ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

jueves, 7 de enero de 2010

Dolores vermiculares

para leer en unos días


Duele saber que estás y no,
que Al Andalus te llamó
a ese mundo de acequias
y huertas florecientes.

Duele pensar, viejo ozzy,
que aún creces, que aún sueñas,
que el puente tocinos te lleva
más lejos de lo que tienes cerca.

Duele, todavía duele, la puesta
del sol que no te besa el pampero,
que no te seca esa lágrima de
eleanor rigby en el atrio.

Duele, amigo, hermano, no verte,
no abrazarte. Sábado negro
de flaco convidado a la fiesta
del delirio de cine para ver.

Duele intuirte, gusano de la memoria,
el que corroe la distancia,
el que perfora la pulpa indolente
de los tiempos que vendrán.

Duele, y cómo, esa muerte cotidiana
de contar sólo tu ausencia
cuando tanto dardo invade
los brazos que te abrazaron.

16 comentarios:

  1. Y si lo leo hoy ? ...

    Las ausencias son siempre muertes cotidianas, pero algunas tienen remedio.

    EL HUECO DEL VERMIS es profundo, se agranda con el paso del tiempo y duele mucho, verdad ?

    PERO, mi osado amigo, la poesía siempre es azúcar en la herida, del que escribe y del que lee, te lo digo por experiencia propia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me abrazo a tus palabras....

    shhhhhhhhh...

    Cariños.

    ResponderEliminar
  3. Desgarrador y sentido, Oso. Hay pocos dolores comparables a la conciencia del hueco que deja alguien querido, admirado, vivido...
    Besos.
    Paloma

    ResponderEliminar
  4. Me das la sensación de un dolor
    que se presiente será hondo,
    desgarrador (inevitable)
    e insoportable.
    Imagino que es alguien cercanísimo.
    Comparto tu dolor entonces,
    descripto con la sabiduría de un poeta auténtico,
    que es lo que sos.
    Un abrazo
    F.

    ResponderEliminar
  5. sin palabras Oso... es conmovedor!!!

    ResponderEliminar
  6. La paradógica presencia del ausente!
    Dolorosa, nostálgica... para siempre.

    Hermoso

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Oso querido, amigo, poeta!!!
    Que grandeza en tus palabras, que profunda sensación de distancia y amistad, el hueco eterno que nos separa a la vez nos hace mas fuertes, nos une de otra manera.
    Que homenaje sentido para el que va dirigido este poemazo, creo que el gran "ozzy vermis" se lo merece cada día más.
    que emocionante!
    que alegría tendrá al leer esto!
    Precios Oso!
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  8. no puede ser más hermoso poema! se me escapa el lagrimón!
    grande nuestro hermano yermano y grande vos oso!!
    abrazos!

    ResponderEliminar
  9. Qué lindas palabras, arrancadas del corazón, elegiste para enumerar tantas verdades en torno a ese vacío que existe en torno al gran Vermis, que ojalá en tierras lejanas esté bien y sepa que acá se lo extraña mucho y principalmente, se lo tiene presente siempre.
    Hermoso el texto don Oso.

    ResponderEliminar
  10. Querido oso,usted siempre se las ingenia para sacarme una lágrima.Hermoso poema!La puchaa, partir, para que después a uno lo recuerden así,señal que hubo buena cosecha...Besos! SOLE.

    ResponderEliminar
  11. Versos muy sentidos, querido Oso.
    ¿Qué puedo agregar? Nada.
    Buen finde y un abrazo enorme para vos

    ResponderEliminar
  12. Sentidas palabras, si genera semejante vacío debe tratarse de una gran persona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Ud lo conoce don Alvarez, está hablando del gran Germán.

    ResponderEliminar
  14. Hola gente linda, les agradezco sus comentarios.
    En cualquier momento vuelvo a visitarlos.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  15. Oso querido!Que palabras tan ciertas y acertadas, como duele LA AUSENCIA DE UN SER QUERIDO!,Más´pasan los dias mas se añora, un beso !!

    ResponderEliminar
  16. duele, y cómo duele
    me encantó leerte
    conmueves!
    Un besoteeeeee grandoteee

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...