ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

miércoles, 14 de octubre de 2020

Hay un dios en mi sánguche de mortadela


Hay un dios en mi sánguche de mortadela. Caí en la cuenta unos segundos atrás, cuando lo sumergí en el mate cocido caliente y dulce que me preparó la nona esta tarde como todas las tardes.

Un dios de modesta epifanía: unos círculos de grasa que se unen formando otros mayores o se descomponen en una pléyade de pequeños que se buscan y rebuscan obedeciendo más al dios del sánguche que a las órdenes de Robert Brown, por más Einstein que lo respalde. A propósito, cuando la húmeda miga del pan, verdosa por la absorción de una porción del mate cocido, se despegó del pelo del líquido, habilitó la caída de una parte de ella por efecto gravitatorio con agregados de la grasa de la mortadela licuada por la tranferencia de calor de la infusión (a mayor temperatura) a los componentes del sánguche (a menor temperatura) en una inconsciente búsqueda del equilibrio térmico.

A propósito de Einstein, retomo, descreo que haya modo de predecir con exactitud la masa y distribución de goterones grasosos. De igual modo me pregunto si la naturaleza de esta distribución será al azar o sigue un patrón que desconozco. Solo la presencia de un dios en mi sánguche puede eliminar este horror temere, dado que dios no juega a los dados, valga la repetición.

Confirmada esta presencia me pregunto si este será un dios bondadoso y paternal, un demiurgo juguetón que habita en el pleroma (una especie de más allá) o en Hurlingham o Villa Constitución (una especie de de más acá), un genio maligno (que no describiré aquí) o un picaresco mandinga de las tradiciones populares criollas.

Sea cual fuere su naturaleza y su rango, aquí habita, desde las formas que adoptan las untuosas manchas me habla y sospecho que me cuenta más pesares que glorias supremas, más dolores de parto que manifestaciones ostentosas de poder. Pero al fin y al cabo un dios que calma el hambre con el más delicioso de los manjares que remonta al extasis contemplativo por provenir de las sagradas manos de la nona, quien ha creado su mundo con alguna fe al gran otro, que dicen ha hecho todo.

Un dios de pan y mortadela, alimento de los niños que vuelven de jugar a la pelota, maná cotidiano de las cosas simples del templo del hogar, que se ofrece sabroso a la pancita y se sacrifica exigiendo el culmen del rito antes de que termine de enfriarse el mate cocido revelador. A sopar con una reverencia.



Más y mucho más interesantes relatos basados en Hay un dios en mi sandwich en Soñando uno de tus sueños, el blog de Roxana

35 comentarios:

  1. Magistral salida, un sandwich de mortadela, ¿por qué no?
    Un dios que aporta revelaciones con algo de matemáticas, de ciencia, valora la inteligencia. Un punto a favor. Parece tener algunos conceptos más claros que yo.
    Original planteo.
    Saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Debe ser que lo escribí con ganas de clavarme uno!
      Gracias, abrazo!

      Borrar
  2. Bueno, es una texto espectacular. Ese dios de untuosidad se ha calado hasta mi mente, y me ha entrado hambre. No te digo más. Lo de la mortadela me lleva también a tiempos de infancia. Y de esa untuosidad por la mano, en la calle.

    Un abrazo

    ResponderBorrar
  3. Nos has preparado una suculenta merienda y lo has hecho tan bien que independiente la hora que te e¡leamos nos levantas ese apetito de comer, ese sándwich de mortadela y si ende está relleno de dioses amén. Muy buen relato enhorabuena. Un abrazo y feliz jueves.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias, Campirela, hay que salir a comprar 100 gramos!
      Besos

      Borrar
  4. Magnífica tu aportación, querido amigo. Una muy buena (y exquisita) visión, de ese dios que, para muchos, vive en ese trozo de pan que poder echarse a la boca…

    Ha sido un placer leerte.
    Abrazo grande, y muy feliz día.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias, Ginebra! Como bien decís, para muchos vive en lo que se pueden llevar a la boca.
      Besos

      Borrar
  5. Hoy entre unos y otros estáis consiguiendo que no deje de ir y venir al frigo.
    Besos y gracias por la merienda.

    ResponderBorrar
  6. Un relato en búsqueda del equilibrio térmico
    que tanto necesitamos para regresar a las formas sencillas del quehacer cotidiano en el que lo más sublime y-o sagrado se revela.

    Un abrazo de osa para el Oso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es, estimada. Lo sencillo tiene más de lo que sale a primera vista.
      Besos

      Borrar
  7. En mi embarazo me dio por comer mortadela, hacia mil que no la comía y ahora con este dios me ha entrado el antojo de nuevo... Jajajaja....
    Te sigo!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y bvueno, no hay que dejarla deseando, sandwichito y listo!
      Besos

      Borrar
  8. Un texto capaz de crear una mitología sobre los iconos que tan bien describe!😉. Me alegra que co8ncidieramos en la interpretación textual del título al escribir. Un abrazo 🤗

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Cierto! Es que de entrada me pareció muy potente la convocatoria.
      Besos

      Borrar
  9. Increíble que con un sánguche de mortadela, hayas logrado semejante ensayo sobre la grasa, el mate cocido y algún demiurgo escondido entre la miga. En confianza te digo que a ese sánguche le falto un detalle, la manteca untada en el pan. ¡¡Aplausos!!
    Y que rico que son esos sánguches.

    mariarosa

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Bueno, la manteca nunca fue demasiado amiga mía, pero si te va, buen provecho!
      Besos

      Borrar
  10. Exquisito relato que nos has compartido
    El dios de pan y ese sánguche de mortadela que me ha dejado tentada.
    ¿Un guiño a Demi también? Me encantó.
    Gracias por sumarte.
    ¡Un abrazo!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Bueno, siempre "tiramos alguna pared" con el amigo Demiurgo, incluso hemos intercambiado personajes. Cosas lindas de estos blogs.
      Besos

      Borrar
  11. ¡Ahhh! A veces dios está más cerca de lo que creemos...jajaja. muy divertido para una tarde cualquiera. Ver a dios en un bocadillo de mortadela, que al final era más un recuerdo de la infancia...
    Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Los dioses tienen esas cosas, aparecen donde quieren, jajaj.
      Abrazo

      Borrar
  12. una labor titanica (adecuada para este reto) escribir las ecuaciones de las gotitas de grasa, su tamaño, forma y trayectorias, flotando por el mate y plasmarse en el pam. por detras estoy oyendo en la tele, los premios "principe de asturias" a cuatro matematicos que algun logro deben haber hecho. ¡con la mortadela del sanguche me gustaria a mi verlos!
    despues ya se podian poner con los partidos de futbol de los niños
    abrazosss, oso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No creo que se enfrentenal sandwich o al menos para hacerles ecuaciones. Para trincarlos tal vez.
      Abrazo

      Borrar
  13. Me he reído mucho con el relato del "sanguche de mortadela" y mas allá de todas las predicciones de sabios y de nutricionistas que lo descartaria de plano, los argentinos hacemos "honor" jajaj a algunos alimentos como el que precede ...ya casi un ícono!!! jajaja .. Por cierto, el relato muy bueno.. y el ultimo párrafo, entrañable. Saludos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias, enseguida después de escribir salí a buscar mis fetas! jaja
      Besos

      Borrar
  14. Que rico es le sándwich de mortadela, aunque como lo describes, para solo, sin mate cocido no sea cosa que quede como el del protagonista. Aunque me perdería al dios,

    Muy buen relato,
    Un abrazo :)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. te perderías al dios, pero no a sus promesas paradisíacas mortadelísticas, ja!
      Besos

      Borrar
  15. Anda que no me gustaban de niña los bocatas y sandwiches de mortadela, me encantaban, y ahora al leerte, ha sido imposible no mirar atrás.

    Y es que Dios está hasta en los bocatas jajaaj.

    Besos.

    ResponderBorrar
  16. La mortadela, cando yo era pequeña, era el pan de día, sin sandwich, el alimento de lo pobres, la cornucopia de muhas madres que poco tenían para dar a sus hijos. Los dioses no fueron nunca demasiados justos con los que tenían poco dinero. Eso sí, les esperaba el cielo.

    Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Para muchos y me incluyo era grandioso (y salvador)
      Besos

      Borrar

Dale sin piedad...