ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

viernes, 22 de enero de 2010

Cenicero de papel


Cenicero de papel, espacio efímero
no guarda memoria, incapaz,
ni perdura entero el resabio
de cigarro acre que se consume.

Cenicero de papel, alma fatigada
al muere con su uso lento,
penitente origami, solitario
albergar cenizas, purgando aflicción.

Cenicero del dolor, oquedad pasmosa
que espanta los humos,
conserva calores, eleva figuras,
para deshacerse, deshecho desecho.

Cenicero muerto, sin nada que hacer,
teñido de grises, tinta degradada,
cajita de olvido, ataúd de nada,
ni gloria ni odio, siquiera venganza.

Triste cenicero, balcón de la angustia,
solar de las sombras, baldío de ideas.
No tiene ya -no puede- suspiros, recelos
acunado lamiendo tus brazos.

Destino, el olvido reseco de sueños.
La brasa ya no es, pitando el vacío.
Y si acaso tuvieras corazón de fibra
un tango indecente lo atravesaría.

23 comentarios:

  1. Pero así es todo... cuando a pasado el tiempo... todo es poco, todo es silencio, un espacio vacio, llano... desierto.


    Buenas letras, Oso bello.

    "Me invitas un cigarro, o te lo invito?"

    Buen día.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. penitente origami...
    ataúd de nada,
    ni gloria ni odio,
    siquiera venganza.///


    El poema entero es la metáfora más perfecta del total vacío.
    DE LA NADA...

    Este también puede competir...

    Mi osado amigo, no desoigas por favor mi apreciación.

    ESTE TAMBIÉN PUEDE COMPETIR...

    Besos (muchos)


    SIL

    ResponderEliminar
  3. Esta poesía me hace sentir la delicadeza y fugacidad de la vida, como un cenicero de papel.

    Es mi primer comentario en este blog, pero no será el último, un poco porque ya te conozco y me caíste muy bien y otro poco porque soy como caballo de lechero, que siempre visito a los mismos.

    Te cuento que en mi último post subí las fotos de nuestro encuentro.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. vi ese cenicero sobre una mesa del bar de los granujas...

    he vuelto, revuelto y devuelto por las olas y los holas

    abrazo, Oso. Brindo por Vermis y por Julián, salud

    ResponderEliminar
  5. Un tango indecente lo atravesaría ...
    Cuanta aflicción en lo efímero, vaya que sí.
    Luego de dicho lo dicho le digo que vengo con urgencia a decirle que ya ya ya vaya a : www.telodigodeonda.blogspot.com (casita nueva, más pa todos los días) ahí hay un teleaviso pa usté, luego no diga que no le avisé ...

    ResponderEliminar
  6. Oso: me encantó la imagen del cenicero de papel para plasmar la fugacidad, lo que dura un suspiro,lo que no perdura.
    únicamente las palabras de los poetas hacen que perduren en las páginas de un libro, o en los blogs...
    Besos.
    Paloma.

    ResponderEliminar
  7. Mire que hacer hablar a un cenicero no es fácil, pero parece cosa aceitada para ud.
    Acá poniéndome al día con los amigos.
    Los jubilados, el dolor del amigo ido.
    El asado con amigos blogueros, y después me dice que sirve para algo más que para hacer catarsis, bloguear (¿existe ese verbo?)
    Le mando un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  8. Todavía no he llegado a Paraná Me vuelvo con un revuelo de nostalgias y senssaciones entremezcladas.
    Nos publicaron, ¿viste?
    ¡Qué sensación de vacío que deja tu poema!
    Me gustan mucho las imagenes que usaste pero me hacen doler este hueco en el pecho que se hace sentir cada vez que dejo el pago.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. penitente origami del desamparo de nuestros día, cuántas vueltas le daremos al cenicero inveitablemente buscando alguna respuesta?
    Las cosas duran tan poco...
    Genial Oso!
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. CARICIA: Gracias por tu palabras y por tu visita.

    SIL: Me gustó eso de metáfora de la nada... (¿competir?)

    MARIELA: Bueno, yo también soy un poco como caballo de lechero. Gracias...

    GALÁN: Si ese cenicero no está para la mesa de los granujas, no está para ninguna otra.

    SANDRA: Ud. sabe que más que recontraagradecido por su entrada en la nueva casita de andar en ojotas.

    PALOMA: Esta vez casi sin argentinismos, pa que no se me pierda, che.

    ABRU: Después de los brindis nuevoañeros, hablan los ceniceros, las cacerolas, etc...

    VIVI: No es trivial irse de o venir a Villa. Igual nos ha alegrado enormemente su visita.

    DIEGUITO: Tan poco... que si no las salamos...

    GRACIAS, GENTE LINDA POR MOLESTARSE (COMO CABALLO DE LECHERO) Y VOLVER.

    BESOS Y ABRAZOS

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno don Oso, no pensó en sacar la guitarra del descanso y acompañar las letras al ritmo de tango. Tiene toda la tristeza que un buen tango tiene que tener...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. sin ganas y apático ese carnicero... pero todo es... Todo es quién sabe qué...y esos olvidos resecos de sueños. O quizás sean los sueños los que resequen el olvido esa caja de la memoria llena de vacíos, pero son vacíos llenos de esencia....y la esencia como el recuerdo que vuela junto a la nada, esa nada que ni siquiera es nada...y encima no tenemos "nadie" a quien culpar porque no exista ni tan siquiera eso... la nada. Porque el vacío es un saco "lleno" de ausencias......y las ausencias son la memoria llena de recuerdos y los recuerdos son nada y la nada no existe...aaaggg. ¡loca de mi! no pienso, ¡Eso! ni pienso...solo digo estupideces.joooo

    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  13. Mi osado amigo:


    Quiero dar a tu devolución...

    ¿Competir?

    Sí.

    Competir.

    Hay veces en que escribimos cosas que pueden quedar guardadas en el escaparate de un blog, sin más.
    Salen del alma, son expresiones, son sensaciones, o simplemente hacemos catarsis con ellas.

    Hay otras veces, en que además de todo lo anterior, escribimos cosas que merecen que la luz les pegue en alguna otra palestra.

    No por ambición, ni por alimentar egos, o por cuestiones de apariencia, sino porque las letras paridas lo merecen.

    He leído todo lo que escribiste, y lo sabés bien, desde la entrada nro 1 hasta esta última.

    En ese todo, SIN PENSAR DOS VECES y CANTARES DECEMBRINOS me han provocado una especial admiración, y te lo hice saber con detalle.

    En tu CENICERO DE PAPEL, hay seis estrofas de oro, los versos son perfectos, y se muestran imágenes de una belleza insuperable, como la del origami penitente, o el desecho deshecho... por ejemplo.

    Los dos versos del cierre, merecen música y que el poema sea releído por original y exquisito.

    La metáfora total que encierra la poesía es intimidante.
    Rezuma silencio, oquedad, soledad y lo efímero de la vida misma, expresando una idea en la que el resultado merece especial apreciación.

    POR TODO ÉSO, y porque me apasiona la poesía, te dije en mi comentario que ¨éste también podía competir¨, al margen de que sé que no lo escribiste para tal fin.

    Es solo una opinión de puro corazón haciendo una valoración objetiva del placer que provoca leer este poema.

    Quizás tanta explicación resulte irrelevante, pero me parece válida como aclaración,
    y es para adosar al comentario que hice antes.

    Me cuesta ser breve...lo siento.

    Besos (de papel)

    :)


    SIL

    ResponderEliminar
  14. Te aplaudo Oso.. fabricaste unas metáforas increibles, me guta cuando jugas entre versos, realmente lo haces de maravilla.

    Como dice Sil, algunas frases son de oro, bravo por tu poder de armar y decir tanto en este, aquel Cenizero de papel.


    cariños.
    muakkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  15. No pierda la esperanza conmigo, Oso, le aseguro que al final, con un poco de paciencia por su parte, seré capaz de traducir cuantos argentinismos me proponga...¿se da cuenta que ya empecé con el "vos"?
    ja, ja, ja...disfruto mucho leyendo y ya ve que cuando no entiendo pregunto, por cierto ¿sabe que donde nací también decimos mucho ché?
    Algo llevo de adelanto, ja, ja.
    Besos Paloma

    ResponderEliminar
  16. Estemmmm....mi querido,debo confesar,que con diccionario en mano,he llegado a la conclusión.Un hermoso poema, si,hermosooooooo.Me llegó máss de lo que usted pueda imaginar.Besos!...Marcela.

    ResponderEliminar
  17. Un cenicero, sin duda alguna, efímero, lo mismo que el cigarrillo...

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino.

    ResponderEliminar
  18. Hay vacios indecentes e impertinentes que calan hasta los hueso y se niegan a soltarlo a uno y los recuerdo traspasan nustras mentes, la piel, la alegría preguntándonos....seguimos? seguimos así...y lamentablemente, aunque luchamos toda una vida cotra la desidia, hoy nos conformamos con lo que queda.
    Maravilloso lo tuyo, amigo de mi corazón.
    Un abrazo que te guarde mi recuerdo.

    ResponderEliminar
  19. Estimado Oso,
    precioso su poema, me ha encantado leer ese Cenicero de papel que expresa tantas cosas desde sus metáforas.

    No obstante pienso, lo efímero no tiene porqué ser sinónimo de tristeza, verdad?

    Besos amigo mío.
    REM

    ResponderEliminar
  20. Hermoso poema Don Oso. Me parecio maravilloso. te felicito!

    ResponderEliminar
  21. Hola perdón por la intromisión. Vine a conocer tu blog, y me gustó. Te vi en el blog de una buena amiga y si me permites te sigo,

    Te invito a que me sigas mi blog:
    plumarojablogspotcom.blogspot.com.

    Vendré más despacio a leerte.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  22. Oso... metaforeaste de tal manera que me encantó!!! que decir... un cenizero de papel... como el tiempo puede terminar por arder... no?? un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  23. Gracias a todos los que me visitaron, ya estaré de nuevo en carrera (hacia el oprobio literario...)

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...