lunes, 5 de diciembre de 2011

Desconfianza

Serena la desconfianza 
nos ha ganado terreno
y no le falta veneno
a este mirar de reojo,
suspiro que se entrecorta
en infinita mirada
que diciendo dice nada
pero clama con enojo.

En el parque de los besos
el rayo se hizo presente
entre el aroma silente
de las fuentes cantarinas
el nudo que ya se afloja
no se disuelve en caricias
ni ofrendarán las primicias
entre festivas retinas.

De sueños estamos hechos
así no encastren ladrillos
pero suenen los zarcillos
cuando la brisa se siente
y los ojos tornen limpios
arreando ante sí la verdad,
en el vientre, la heredad
y deseos de simiente.

Los lances desde el rabillo
negando a este al sol de frente
como olisqueando presentes
cuecen variadas las suertes
y la mano que amparaba
ese rostro, esos contornos,
ya se aferra sin retorno
al barandal de la muerte.

9 comentarios:

  1. Para ir matizando un poco la historia de Nicolás Elarroz...

    ResponderEliminar
  2. Como la cizaña entre los trigales, implacable, lenta, progresiva...

    Pero todavía le tengo fe a algunas espigas.


    Un beso.


    SIL

    ResponderEliminar
  3. No le falta nada a su poema mi estimado Oso.
    Amor, sueños, simiente, muerte ...etc.
    Completito lo suyo que por cierto cada día mejor, por eso es tan bueno leerlo amigo mío.

    Besos y abrazos para Ud.
    REM

    ResponderEliminar
  4. Crea la sensación de que algo se acerca, silencioso y con mirada torva, como si te fuera a atacar por sorpresa...
    Me gusta mucho el ritmo del poema...y la historia de Elarroz también...
    Besos sr Oso!

    ResponderEliminar
  5. Tremenda mina es la desconfianza!

    Felices fiestas oso querido!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  6. Hay que tener desconfianza a la desconfianza cuando viene así, sigilosa y con perfil bajo, porque se mete muy adentro.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. muy bueno, interesante y telúrico, lo imagino recitado y guitarreado...

    saludos dos Oso, le debo la lectura del as tres partes de su Elarroz, aunque usted hace mucho que no pasa por el barrio...

    ResponderEliminar
  8. Hasta la imagen que elegiste le da un tono sombrío a esta dama, la desconfianza.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Y que tormentosa resulta a veces la desconfianza…aunque hoy leyéndote la has hecho hermosa…
    Me encantó adentrarme en ese maravilloso ritmo de tus letras…

    Muackss!! ;-)

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...