ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Inconexiones

Alguna vez, Teilhard de Chardin escribió que los seres humanos somos objetos erráticos en un mundo inconexo.

Quizás no estaba tan loco como lo quisieron mostrar los científicos, los eclesiásticos y los filósofos de su época.

Teilhard decía que la muerte es el culmen de la vida. Porque todo lo que quedó de nosotros va a nutrir la vida futura sin que nada de lo que fuimos permanezca inútil.

Pero somos complejos, tenemos conciencia de ser nosotros mismos. Sabemos, como ningún otro ser, que nos vamos a morir.

Asumido como objeto errático, se me ocurre que estoy (estamos) cada vez más lejos de parecerme a la promesa que fui y más cerca de parecerme al cadáver que seré.

Cuando era más una promesa se acumulaban en mi mente los recuerdos del futuro que no tenía, pero que imaginaba vivir. La incerteza y el porvenir preñado de posibilidades definían ese horizonte elusivo pero casi, casi, al alcance de las manos.

En la medida que lentamente empiezo a parecerme al cadáver que seré, devano remolinos de recuerdos que se acumulan, felices y tristes, fundamentales y triviales. Recuerdo de lo que ya no es, pero que configura lo que soy y da forma a las cicatrices que porto.

Claro que hay recuerdos por vivir. Claro que las marcas son cada vez más y más profundas.

En ese recuerdo, en esa vivencia están ustedes, estás vos.

Uno de los seres con los que me he cruzado y que ha añadido marcas en mi piel.

Alguien que me ha valorado a pesar de mí.

Alguien con quien he aprendido que no hay sinonimia entre angustia y depresión.

Alguien con quien he reído, sufrido, a quien he sentido emocionarse.

Alguien con manos que he estrechado, que he sentido en mi hombro, que me ha despertado con el coscorrón oportuno de alguna anestesia.

Alguien que buscó mi compañía.

Alguien que me ha visitado a pesar de mi incomparecencia.

Alguien que me ha abrazado.

Alguien a quien he tratado de contagiar cosas que he olvidado. De tatuar cicatrices sin dolor. De quien esperé solo una sonrisa.

Son ustedes, sos vos que hacés un poco menos inconexo el mundo.

Son ustedes, sos vos que estás leyendo.


¡Que tengas un feliz 2014, pero feliz, eh!


Es un textito viejo, que nunca publiqué acá. Con el calor la extremada actividad de laburo de estos días, no tuve otra que echar mano a este saludo

8 comentarios:

  1. Pero es interesante. Me gusta tu planteo sobre la forma en que virtualmente nos conectamos con los pensamientos ajenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que arranque y sostenga un buen año, Demiurgo!

      Eliminar
  2. Te leo hoy y me conmueve leerte. Y como uno es un impulsivo incorregible, te dejo este comentario.

    Y como te estoy leyendo te digo, que me gustó leerte.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Casss, bienvenida. Espero no te aburras pronto.
      Buen 14 para vos!

      Eliminar
  3. gracias por incluirnos entonces.... pasaba para desearte que este 2014 sea lo mejor para vos.... felices fiestas master! salu2...

    ResponderEliminar
  4. Que bueno que haya echado mano a este texto que andaba por ahi , me gustó muchísimo porque además es algo profundamente humano, así somos.

    Abrazos y espero que sus días transcurran de la mejor manera. Muy Buen 2014 mi estimadísimo Oso. (lo del comentario 3000 me encanrtó)

    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo puse porque es uno de esos escritos en que me siento bastante reflejado y, bueno, entre esto de compartir y de no perderlo, lo mandé.
      Lo de 3000, un detalle que no supe prever, pero mucho mejor si le encantó, créame.
      Abrazo

      Eliminar

Dale sin piedad...