miércoles, 13 de enero de 2010

De cómo te trata la vida


Julián salió de su departamento temprano. Fue hasta la plaza. Se detuvo a charlar con otros jubilados. El sol de la mañana lo reconfortaba, se sentía vital y con muchas ganas de vivir.
Elena amaneció pensando en qué motivos podía tener ella para sentirse feliz o siquiera para levantarse de su cama. No abrió la ventana, demasiado sol; además, pensaba, para qué asomarse si la gente hace su vida, si hasta se saludan gentiles y sonrientes.

Julián se encontró con Manuel. Intercambiaron novedades de achaques entre apuestas de quién sería el primero de partir al más allá y tirarle del dedo gordo del pie al otro durante un sueño.
Elena tuvo que salir al fin a hacer las compras, al cruzarse con Marcela compitieron un rato acerca de quién estaba más enferma y dolorida. Fue empate en muchos goles.

Al ver a Julián, Aníbal cruzó la calle apresurado y se puso a caminar a su lado, mientras desgranaba las malas nuevas del gobierno que es un desastre, de los precios que no dejan mantener la camioneta importada y de todo aquello que hacía su vida imposible. Julián lo palmeó e intentó decirle algunas palabras de aliento antes de separarse en una esquina.
En el súper, Elena vio a Juana e intentó comunicarle un poco de su desazón y resentimiento que, al fin de cuentas, eran compartidos por muchos. Pero Juana empezó a reírse y ella insultándola por lo bajo y se apartó buscando otra víctima.

Al fin, Julián llegó a casa y se puso a pasar el trapo en el comedor, que buena falta le hacía.
Cuando llegó Elena, desde la misma puerta entró protestando una vez más, otra vez más… El cariñoso gesto de amor de su esposo fue lo que colmó el vaso. Se dijo para sus adentros que todo había sido una incongruencia, que no era justo, que por qué a ella le tocaba sufrir así. Pero que se terminaba. Eran viejos, nadie sospecharía del veneno de ratas. Una descompostura, una descompensación y listo.

En el velatorio de su esposo hubo los suficientes oídos dispuestos a escuchar a Elena renegar de cómo la vida la trató siempre tan mal, que le quitó la última sonrisa al llevarse al santo de Julián, que había sido lo único por lo que se conservaba aún viva.


[Publicado también en Villeraturas, 13/01/10]

29 comentarios:

  1. Che, qué buena idea.
    Apología de la solución definitiva y perfecta..., digo, del delito !
    Pero, Elena esperó demasiado...

    Siempre haciendo docencia y de la buena, Ud.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hummmmm...no me meta fichassss.Besos.Marcela

    ResponderEliminar
  3. Que bueno!!!, pero siempre me salen mal las cosas, asi q no me voy a arriegar, aunq dicen q el q no arriesga no gana, no vaya a ser que justo ese dia me toque un medico residente en la emergencia y un forense desconocido.
    Besos Oso

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo Oso con el fondo del relato. A cada cual le va la vida según el talante con que lo afronta.
    Y otra buena lección sobre como evitar andar "dando la lata" a la gente que nos rodea con nuestros problemas. Gastamos toda la energía en ello y no aportamos nada para solucionarlos( al margen del dolor de cabeza que le podemos causar al que nos escucha...)
    Tiene razón SIL, el docente siempre sale desde el fondo...y este es bueno, si Señor.
    Besos
    Paloma.

    ResponderEliminar
  5. Guauuu, pero que final!... no podía ser de otra manera, en definitiva hay mucha gente a la que le gusta usar zapatos chicos. y si no los tiene los compra. Hay que huir de ellos.

    Un abrazo de osa.

    ResponderEliminar
  6. SIL: Las cosas que se le ocurren... ¡JA! Estemmm, ninguna enseñanza hay que tomar al pie de la letra.

    ANONIMO 1 (Marcela): ¿Meter fichas? ¿¡O sacar lo de adentro? Jeje.

    ANONIMO 2: En ese caso va a tener menos suerte que Julián...

    PALOMA VIOLETA: No me va a negar que hay especialistas de esos. Pero es bueno pensarlo a veces por uno mismo.

    MAGAH: JA! Está bueno lo delos zapatos chicos, me lo agencio... Huyamos.

    Gente linda, muchas gracias por pasar aunque el oso remolonee aún en verano.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Chan, ese final no me lo esperaba Oso!!! grande... me encanta cuando quedo con un click!!!

    ResponderEliminar
  8. Don Oso, el final fue inesperado. Esta Elena puede ser cualquier mujer dando vuelta. Siempre las víctimas, siempre las víctimas...
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué texto que te mandaste, Oso! No me quejo nunca más en la vida. Bueno, alguna vez me quejaré.
    Vos sabés que me hace acordar a mis abuelos. No los conocerás, vos, no? Mi abuelo sigue vivo, aunque voy a poner más atención por las dudas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Ufffffffff que texto te mandaste pibe... cuando escribis no dejas nada en el tintero...

    besotes y te tomo la palabras... ;)

    seguiré esperando jajaja sentada por las dudas jajja y tomando sol...

    muakkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  11. jajajajaja Buenisimo!!Me encantó!!! Pero decime... en cual de todas las Elenas que conoces te inspiraste?¿?¿?¿?¿?Un besote..

    ResponderEliminar
  12. ARRIBA DICE DALE SIN PIEDAD, YO CUMPLO, ME HACE ACORDAR A ALGUIEN.... MENOS MAL Q NO SE LLEGO A LA MUERTE.

    ResponderEliminar
  13. LICHI: Buenísimo que te haya gustado, gracias.

    NETO: Cazó el nudo de la cosa...

    VIVI: Si conozco a tus abuelos, recontrajuro que no fue por ellos, che.

    CYNTHIA: Gracias por tu visita, poeta.

    ISABEL: ¿Hago la lista? ¡Juaaaaa!

    ANÓNIMO: Supongo que muchos casos se encuadran en la temática... y a veces se sobrevive.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  14. Hola, el texto es como la vida misma, pero es que nos gusta tanto un drama...

    Veo que sigues tan genial como siempre.

    Bueno no pongo ninguna excusa a modo de queja doliente. je

    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  15. Oso: y es así casi siempre, la historia se repite.
    Por lo que te decía Magah: había un hombre malhumorado, huraño, quejoso, que trabajaba 10 horas en el banco, ganaba miserias, no le alcanzaba ni para comer, su mujer lo había dejado, sus hijos lo odiaban, no tenia amigos y usaba zapatos un número más chico pq decía que su única alegría era llegar a casa y quitárselos, ese era su únio momento de felicidad.

    ResponderEliminar
  16. Wooow... Me dejaste sin palabras, pensando, meditando, reflexionando... ((Mmmmm cuantas cosas que lograste Oso jeje))
    Muuy muuy muuy bueno!!!!!
    Mil cosas para opinar y mil para callar... mejor shhh..
    Besotes gigantes... Tkmmm..

    PD:: Se te extraña... =)

    ResponderEliminar
  17. Un diez felicitado es poco????
    Entonces excelente y un final...mortal! ;D

    Me gusta leerte Oso!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  18. Hace rato que te leo pero es la primera vez que comento Tengo un nuevo sitio. Espero tu visita.
    La verdad es que hay gente muy pesimista pero no puede dejar de parecerme seductor un crimen perfecto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. SEDE: Bueno, no es para tanto... a veces hay que quejarse.

    LASCIVIA: No conocía al tipo de los zapatos, pero me resultó simpático y hasta me parece que debe existir en realidad.

    SOLE: ¿Pensando? Uffff...

    HUMO: Gracias, seño. Ídem por acá...

    EVA: Bueno, gracias por la visita comentada, ta estaré por tu rincón.

    ¡¡Gracias a todas y besos!!

    ResponderEliminar
  20. madre mía como está el patio...jajaja

    Un besoooo

    ResponderEliminar
  21. Muchas felicidades por esta entrada, me ha gustado mucho.
    Besos y susurros

    ResponderEliminar
  22. SENSA: Ojo, que la mano viene pesada...

    YEMAYA: Gracias por tu comentario. Bienvenida.

    ResponderEliminar
  23. definitivamente somos victimas de una maquina descompuesta llamada mente
    saludos mi querido oso desde hace ya tiempo no veo su presencia sobre el humo espero no haya herido su suceptibilidad con alguno de los inmundos topicos que ahi se tratan
    atte
    eduardo

    ResponderEliminar
  24. Jajaj, que mujer! sorry Oso por la risa de entrada, pero no he parado de reír desde que entré a tu blog.

    Espero no te moleste la visita.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. No dé ideas Oso, que lo voy a visitar por las noches y tirarle el dedo gordo...
    Excelente, me gustó el relato, un abrazo!

    ResponderEliminar
  26. EDUARDO: Ya pasaré por su retornado blog... no me ha herido, es mi dejadez lo que me retiene aún...

    CARICIA: Uno se encuentra con esa clases de mujeres en su vida, a veces...

    RUMINANT: ¿Me eché tierra solo? Jajajaj

    ResponderEliminar
  27. Wowwwwww... Impactante!!!!
    Un buen cierre el de este cuento. Te felicito.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  28. A la peluuusaaa con la Elena che!!
    Yo por las dudas, no iría nunca a pedirle una tacita de azúcar jaja.
    Y si, hay gente que se dedica full time ... y por cierto le pone empeño pero bue, habrá que saber ser un poco más Julián eso sí antes revisar el menú.
    Muy aleccionador, y que le parece Oso si hace copias y las pega en el súper, en la plaza, en la cola del banco, etc, digo en una de esas, como espejos Elenísticos para que las Elenoides desistan tal vez agobiadas por el reflejo.

    ResponderEliminar
  29. He leído éste y varios de sus relatos. Su prosa cuidada, directa y despojada; lejos de toda floritura y oropel innecesario es, francamente, una feroz coz a las gónadas del arte literario.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...