ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

jueves, 5 de julio de 2018

Quedó en la historia

El año pasado para estas fechas, quién sabe para qué cuernos andaba yo dando vueltas por el Fonavi (el barrio se llama Domingo Troilo, pero le quedó el simpático mote por Fondo Nacional de Vivienda, que lo construyó allá lejos en el tiempo) mirando los apiñados departamentos otrora de color acanariado, hoy con matices casi siempre de una forzosa melancolía.
Tal vez lo buscaba, tal vez se dio así como así, lo cierto es que terminé tropezando con el mismísimo Adonis Torre en una de las retorcidas escaleras.
Algo más de una veintena de años ha, Adonis fue amablemente conducido por las topadoras municipales a partir de su ranchito en calle Pampa a una promesa de vivienda al sur del sur de la ciudad. Supe luego que recaló en el Fonavi y allí mismo tropecé con él.
Los mates fueron su abrazo y la charla su don, ese que siempre me falta.
Que se acerca el 9 de Julio, que en 1816 en Tucumán "declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que los ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojados, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli y de toda otra dominación extranjera". Que los argentinos somos contradictorios, elegimos un pelele como presidente, que en el Bicentenario de la Independencia pronunció estupideces como: "[los líderes de la independencia] deberían tener angustia de tomar la decisión, querido rey, de separarse de España"...
Mate va, mate viene, Adonis de pronto se puso solemne, como atisbando la distancia detrás del delgado muro salpicado por todo revoque y soltó unas frases que no me atreví a interrumpir.

El 9 de Julio quedó en la historia, querido oso. Pero no en la historia cristalizada, esa de los libros.
Quedó en tu historia, la mía, la nuestra, como un grano en el culo bicentenario que está ahí, molesta, duele según como te pongas y te obliga a decidir siempre de qué lado ponerte.
Quedó como señal de lo que no aprendimos a ser, lo que inauguramos y no dejamos crecer.
Quedó como las cuatro escuelas de Belgrano, que nunca se concretaron.
Quedó como parto que gestó algo nuevo, pero olvidado como horizonte hacia el que andar.
Quedó como pueblo que hoy hace revoluciones y mañana se esconde en el ala paternalista del poderoso (el de afuera, el latifundista, el gran empresario, el sindicalista eterno y político mesiánico).
Quedó como la gran gesta sin héroe que reclama desde los actos escolares, las banderitas y el dolor del pueblo aquello que nos debemos: emanciparnos.

Me fui a la tardecita, sin la gloria ni el honor de constatar si la Silvana después de casi dos décadas continuaba siendo el gallardo símbolo de libertad que encendía la sangre de Adonis en las frías noches de calle Pampa y las veredas a su paso. Comenzaba a helar cuando sonreí fugazmente al imaginarme caminando con dos lágrimas congeladas que me impedían cerrar los párpados.



Más (y mucho más interesantes) relatos basados en Independencias grandes y pequeñas en Lazos y raíces


22 comentarios:

  1. Has contado muy bien cómo te sienta a ti la independencia ya sea de un país o de cualquier otra cosa .¿Has pensado alguna vez qué es palabras hubiera sido mejor que no existiera? ello querría decir que todos gozariamos de libertad propia para elegir si unirnos o no a alguien o algo .
    Un abrazo feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que si no existiera sería mejor. Pero así somos los humanos, nos encanta sojuzgar a los demás.
      Mientras tanto, es una tarea.
      Besos

      Eliminar
  2. Muy bueno, incluiste la independencia en grande, en esa fecha. Y la independencia a nivel personal.
    Y por un planteo de uno de tus personajes, que tiene su propia etiqueta.
    Bien planteado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, hacía un buen tiempo que no citaba a Adonis.
      Abrazo

      Eliminar
  3. Ojalá alguna de esas lágrimas heladas nos bloquee a todos la capacidad de cerrar los ojos ante situaciones evidentes, de desviar la vista cuando lo que vemos es insoportable, para así guardar y conservar la independencia mayor, la de nuestro alma. Gracias por participar con un texto tan bien ambientado y profundo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dorotea.
      Hermosos deseos (y necesarios)
      Besos

      Eliminar
  4. Brillante tu relato, cargado de una mezcla de resignación, melancolía e inquebrantable voluntad de mantener intactas las convicciones pese al golpe doloroso de la realidad. Excelente aporte. Un abrazo 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es una bola de sentimientos encontrados, pero refleja lo que se me ocurre por la independencia.
      Besos

      Eliminar
  5. "Los mates fueron su abrazo y la charla su don"
    ¡Qué bonito, hijo, qué bonito! Tu jueves, un jueves magnífico, pero esa frase.... vale su peso en oro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, muchacha. La independencia es movilizadora para todo el mundo se me ocurre.
      Besos

      Eliminar
  6. Perfecto texto lleno de guiños a diferentes independencias
    Enhorabuena
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro que sirva para repensar cosas.
      Besos

      Eliminar
  7. Me encanta todo el texto, pero qué poético y bello final, es una preciosidad.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Muy bueno!
    Si te pones a analizar nuestra historia, se comprende que fuimos siempre un país partido al medio. desde la época de Fernando VII donde unos querían seguir dependiendo de España y otros luchaban por la revolución, hasta Mitre y Sarmiento, el peludo y el pelado, azules y rojos, peronistas y radicales y me olvidé de los unitarios y federales. Cuanta historia partida en dos y me calló otras que todavía duelen en carne viva.
    ¿Nos mereceremos todo esto?

    No sé.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si nos merecemos, pero buena parte es la que hemos elegido.
      Besos

      Eliminar
  9. Clap Clap Clap! Y me pongo de pie para la ovación!
    Grande Oso, me llevaste desde los inicios de la Patria a las calles del barrio, de Belgrano a Adonis, de nuestro actual presidente (me siento) al cosmos (me vuelvo a levantar) y de ahí a las Silvanas, a todas las que hay por ahí.

    Cómo sirven estas fechas para ver en dónde está uno parado en tiempo y espacio, y qué vamos a hacer con esto que somos, y que nos han dejado, cómo vamos a escribir la historia, la nuestra.

    En fin. Me dejó pensando en muchas cosas, A enjugarse las lágrimas

    Abrazo de refuerzos ya y vamos los pibes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, master, hay tanto por pensar y hacer que no sabemos por dónde empezar.
      Abrazo de vamolopibe!!!

      Eliminar
  10. Buen análisis de una realidad historica combinada con aspectos personales.

    Un abrazo, desde Grecia

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...