ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

viernes, 26 de junio de 2009

Ausencia en Villa

Estimado lector de otros pagos que te atreves leyendo esto: mis disculpas por los matices demasiado villenses. No tenía otra forma de hacerlo.El universo es una perversa inmensidad hecha de ausencia. Uno no está en casi ninguna parte, escribió alguna vez Dolina. Esto que a muchos puede parecer una perogrullada encierra una de las verdades más pasmosas con las que me he chocado. Claro está que si nos referimos a Villa Constitución adquiere matices propios de aldea que no necesita pintarse en palabras, lo que verifica la completa ociosidad de este escrito en este presente donde toda magia supone un engaño y toda fantasía un tiempo perdido, en que la realidad pasa ante nosotros por pantallas capitalinas que explican claramente dónde vale la pena mirar, dónde corresponde hacerlo.

Pero bueno, aquí estamos, donde casi nadie sintió en la carne la ausencia del ferrocarril y el coma del puerto, pero casi todos somos herederos de la angustia de creer que el futuro pasó de largo. Casi nadie percibe el pie de talón de acero sobre su cabeza, casi todos creen que el gigante tiene la potestad de redimir pasados y presentes.

Casi nadie de la gente que vive su cotidiana esencia de llenar los tiempos percibirá mágicas voces de silentes escritores ensoñados, defendiendo a capa y pluma fantasiosos reinos de tiempos perdidos mientras la realidad villense aconseja sacar cuentas para vadear la crisis. Casi nadie…

Si uno se encuentra en su casa, afanándose en las hogareñas tareas o mateando en el patio sin más, puede corroborar con módico esfuerzo que no se encuentra en el Barrio Chino de tiempo ha, ni merodeando en los escritos del gran Guildo, de esquinas prostibularias, del hacerse laburante, estibador, ferroviario.

No paseará con Manina viendo qué campito es hollado con descaro por pibes que le harán un lugar en el once para verlo trastabillar en cabriola imposible, la que en sus sueños hacía Sanfilippo y que en sus propias piernas –sombrero en mano- trocaba en el nudo fatal de polvo mordido.

Tampoco pasará por la sombra húmeda de las veredas de calle Moreno, para recibir el gentil saludo de don Santiago, ávido por contar fechas y recuerdos propios y de registros de quién sabe qué tiempo que vale la pena preservar del olvido.

Omitirá ver a Jovino caminar sin sentido buscando empleo, no promesas de políticos, mientras la millonaria herencia que no llega haga el intento de llegar. Se perderá infiernos publicitados en céntricos altares y cielos regalados en declamaciones escenariles.

Uno casi no está en ningún lugar de Villa.

Aquel que no salga de su casa en el momento preciso no verá pasar la marcha obrera aplaudida por los pibes que pelotean en las dos rutas, ni verá muchachos correr en sentido inverso al tirsa para que pare fuera de los lugares convenidos. No sentirá el sudor de los viejos bailes del Catorce o del Sacachispas donde la verdad se dirime en el juicio del sopapo limpio. No sentirá de cerca la compañía de Nicasio en su paseo.

Tampoco verá a Villa sitiada, aunque sí tal vez tendrá ánimo para aceptar el silencio de la muerte que acecha a la puerta de la casa de Carlitos, encaramada a un falcon negro.

Uno anda por la calle y casi no está en las esquinas del centro, con suerte parará en una para confirmar la regla infausta que permite girar a la izquierda en calle San Martín, herencia atroz del errabundo fantasma del único planificador urbano que tuvo la ciudad, ajusticiado en plaza pública según consta en la segunda parte del catálogo de mitos locales.

Casi nadie está para ver florecer escuelas, desde su casa no verá a don Félix y a don José Hugo apostando fuerte al camino y no al reposo, a la fruta y no al almácigo, pero regando la siembra con la palabra empeñada y la vista al horizonte.

Quien trabaje en un taller o en la oficina, con el ajetreo propio de la sobrecarga, perderá de percibir el murmullo entretejido con aroma de flores del rosedal, donde basta sentarse en las duras formas de piedra para entender que las mañanitas son atravesadas por rayos de esperanza que pugnan por acortar sombras dibujantes de la incomprensible lucha de lo evitable con lo inevitable, de lo que pudo ser y no fue, de lo que fue y no debió haber sido.

Así, algunos, sólo algunos caminantes ocasionales se permiten vivir aquellos acontecimientos que el resto se pierde perdurando por ahí, ya que uno casi nunca está en ningún lugar de Villa.

Uno no está en casi ninguna parte. Vive entre el encierro de la tensa piel y la libertad de la palabra. Uno quiere irse de Villa porque nunca ha estado casi en ningún lugar aquí. Otros vienen a quedarse, porque nunca han estado ni siquiera un rato, el tiempo suficiente como para empezar a pensar que uno casi nunca ha estado en ningún lugar de Villa.


[Publicado también en Villeraturas, 26/06/09]

34 comentarios:

  1. Vengo a dejarle un charquito!!!!

    Apurada MAGAH

    En un rato me vengo a leerlo, pero desde mi "pupitre" MAESTRO!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi si me gustaria concoer y estar, siempre es bueno recorrer caminos,besitos y buenas noches, que disfrutes del fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. VILLERATURA BIS
    --------------------------------
    ESTE RELATO ME HA TRAIDO A LA MENTE LA SIGUIENTE LETRA...


    "Serenata para la tierra de uno"

    Porque me duele si me quedo
    pero me muero si me voy,
    por todo y a pesar de todo, mi amor,
    yo quiero vivir en vos.
    Por tu decencia de vidala
    y por tu escándalo de sol,
    por tu verano con jazmines, mi amor,
    yo quiero vivir en vos.
    Porque el idioma de infancia
    es un secreto entre los dos,
    porque le diste reparo
    al desarraigo de mi corazón.
    Por tus antiguas rebeldías
    y por la edad de tu dolor,
    por tu esperanza interminable, mi amor,
    yo quiero vivir en vos.
    Para sembrarte de guitarra
    para cuidarte en cada flor,
    y odiar a los que te lastiman, mi amor,
    yo quiero vivir en vos.

    María Elena Walsh
    ------------------------------
    Cuando esa ausencia.... encuentre el silencio, y estés seguro de que tu Villa escucha, ...debieras susurrarle esta canción.

    BESOS

    ResponderEliminar
  4. Don Oso, no suelo hacer esto, pero copio y pego, había escrito mucho en Villeraturas:
    "Don Oso, a pesar de la tristeza y el dolor por la indiferencia hacia nuestros pagos de parte de nosotros mismos, este texto encierra ese condimento tan propio tuyo que lo hace maravilloso.
    Y qué cierto lo que decís, que verdadera es esa ausencia. Y te lo dice alguien que se fue de Villa y volvió, y que al volver se encontró con la ciudad que nunca se detuvo a mirar, por más que la caminó de una punta a la otra, prácticamente sin dejar vereda por recorrer.
    Y fue en ese volver que me detuve a pensar en todos los lugares, gentes, hechos y recuerdos sobre esta Villa Constitución que nos alberga, sumisa en el dolor, espectante de un reconocimiento que jamás le hemos dado. Ciudad fría, siempre se dijo, porque la mayor parte de su gente vino para las fábricas y jamás se sintió de acá, pero cómo se explica el frío de quiénes tienen su origen autóctono...
    Y mirá que Villa ha tenido su gente y la tiene, que ha tenido sus hechos, y los tiene. Pero poco hemos alzado el oído, poco hemos levantado la mirada. Y de Guildo fui vecino doce años y recién de grande me enteré quién era. Villa es una ciudad silenciada, a veces por miedo, otras por vergüenza. Vergüenza a qué, me pregunto. Pero todavía no he tenido respuestas.
    De lejos la extrañé. Sus calles, sus tardes, su gente, esos lugares que por algún motivo me retrotraen a un momento. Villa me ganó muchas lágrimas a la distancia. Y cuando volví, la noté distinta, por más que todos me dijeran que seguía siendo la misma porquería de siempre.
    Con ese desprecio tan propio de nosotros los argentinos, dueños de tantas maravillas pero ciegos por no verlas. Y para mi no fue ni será una ciudad de porquería. Tendrá sus "cosas malas", sus veredas rotas, su poco aprovechamiento... pero no será culpa de Villa, sino de los que vivimos en ella y quiénes gobiernan para sus propósitos.
    Me gustaría estar en cada parte de Villa, sentir cada rincón, suplir esa ausencia. Este relato invita a eso. Justamente los dos textos que envié el año pasado a la antología local hablaban de eso, de ese volver y ese deseo de reencontrarse con la ciudad, de sentirla. Los publiqué a los dos, más o menos para esta época, áca en Villeraturas. Por ahí los recordás, aunque nunca aclaré que eran los de la antología.
    Siento que este texto tuyo don Oso es un referente obligado para todo villense. Siento que con este texto, podrías arrancar con un libro enteramente dedicado a Villa, de la que tantas veces escribiste y de una manera tan impecable. Sería un tesoro local de valor incalculable".

    ResponderEliminar
  5. Para este texto ya te deje un comentario en Villeraturas.
    Pero pasaba por aca para felicitarte ya que vas a estar junto a Neto en el libro de Poetas y Narradores de Villa Constitución.
    Me alegro mucho por ustedes, pero como le decia a Netomancia tambien me alegra que comparta un cuento junto a ambos, me llena de orgullo, ya que tambien me publican con El secuestro de nadia.
    Asi que nos vemos mañana en la feria.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  6. Alumna Magah: Está bien... quédese en su pupitre y cuando quiera opine... no me haga chanchadas acá...

    Mundo Animal Estrella: Parece una ciudad como cualquiera. Podría jurar que no lo es...

    Querida Sil: Serenata para la tierra de uno me estremece cuando la escucho. Y, dando en el blanco, le aviso que cada vez que escribo algo de Villa se me viene a la mente. Gracias eternas.

    Maestro Neto: Es lo que se siente. Uno putea a más no poder, pero se siente atado a este pedacito de mundo extraño. A esta loca gente, a este ser villense que oprime.
    Pero se nos sale por los poros, que lo tiró. Presenté este para el Encuentro (y una poesía: "Sin pensar don veces") ya que mucho no se me ocurría. Con respecto al texto, tiene más de sentido (de sentir) que de literario ya que me parece que es muy abierto y no lo pude redondear como quería.
    Abrazos

    Kapa Carla: "El secuestro de Nadia" es uno de tus grandes relatos y merece un lugar de privilegio.
    Nos vemos esta tarde. Un alegrón compartir con vos y el gran Neto.

    ResponderEliminar
  7. Don Oso; como le comenté a Neto hace unos momentos, quiero felicitarlo por este relato y por el reconocimiento que hoy fue a recibir.

    No sabia que estaba allí por este asunto. Felicitaciones :-)

    ResponderEliminar
  8. Que lindo fue encontrarlos a vos y a NEto!!!!
    Vi en el libro que tambien publicaste tu poema Sin pensar dos veces, ya lo habia leido en tu blog, y es realmente maravilloso...
    Cuando tenga las fotos te las mando al mail.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Muy descriptivo y sentimental, bien logrado y analítico también.
    Esa mirada objetiva, emocionada real, que abraza y se doblega ante los pagos raiz tuyo o mió que se clava en el alma.
    No asi de todos o cada uno, por la locura y acelere desmedido en que se vive.
    Van pasando sordos ciegos y mareados en este tango mi amigo, perdíendose lo más importante de la vida, tener raiz, para asi no perder lo más importante, la esencia... salud!!!

    Besos muchos...
    muak

    ResponderEliminar
  10. ayyy Oso, te escribí en Villeraturas y casi me quedo sin emociones por contar y leer....

    ResponderEliminar
  11. Le daré con la impiedad que me caracteriza.
    Muy bueno su escrito. Me gustó mucho.

    beso,

    ResponderEliminar
  12. Querido Don OSO "Maestro"... este relato me deja una sensación de tristeza por como se van llenando de ausencias algunos lugares, de cualquier manera me quedo con el buen gusto de su magia para escribirlo y hacer que uno disfrute a pesar de todo.

    Como es eso que dicen que está por publicar con gente de allí, con don Neto?...

    Vengo por la rta , si? mire que sino le dejo el charquito.

    Un abrazo enorme

    MAGAH

    ResponderEliminar
  13. Pequeño Gran Natán: Gracias, pero me parece que al que hay que felicitar es a vos por el laburo en la página de la muni. Aunque... en realidad hay que felicitar a la muni por reconocer que necesitan gente joven con empuje (y capacidad) para hacer las cosas bien.

    Kapa Carla: La verdad, la pasamos muy bien, ¡¡aunque zafamos con el Neto que nos meta en cana!! Tenemos menos pinta de literatos que de linyeras.

    Alada Cynthia: El lugar propio, ese que nos despierta las peores y las mejores palabras, siempre tiene historia, aún cuando esté velada.

    Querido Diego: Nos emociona saber que somos parte de un tiempo y un lugar en el que a pesar de la aparente inercia bulle la vida.

    Amapolera Duquesa: Siga con esa impiedad, se agradece...

    Descalza Magah: Los lugares que se llenan de ausencia no son candidatos a la reflexión sino a través de la nostalgia colectiva.
    Con respecto a la publicación, salió en la feria del libro local una colección de escritos de gente de la zona. El Neto me hinchó para que presentemos algo. Así es que salieron un par de escritos (éste y un poema Sin pensar dos veces que ya tenía en el blog). También seleccionaron a Carla del Taller Kapasulino y fuimos a una entrega que da para un catálogo más de mitos, créame.
    Ah, y no me deje charquitos, plis.

    Gracias a todos por los comentarios. Besos y Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Oso precioso (el relato; bueno, usted tampoco está mal):

    Muy bellas letras, entretejidas palabras con hilos de astucia y oro.

    Dan ganas de conocer su ciudad

    Saludos querido!

    ResponderEliminar
  15. Cómo qué le hinché! Insistí en todo caso, con esos términos no nos van a dejar entrar ni a una cancha de fobal don Oso. Bueno, con lo de la gripe A tampoco creo que nos dejen entrar, hablan de jugar a puertas cerradas. Por suerte me contó don Osval que ud ingresó al fascinante mundo del vicio online llamado hattrick del cual me declaro devoto desde hace seis años. Dígame cómo se llama su equipo, que me maté buscando todas las posibilidades que se me vinieron a la capocha!

    ResponderEliminar
  16. Gran Neto: Coméntole...
    He bautizado a mi equipo con el glorioso término de Fijone (Federación Internacional del Jole y del Néstor) con el cual se identifica todo campo de juego en las dos rutas desde hace más de 30 años (al menos para los susodichos).
    Ud. ha hablado y se hace a creedor de las consultas suficientes para desasnar a quien suscribe...

    ResponderEliminar
  17. Siempre he sido crítico de esta ciudad, de su gente, de la falta de interés por la cultura, de la frialdad y la aparente falta de solidaridad.
    Escucho a personas de otros lugares hablar maravillas y decir cuanto aman su ciudad natal, y siempre me genera la misma pregunta: ¿Por qué yo no puedo sentir lo mismo por la mía, Villa Constitución?
    Pero a pesar de todo esto confieso que dejé una parte de mí en el barrio donde me crié, en el querido 25 de mayo, y descubrí que existe un pequeño paraíso perdido, tan perdido que ni siquiera nos llega el correo (increíble pero real), un barrio de esta ciudad del cual me enamoré, en donde actualmente vivo, Arroyo del medio.
    Saludos amigo Oso.

    ResponderEliminar
  18. Don Alvarez, yo le cuido 25 mientras tanto, porque ahí vivo.
    Y mire que se fue lejos ud!

    ResponderEliminar
  19. Don Oso, qué manera de escrachar con tremendo tamaño de fotos! Ja.
    Bueno, le voy a dar la bienvenida a Fijone, espero que no siga los pasos de Nebakanezer y Topolino.

    ResponderEliminar
  20. Oso, que decirte, que tus palabras conmueven, yo por mi parte, en mi opinion e ideales no quiero dejar mi ciudad... en ella creci, como muchos, pude saborear las tardes en el puerto cuando era un niño, pude disfrutar de tantas cosas que hoy son tantas cosas que disfrute, y no estan... y quedaran en un recuerdo, en esos recuerdos donde el dia de mañana si Dios me regala la gran experiencia de ser padre y enseñare a mis hijos cada lugar de mi infancia, contare historias que me han contado y otras que eh vivido... porque es mi ciudad, la tuya, la de muchos, donde yo apuesto y tengo la esperanza de que las cosas cambiaran... todavia no encuentro en quien confiar, pero se que cambiara... perdon por ser tan extenso, pero me incentivo mucho tu relato...

    Mis felicitacions por la publicacion del libro... un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Haga una entrada de ese catalogo de mitos, será imperdible en sus manos

    Mis mas honestas felicitaciones!!!
    se lo merecen, neto también es genial, aun no conozco a Carla

    Besos Maestro

    ResponderEliminar
  22. Una gran alegria siento por vos y tus compañeros!
    Un placer leerlos y haberlos hallado!

    Cariños!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  23. que lindo que subiste las fotos!!!! Y muchas gracias por poner el relato de todos! gracias Gracias!
    Y basta a los dos (Neto y Oso) de decir que era por la pinta que no los dejaron entrar, estaban bien arreglados, ya les dije que para mi es porque llegaron tarde...
    Besos!
    y no pongan excusas!

    ResponderEliminar
  24. Excelente relato!! muy bueno el sitio y el enfoque. Para adelente Don(oso).

    saludos.

    ResponderEliminar
  25. Carla, en realidad tarde no llegamos, pasa que nos quedamos viendo la presentación de Natan (http://natanzuelo.com.ar) que reelaboró el sitio web de la Municipalidad y haciendo sociales.
    Técnicamente estábamos ahí jaja.

    ResponderEliminar
  26. ¡Cuánta novedad en este lugar!
    Felicitaciones por la publicación.
    Sería como conocer a Villa Constitución como la palma de mi mano si haber estado allí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Que gran felicidad se respira ¡¡¡Que alegria!!!
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  28. MUY BIEN LOGRADO
    ME HACES SENTIR NOSTALGIA
    CON TUS LETRAS...
    YO TAMBIEN AYORO UNA TIERRA
    DONDE QUEDO MI MAYOR TESORO
    EL AMOR

    _________@@__@_@@@
    _____________@__@@_____@
    ____________@@_@__@_____@
    ___________@@@_____@@___@@@@@
    __________@@@@______@@_@____@@
    _________@@@@_______@@______@_@
    _________@@@@_______@_______@
    _________@@@@@_____@_______@
    __________@@@@@____@______@
    ___________@@@@@@@______@.
    __@@@_________@@@@@_@
    @@@@@@@________@@
    _@@@@@@@_______@….
    __@@@@@@_______@@
    ___@@_____@_____@____
    ____@______@____@_____@_@@
    _______@@@@_@__@@_@_@@@@@
    _____@@@@@@_@_@@__@@@@@@@
    ____@@@@@@@__@@______@@@@@
    ____@@@@@_____@_________@@@
    ____@@_________@__________@
    _____@_________@
    _______________@
    ____________@_@ …
    _____________@@_@
    ______________@@……
    ______________@
    _____________@
    _____________@
    UNA ROSA Y UN BESO INMENSO
    AMIGO
    LuNa

    ResponderEliminar
  29. OSOOOOO
    FELICIDADES POR LA PUBLICACIÓOOON!
    UN ALEGRÓN LEER ESO! :D
    UN ABRAZO Y MÁS FELICIDADES!
    NINA

    ResponderEliminar
  30. DON OSOOO!!!

    FELICITACIONESSS!!! POR LA PUBLICACIÓN Y ESTE MAGNÍFICO RELATO.
    Y POR LO DEMÁS A TODOS NOS PASA EN MAYOR O MENOR MEDIDA LO QUE RELATÁS.

    UN BESOTE ENORMEEE!!!

    PD: No me acostumbro a la nueva cara(para mí) de Don Neto!!! Jaá!!!

    ResponderEliminar
  31. Doña Annie, imagínese lo que me pasa a mi, que tampoco me acostumbro y eso que es mía.

    ResponderEliminar
  32. No sabía que se había inyectado botox o alguna de esas atrocidades por el estilo, Neto...

    ResponderEliminar
  33. Yo no botox. Por la distancia, vió.

    ResponderEliminar
  34. En una oportunidad una santafesina (de Santa Fe Capital) de rancio abolengo, obligada a vivir aquí por esas circunstancias de la vida me dijo, con un vocabulario poco cuidado para su condición pero que expresaba fehacientemente su sentimiento: "Villa es una mierda". Más allá de la acritud de su expresión mi experiencia personal me lleva a creer que quienes, en el resto del país, han oído hablar de esta ciudad, no desacuerdan demasiado, matices más, matices menos, con este concepto. Opino que su escrito, en un estilo más poético y cuidado, viene a significar más o menos lo mismo.
    Lo felicito por unir tan magistralmente crudeza con sensibilidad

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...