que riegue todo con agua bendita, no vaya a ser cosa que vuelvan!!!
    Y eso que tuviste que aguantarnos solo un día, mirá si el viernes hubieses podido también!!!
    Genial como asador. Vamos a ver de subir alguno de los videos del dúo con Felipe, una genialité.
    Un honor haber estado en su casa encantada don Oso y compartir con gente tan sensacional el pasado sábado.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. No se pudo aguantar el cuervo éste, algo tenía q decir!
    Por qué no cuenta Don Oso que tuvimos que apagar las luces como se hace con los pollos, para que deje de morfar uno de los invitados!
    Bueno a la picada por lo menos la puedo ver en fotos!
    Que ése tal Álvarez largue un poco los dibujos y salga a trotar, por Dios!
    El dúo exGM de aparente perfil bajo no pararon de sacar el cuero (más que nada a los cantores).
    Ni hablar de los hermanos calaverita, un verdadero peligro juntos!

    Estuvo muy lindo, espero se repita, menos lo de Neto haciendo el striptease sobre la mesa totalmente ebrio.

    ResponderEliminar
  7. Che, ¡esas cámaras fotográficas tienen mal las lentes!
    Aparezco panzón,cansado,avejentado...
    De cualquier modo la crónica del sábado está excelente, salvo por lo que omite:
    1)A los chinchulines no llegué a conocerlos.
    2)El asado estuvo como para seguir dos dias comiendo (grande,Oso!)pero las conservas y escabeches que mandó el papá de Decur no se quedaron atrás y ya las estoy re-extrañando.(Sniff,sob,buahh)
    3)Cuando tardé fue porque Alvarez estuvo cortando la ruta Rosario-Villa Constitución.Es decir: salí dos horas antes y llegué tardísimo.
    4)Por favor, ¡no suban los videos!
    5)Lo de los hermanos Netomancia, juntos, es demasiado para vivirlo todos los días...Sus momentos de fotógrafos beodos (no de Boedo)son memorables, tanto como sus posibles y ancestrales creencias Levíticas...

    ResponderEliminar
  8. Me he reído con ganas.
    Es Ud un narrador de maravillosa estirpe.

    Besos muchos

    SIL

    ResponderEliminar
  9. MARIELA:
    Sin dudas. La comida desapareció enseguida. La gente interesante, tras la desaparición de los últimos vestigios deglutibles.

    DIEGUITO:
    Esa clase de encantamientos es el que nos recuerda que noto es laburo y obligaciones. Observe usted el nivel de los comensales (se morfaron hasta la sal fina y la sal gruesa). ¡Qué orgullo!

    CYNTHIA:
    Gracias por estar siempre atenta. ¿Vio qué nivel de visitas? ¡En dos frentes ahora!

    SENSACIONES:
    Pequeños grandes lujos que uno se da en la vida. Sentar en una mesa tanto talento junto. Aunque alguno que otro no está lento para darle al diente.

    DECUR:
    Bienvenido. Ah, y trate de no metamorfosearse con ciertos personajes. Aunque... metamorfó de lo lindo el sábado che.

    NETO:
    ¿Servirán un par de chorros del Bombón para esos fines?
    Este rejunte se lo debo agradecer (o achacar) a usted...

    RUMI:
    ¡Saltó la liebre! Y eso que fui sutil... Esperemos que se repita. Los exGM no desentonaron, más vale se entonaron lindo...

    FELIPE:
    Evidentemente la lente de la cámara del Neto deforma...
    Tiene razón ud. olvidé mencionar las aceitunitas, los pimientos y los kinotos del amigo Decur, que sufrieron un rápido exterminio.
    ¿No probó los chinchus? ¿Serían del calibre del mìtico cafecito?
    Los videos nooooooo...

    SIL:
    Si esas palabras han logrado risas cumplieron con creces su objetivo.
    Sería una forma de compartir lo bien que lo pasamos el sábado.

    ResponderEliminar
  10. Don Oso, genial la crónica (me reía tanto, que en mi casa me hicieron leer un rato en voz alta para saber con qué me divertía tanto). Me alegro que la feria tuviera éxito y que la casa quedara "encantada". Deberían darte un premio...porque recibir a toda esa banda tiene muchísimo mérito, ja,ja.
    (este año la bebida era de aloe vera...¿que fue de la nafta del anterior evento?)
    Ah, por favor, saca a esta pobre del otro lado del charco de su desconocimiento ¿que son chinchus?
    (lo agregaré al diccionario personal que me voy haciendo...ya sabes...pilchas, facón, galpón...)
    Muy entonadas las canciones...por cierto. Es fantástico ver disfrutar así a un grupo de bueos amigos.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Paloma.
    Pequeño Diccionario Oso Lustroso:
    "chinchus" = chinchulines = intestinos delgados de ciertos rumiantes (no de la raza de los álvarez) que se comen condimentados y asados.

    ResponderEliminar
  12. SEÑOR DOCENTE- con mayúsculas:

    Los que ya hemos pasado por los tres posteos que mencionás- en su momento- , sabemos que cualquier maestro se sentiría honrado al leerlos.

    El DÍA de ¨algo¨ es un juego comercial, o un recordatorio anecdótico.

    A este tipo de vocación se la homenajea TODO EL AÑO, TODA LA VIDA.

    ¡CICLÓPEA TAREA, la de aquellos que nos ayudan a guiar por el camino de la vida a nuestros hijos!

    Un beso

    SIL

    ResponderEliminar
  13. Dije (3) porque te faltó éste:

    http://losapuntesdeloso.blogspot.com/2009/09/tomar-carrera.html

    ;)

    ResponderEliminar
  14. Gracias Sil, gracias Neto, de corazón.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...