sábado, 11 de septiembre de 2010

Riegos

para la seño Alejandra 
Entrecierras tus ojos para ver al sol de frente
y regando las plantas porque quieres tener flores
te prometes las promesas que no fueron en tu historia
con suspiros, con memoria y quizás con utopías.

Y claman por tu presencia los pimpollos que se animan,
que ya quieren -y lo sabes- comenzar su propia historia
reventando en mil colores al llegar la primavera
cuando el cielo reconozca en cada uno el arco iris.

Te paseas entre ellos con las manos bien abiertas
y sedientos de tu riego, desgranando tremolinas
que atesoras cuando el viento arremolina las hojas,
se despliegan en sixtinas de arte reverenciado.

Cuando el tiempo los aleje de las manos que los cuidan
perfumarán el destino en cada hogar que se abra,
tendrán de tu semejanza, tendrán de tu lozanía
y tendrán la marca digna que pusiste con tu sello.

Y serán flores fecundas que perpetuarán tu eco,
tu esencia de muchacha que percibe el infinito
que tocas cuando acaricias esos pétalos que crecen
y por crecer te hacen digna de quedar en la memoria.

11 comentarios:

  1. Si cuando se abran las flores,
    al olor de las flores,
    no se le olvidan esas manos...
    entonces, ¡sólo entonces!
    el precio de ese riego
    de agua salada,
    y a veces, de sangre;
    y todo lo que hubo que resignar por dar esas caricias de empuje,
    habrán valido la pena...

    Maravillosos estos versos,
    la primavera debiera adelantarse (si se asoma y lee).

    Besos muchos.

    SIL

    ResponderEliminar
  2. Merece la pena ser jardinero...
    Abrazos Oso!!!

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho la metáfora, es perfecta, y tus versos son bellísimos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Maestro Oso, felíz día, vengo rezagado, pero vale igual, no?
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades maestro!!! y lo digo en muchos sentidos Oso, sos un grande!
    Pedazo de letras, me quedo con esa frase" cuando el tiempo los aleje de las manos que los cuidan..."
    simplemente demoledor!
    abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Sil, Paloma, Mariela, Rumi, Diego:
    Me maté respondiendo uno por uno y se fue al caraxo por error de no sé qué.

    Gracias a todos igual!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encantaron tus versos…

    Un saludo, Oso

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  8. Muy emotivo,Néstor,este poema llega directo al sentimiento.
    Che, ¡feliz día del maestro!
    Un abrazo
    y a ver cuando te venís a comer a casa.
    Felipe
    PD: Eso sí:evitá traer con vos a Neto y Rumi,digo...

    ResponderEliminar
  9. Excelente texto para una fecha que sentís como pocos. Alegorías exactas y bien sentidas.
    Ah no le haga caso a Felipe, si va a comer a la casa del esclavo, llévenos!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. GINEBRA:
    Gracias por tus palabras.

    EPILEF:
    Gracias por el salido. ¿Prefiere a la legión de enanos o al Neto y Rumi juntos?

    NETO:
    Lea más arriba, voy negociando...

    ResponderEliminar
  11. Uh, entre los enanos verdes que le escriben a Neto o él mismo junto a Rumi,¡voy a gastar el sueldo en ese festín!
    Pero todo sea por agasajar a los amigos,che.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...