ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

sábado, 23 de julio de 2016

Ceniza de vieja quema

Los carnavales norteños eran -y siguen siendo- los momentos propicios para enamorarse y formar pareja. En muchos casos, los habitantes de los cerros bajan ilusionados a los pueblos para los carnavales abandonando por un tiempo sus majadas.
Las celebraciones son multitudinarias y alegres, colmadas de bailes populares y procesiones. En cada provincia adquieren un color especial, no obstante hay temáticas comunes muy relevantes de orígenes ancestrales.

Entre las costumbres se destaca la quema y el entierro del pujllay, que es un gran muñeco representativo de una figura de origen autóctono que aparece en carnaval, con diferentes leyendas sobre su origen. Los carnavaleros juegan con ramos de albahaca y la cara enharinada hasta que se realiza la fiesta de la cacharpaya para cerrar los días festivos quemando y enterrando al pujllay.
Para quienes las fiestas no dieron el resultado de la correspondencia en sus amores, puede resultar que la espera sea de un año hasta una nueva bajada del cerro a las celebraciones.
De ahí tantas zambas, chayas y carnavalitos dedicados al carnaval.
Esta zamba que compusimos, como tantas otras, tiene esta temática central: la tristeza de perder la oportunidad de conseguir enamorada en carnaval y esperar un año más con los fuegos por dentro. Ya la hemos cantado y parece que no está mal. Va la letra, cuando tenga un audio aceptable lo subo al costadito.


Ceniza de vieja quema

Me anda doliendo esta zamba
ay, si pudiera bailar,
y para colmo e dolores
ya hemo enterrao el pujllay.

Me falta albahaca y harina,
la cacharpaya acabó,
el viento me lleva al cerro
apuñalaito de sol.

Ceniza de vieja quema,
dame fuerzas pa cantar,
cambiando penas por coplas
pa volver en carnaval,
cambiando penas por coplas
pa volverme a enamorar.


El monte llama al burrito,
la luna llama al cacuy,
a mí no me llama nadie,
rumiando pesares voy.

El fuego se fue apagando,
mis ilusiones también,
quedan rescoldos por dentro,
viday, que vuelvan a arder.

Ceniza de vieja quema,
dame fuerzas pa cantar,
cambiando penas por coplas
pa volver en carnaval,
cambiando penas por coplas
pa volverme a enamorar.


8 comentarios:

  1. Me parece bien algo que sea un ambiente propicio para enamorarse. Interesante lo que contás.
    Y debe ser frustrante que no haya sucedido los esperado, aun en un ambiente propicio. Algo que es para una canción. Sería bueno escuchar eso que compusieron.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, muchas de la coplas norteñas hacen referencia a esta frustración que decís.
      Apenas tenga algo digno lo subo.
      Gracias y abrazo

      Eliminar
  2. "Llegando está el carnaval, quebradeño mi cholitay..."
    Quién no lo cantó en la escuela. Pero la historia como la cuenta tu texto y tu canción, no la explicaban las maestras.
    recuerdo haber oido que el primer día se desentierra al diablo del carnaval y luego comienzan las fiestas. Que lindo poder verlo.

    Me gusto la letra de tu zamba. Tal vez tendrías que acercarla a algún grupo conocido, los Tekis o no se, alguno que le queden bien estas canciones.
    Muy interesante el tema de hoy, me haz desasnado un poco en cultura norteña.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, el Humauaqueño o sencillamente el carnavalito está buen metido en la cultura escolar.
      El diablo del carnaval es precisamente el pujllay, y se lo entierra quemado al finalizar. Por eso lo de vieja quema.
      La estamos por registrar como otros temas que tenemos, que ya lo están. Pero da un poco de fiaca escribir la partitura cuando uno no es muy experto en eso.
      Besos

      Eliminar
  3. Muy linda, esperaremos el audio.
    ¿Qué otra cosa es el carnaval que una búsqueda del amor? Si lo sabrá Gardel, Fellini, el Cuchi Leguizamón, los Decadentes...
    Me recordaste mi vieja entrada sobre mi paso por el Norte.
    http://frodorock.blogspot.com.ar/2014/03/un-viaje-por-el-noa-ancestral.html
    Y aquel momento en el carnaval de Tilcara en que doblo en una esquina, agarro por una calle angostita de tierra y en bajada y veo venir trepando a toda velocidad y echando nubes de polvareda a una moto con dos enmascarados a lo Scream con un balde y revoleando bombuchas de agua a todo el que se cruzara. Enfrentarlos o correr ¡ese era el dilema!
    La surrealidad en toda su forma

    Abrazo CASLA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así dicen!! Muy buena apreciación!!
      La zamba esta la tenemos desde hace un par de meses en que yendo a rehabilitación se me pegó la melodía y el comienzo de la letra. Enseguida al volver lo grabé en el celu para que no se me olvide (me pasa siempre). Después se la pasé a Fernando y la terminamos entre los dos.
      Ya voy a subir un video o audio aunque sea.
      La semana pasada pude conocer Tilcara y toda la zona y casi me quedo a vivir allí mandando todo al carajo, jajaj.
      Abrazo con incorporaciones

      Eliminar
  4. Don Argentino Luna decía, “mire que es lindo mi país, paisano”, y cuánta razón tenía! Me falta tanto por conocer y uno de ellos es este lugar. Es obvio como no va a ser un lugar para enamorarse? Si no encuentran el amor, siempre les queda el Carnaval, que no es poco. Precioso su post y lindísima la zamba, esperemos que pronto podamos verlos/escucharlos.
    Ah! le comento un alguito más, hace unos días ví un documental de Ossiam Lindholm referido al Noroeste. Me encantó, por si le interesa aquí le dejo el link de su sitio.

    http://www.ossian.com.ar/index.php

    Un besoabrazo querido Oso.
    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El país es bellísimo, no se termina nunca de conocer.
      Ya vamos a intentar alguna grabación audible.
      Por lo suyo, me encantó el siti ode Ossian, ¡imágenes que conmueven!
      Besoabrazo, querida Rem!

      Eliminar

Dale sin piedad...