viernes, 6 de mayo de 2016

Los casos de Leo. Caso VII Escena 3 Papelito

Si llegaste a leer hasta acá, 
aclárote que para entender algo 
vas a tener que leer la Escena 1
, por supus, la Escena 2
¡He bicho!


Leo envió a Inés y Regina a infiltrarse en un burdel, pero algo salió mal y quedaron atrapadas en un taller de costura clandestino de la publicitada marca Chaski. Por supuesto, el intrépido detective no sabe lo que está pasando y continúa muy campante con su plan...

- Bien, querido Ignacio, es tu turno. Esperás un par de horas, te apersonás en el lupanar como un cliente común, preguntás por las pupilas Aída Merrosca o Analía Cavallo como si te las hubieran recomendado. Ellas ya habrán tratado de contactar a la chica que nos mandó el papelito. Mantené el celular en silencio, nos vamos contactando para ver cómo seguir según si hay patovicas o controles.
- Nclarísimo, jefe. Moy a ncomer algo y zalgo bara allá. Una bregunta...
- Claro...
- Zí me ofrezen a Aída, ¿ne doy nrosca?
- No empecemos con chistes malos, no es momento.
- Bero zi me ofrezen Analía Ncavallo, zoy capaz ne enduziasm...
- ¡Cortala, bobo! Rajá y dejame pensar cómo seguimos... ¡Estate atento!

 En otro barrio...
- ¡Ailín! ¿Dónde estuviste anoche, desgraciada?
- E... es... estuve en el negocio, mi amor.
- ¡Mentira! ¡Pasé por la sala y la oficina y no te vi!
- Emmm... es... cof, estaría con un cliente... A veces las chicas no dan abasto y...
¡Plaf!
- ¡Tomá, por las dudas!
¡Plaf!
- ¡Ayyy!
- Te vas urgente a trabajar. Vas a llegar a la noche reventada y ahí te agarro yo.

En el taller clandestino de la paquetísima Chaski, Inés...
- ¡Mové esos rollos, rubia! De paso me alegrás la vista...
- ¡Rollos tu madrina! Me mato en el gimnasio solo para que...
- ¡Los rollos de tela, pavota!
- Uf, es que son muy pesados. Casi como vos...
- Los rollos los manejan siempre las nuevas, son las que más fuerzas traen. Después van decayendo las desgraciadas y no sirven más que para costuras menores.
- Y... ¿qué pasa cuando enferman?
- Siempre son útiles mientras pueden caminar, mejor dicho mover las manos. Cuando ya no pueden se van.
- ¿Se van? ¿Adónde?
- Jajaja... se van, desaparecen, no están en ningún lado.
- Eso ya lo escuché. Y del peor tipo.
- Lo escuchaste y lo vas a experimentar si no te mantenés sanita.
- ¡Soy sanita, che! Ehhh, ¿y cómo es eso de sanita?
- Sanita, clarísimo. Si te alimentás bien...
- Bueno, tengo algunos pesos hasta mi primer sueldo aquí, en la hora de la comida... Hay un bar en la esquina que...
- Juaaaaaa, no me hagas reír que se me descose el sobaco. De acá no se sale.
- Uy, ¿y cómo me voy a alimentar bien entonces?
- Mirá, rubia, hay niveles entre las obreras. Las que prestan servicios de entretenimiento del personal durante la noche reciben mejor alimentación. Las otras, un guisardo de sobras, cuando hay, claro.
- ¿Y mi compañera Analía?
- Mmmm, creo que está en otro sector. ¡Basta de perder tiempo! ¡A acarrear tela!
- Uffff... [¡Leo y cómo será tu madre!]
- ¿Qué estás murmurando, Barbie de suburbio?


Al rato, Ignacio busca el supuesto burdel en la dirección indicada por Benny. Presiona un pulsador de portero eléctrico en la reja y suena a lo lejos y en el interior la melodía de You can leave your hat on...
- Iucaniii iojerooon♪... Iucaniii iojeroooon♫... ¡E muzihita ahorde a un murdel!
- ¿Qué se le ofrece al señor?
- Mengo or zuz nzervizios ne nezcombrezión mzicológica y maz amajo...
- Oh, sí. Empuje la puerta cuando escuche la música.
- Iucaniii iojerooon♪... Iucaniii iojeroooon♫...
- Adelante, señor, soy el portero. Comprenderá usted que nuestros servicios comprenden una amplia gama, desde lo más selecto hasta lo suficiente para alguien como usted.
- Epa, epa... ¿y é zería como bara mí? ¿Me vio cara de é?
- Para usted, algo como Cindy...
- A mí ne nrecomendaron a Aída Nmrozca y Analía Ncavallo, omo las mhejorez...
- No sé de qué habla, las pupilas cambian de nombre como de cliente. Lo más adecuado para usted es Cindy, que lo acompañará a su camarín.... ¡Cindy, aquí por favor!
...
- Por favor, Cindy, acompañe al señor y ofrézcale sus servicios WIP.
- Por aquí, señor... ¿Señor..? ¿Su nombre?
- Icnazio de Zanta María, pa lo que uste sobar...
- Mi nombre es Cindy, buen mozo. Cindy Entes, a su servicio... a tu servicio.
- ¡Oughhh! Omprendo ahora lo e izo nezir el bortero... ¡A na zalida no reviento a eze!
- Todo hombre y toda mujer tienen su precio, dicen aquí.
- Zaben ne brecio, ero no zaben ne valor estos. Y... ¿bor qué nzervizios WIP?
- Ah, es Wretched Innocent People... Quién sabe qué significará, pero vamos a lo nuestro... Time is money.
- Muenísizmo, ¿miene Mónica dambién?

Entretanto, Regina en un sector de taller diferente al de Inés...
- ¡Ah, no! Una actriz afamada como yo no puede someterse a esfuerzos sobrehumanos como estas pobres mujeres que no están para las cámaras. ¡Como que me llamo Reg... ejem, Analía Cavallo, exijo hablar con el responsable de este antro cochambroso!
- Es cierto... tiene nombre de actriz porno. ¡Jajaja!
- ¡¿De qué se ríe, pedazo de ropero sin lustre, gorila maloliente, hulk con bigotes?!
- Me río porque estamos en un sector donde nadie puede oírte, muñeca brava.
- ¿Está seguro de que si grito no se oye afuera?
- Enseguida te doy motivos para que hagas la prueba.
- ¡¡¡Uuuaaaaaaaayyyyyyyyy!!!
- ¡Pará, loca, que ni te toqué todavía!
- ¡¡¡Uuuaaaaaaaayyyyyyyyy!!!

Leo, por su parte, se dirige con Benny a toda velocidad con su Peugeot 505 con la idea de montar guardia cerca de la puerta del burdel sin ser vistos.
- ¿Me va a explicar por qué me trae de sopetón a este lugar, don Leo?
- Sos el único que conoce a Ailín do Benites, que puede estar allí. Acordate el mensaje que te dio sobre que el marido la mandaba a trabajar hasta reventar.
- Glup... ¿y si hay tiros?
- Todo puede suceder.
- Y... ¿no tiene chaleco antibalas?
- Hay uno viejo en el baúl, pero no lo puedo abrir desde un choque que tuve en el verano.
- Grap.
¡Screech!
- Epa, ¿qué hace?
- Paro en el quiosco a comprar unos chicles, para matizar la espera, que supongo va a ser larga. Ya seguimos. ¿Te compro algo?
- Curitas, por las dudas de que se arme la gorda.


Continúa y finaliza en la próxima escena...

12 comentarios:

  1. Pero que buena historia.
    Con equivocaciones de direcciones, e Ignacio mandado a cualquier lado.
    Barbie de suburbio, no es aconsejable enojar a Ines Perta. Y Regina se mandó sus buenos gritos.
    Suspenso con lo de Ailen. Interesante lo del ir al quiosco.
    Me dejaste intrigado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sugerencia, que Regina pregunte en algún momento, ¿por que me pasan estas cosas a mí?
    Conmigo siempres está en peligro y también lo suele estar cuando visita a su prima Ines Perta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No quiero aburrirte con mis comentarios, pero esta podría ser una actuación de Regina Clamor.

    http://flipzone.com.ar/ver/id/91/Episodio-1-Golpee-Antes-de-Entrar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota. Mi gran problema (además de mis limitaciones escritoriles) es la discontinuidad con la que puedo sentarme un rato. Pierdo el hilo de mis propias historias.
      Pero lo intentamos. Buen video. Para masticar cómo presentar mejor a Regina.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Se pone linda la historia, y me da mucha intriga saber cómo va a terminar.
    Buen final, sutil, pero anticipa que lo que vendrá va a ser interesante.

    ¡Cómo me gusta la palabra "lupanar"! (no me preguntes por qué). Lo felicito por utilizarla.
    Capo Ignacio cantando

    Abrazo Don Oso -podría ser un personaje tuyo, incluso vos como personaje-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De alguna forma tenía que enganchar todo!
      A mí también me gusta lupanar. Creo que la leí por primera vez en El Tony.
      No se me había ocurrio lo de Don Oso, quién sabe...
      Abrazo de punta y justicia (y caño fantástico)!

      Eliminar
    2. Claro que si Oso!
      Abrazo de caño fantástico e histórico!
      Tembló Riquelme... y Yepes también

      Eliminar
  5. ¡Pará, loca, que ni te toqué todavía!, jajajajaja, qué bueno eres, amigo mío. Mira que me he reído con la escena de la musiquita del timbre.
    Qué ganas tengo de leer el final. Soy de mala espera...

    Un beso y un cafelito con ron negro quemado y mucho hielo, hmmmmm...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero se me tiene que ocurrir el final y luego acomodarlo a diálogo sin texto intermedio. Son los minidesafíos que me pongo cuando juego con esto.
      Besos y cafelito de esos!!

      Eliminar
  6. Se esta poniendo espeso el pastel. Esas pobres chicas van a terminar de forma poco decorosa... me parece..

    Espero el final.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataremos de que no sea así... pero nada está dicho.
      Besos!

      Eliminar
  7. Completito el kiosquito no solo un taller textil clandestino sino tbn un lupanar, las chicas la tienen difícil espero que la caballería llegue a tiempo y las rescate de ese antro cochambroso, aunque tanto Ines como Regina han demostrado saber defenderse bastante bien.

    Abrazobeso querido Oso y espero el final de la historia con ansiedad jeje.
    REM

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...