ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

jueves, 13 de diciembre de 2018

Volví

Volví. Sin pedir permiso. Como vuelve a la cárcel quien no tiene otro techo que lo espere. Como esas estrellas que tímidas van perforando el añil en el ocaso y que relumbran a destajo teniendo por certeza que el alba las enviará por un buen rato al olvido diurno.
Volví sin dudarlo, a sabiendas de que me punzará el desprecio, como cuando insistí en cortejar a Margarita plantada en sus negativas y yo en mi tenacidad obcecada porque no habría otra como ella en las cortes legendarias como en la vera del albañal. Solo ella me erizaba la piel.
Volví para adelante, porque no soy el mismo. Conocí el sur industrial, el aceite quemado emplastando mis pisadas y el reseco óxido cuarteando mis fosas ya sin mucosas.
Conocí el lamento de las grúas y el traquetear cansino de los camiones calentando motores.
Pero también el arroyo ocre que baja pacífico al Paraná mientras me preguntaba si alguna vez fue cristalino como contaban las historias de los abuelos a los niños y que yo disfrutaba haciéndome el dormido allá cuando esta casa fue un hogar.

Y volví aunque ya no lo es. Ya no escucho el bochinche de los pequeños en mis entresueños. El desprecio es la melodía que suena en el aire. Por eso no me fue extraño que encintara la caja de cartón que era mi cuna. Que me alzara y me guardara junto con su vergüenza en el baúl de su coche para abandonarme entre los matorrales del arroyo más allá de la zona fabril antes de su ingreso al trabajo.
No desesperé porque la caja de cartón es cuna, pero no jaula. Porque el abandono es humillación, pero no la muerte. Y la distancia es sufrimiento, pero no destino.
Volví y lo espero. Durmiendo sobre su cama, ofreciéndole calor y compañía a cambio de sus insultos y sus golpes. Volví, tal vez, porque prefiero el maltrato cotidiano a la muerte inopinada en manos de quien no sabe siquiera nombrarme.



Más y mucho más interesantes relatos basados en Tu lado más animal en Lazos y Raíces, el blog de Dorotea

30 comentarios:

  1. Excelente relato. Y si no tuviese la foto del gato sería mas impactante todavía. y esto: "la caja de cartón es cuna, pero no jaula. Porque el abandono es humillación, pero no la muerte. Y la distancia es sufrimiento, pero no destino" es magistral.

    Muy bien 10, siga así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, master quemero.
      Lo iba a hacer sin foto, pero como vi otras fotos en lo de Dorotea...
      Abrazo

      Eliminar
  2. Un relato muy lindo pero triste por ese final , y sobre todo por el dueño no saber apreciar la compañía de ese gatito que no solo le dara calor sino mucho más que él nunca podrá apreciar.
    Un abrazo y feliz noche.

    ResponderEliminar
  3. Me has quitado el sueño con tu relato inquietante que desarrolla como una espiral hipnótica y acaba, plas, con frases contundentes. Muchas gracias por tu aportación y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tiene un tinte muy tanguero este retorno tan bien contado, con tanta poesía y maullidos enredados. Precioso!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, un poco de historia real con algún condimento por ahí.
      Besos

      Eliminar
  5. Volviste porque uno vuelve cuando quiere, si nadie lo echó.
    Yo me alegro que volvieras.

    ResponderEliminar
  6. Hola oso , un relato muy tierno y triste a la vez , ya que describe la vida de un gato que sólo buscaba cobijo y un poco de cariño , y sólo encontraría maltrato.
    Te deseo una feliz noche besos flor .

    ResponderEliminar
  7. Así le temo a los gatitos, me lo quedaría sin pensarlo dos veces.
    Tiene un toque triste tu relato y es maravilloso.

    "No desesperé porque la caja de cartón es cuna, pero no jaula. Porque el abandono es humillación, pero no la muerte. Y la distancia es sufrimiento, pero no destino.

    ¡Impresionante!, un beso, Oso

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Mujer. Sí, me salió medio triste, pero bueno, salió así.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Un regreso tuyo, al volver a escribir.
    Y el regreso del personaje, que resulta ser un gato. Bien contado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Que desolador paisaje describes. Pero aún es más desoladora la conducta de algunos.

    Bss

    ResponderEliminar
  11. Dicen que siempre vuelven, pero yo que tengo tres no me imagino el abandono ni el maltrato, solo alguien sin alma puede ser tan cruel. Es precioso como escribes, llega al alma, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Inma, lo cierto es que hay gente como la que describo.
      Besos

      Eliminar
  12. !Yay! se me estrujo el corazón con tu texto. Para las personas amantes de los animales, e incluso para muchos que no lo son, resulta inconcebible la idea de lastimar o abandonar a su suerte a un animalito indefenso. Espero que lo reciba esta vez con cariño.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele suceder, a veces uno ni se entera. Esto que cuento es la historia de un gatito del barrio.
      Besos

      Eliminar
  13. Cuando leí el título pensé en un relato en primera persona pero del Oso, no del gato.
    No tener nombre debe ser no existir. En el barrio no tener apodo es al menos no haber vivido demasiado.
    Coincido con JLO en que el entrecomillado es magistral. El relato completo es excelente

    Abrazo de a renovar equipo y pelear arriba y en las copas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los osos vuelven también a veces. Lo de los apodos pasa lo mismo por aquí.
      Gracias por lo otro.
      Vamos desde abajo a dar lucha como siempre, y si viene copeado mejor!
      Abrazo

      Eliminar
  14. Wow. Sobre todo me gustaron los dos últimos párrafos, Oso... son brutales.
    Besos jueveros

    ResponderEliminar
  15. Excelente relato como cada uno de los suyos por ello ademas de la vuelta del gatito me alegró mucho "su" regreso, ya se lo extrañaba.
    Aprovecho la oportunidad tbn para dejarte mis mejores deseos, que tengas una hermosa Navidad en Paz y armonía junto a los tuyos.

    Besoabrazo enorme querido Oso.

    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Rem. Que tus días sean luminosos. Los mejores deseos para vos y los tuyos.

      Eliminar
  16. Este es el el proximo jueves de relatos

    https://lapiazzadellaslunas.blogspot.com/2018/12/convocatoria-los-jueves-un-relato-3-de.html

    Feliz año nuevo

    ResponderEliminar
  17. Y este es otro jueves de relatos
    https://molidelcanyer.blogspot.com/2019/01/convocatoria-juevera-para-el-jueves-10.html#comment-form
    Saludos

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...