ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Aventurillas: aventuras en Villa

 Una aventura es una experiencia de naturaleza arriesgada normalmente compuesta de eventos inesperados, define en seco la Wikipedia. Empresa de resultado incierto o que presenta riesgos, en el mismo sentido sentencia el diccionario de la RAE. Sin fatigar nuestras neuronas, podemos concluir entonces que salir a hacer los mandados constituye una aventura. Puede argüirse que las expectativas puestas en la consecución del objetivo de comprar dos cebollas y un morrón dista bastante de rescatar una princesa de lo alto de una torre medieval al solo abrigo del calor de la pasión ante el frío acero del chaparrón de flechas. Pero, extrañamente, no consta en la definición.

En cambio, y para no seguir divagando, toda definición erudita escasea de exactitud cuando se la aplica a Villa Constitución. He aquí el momento de consignar que toda tarea que merodee el espacio público villense constituye una aventura, si no por los acontecimientos capaces de espantar al más pintado será por la sensación de que algo va a suceder. Y casi nunca ese algo que pende del hilo de la fatalidad es un anillo con brillantes destinado a engalanar el anular de una núbil doncella sino que, muy por el contrario, consistirá en atrocidades que oscilan entre un yunque colgante -en el no peor de los casos- y una cagada de aquel murciélago que se apresta a dormir liviano en lo alto de un apretado fresno.
Toda palabra que intente explicar este fenómeno no hace más que agregar una cerúlea pátina que, antes que despabilar a los ya bostezantes lectores, contribuirá a despertar en ellos la más tenebrosa ofuscación de entendimiento.

Frases como: ¡¿Qué carajo pasa en Villa, que no encuentro la dirección que me dieron?!, son habituales en remiseros que con diez años de antigüedad en el rubro intentan arribar a cualquier lugar de barrio Domingo Troilo en un solo intento sin preguntar y sin soplar.

Cierto comisionista sabrá que todo envío destinado a su oficina de calle Eva Perón (Corrientes, para quien apoya alguno de sus pies en la realidad) llegará indubitablemente a la casa de mis viejos en Presidente Perón a la misma altura. Entonces deberá disponer de un servicio propio de traslado de sus propias correspondencia y encomiendas que vadee las diez cuadras que separan dichos domicilios. Este servicio se realizará con cierta frecuencia para evitar el amontonamiento de cartas, revistas y paquetes ante la azorada vista de un par de septuagenarios que ya no disimularán el tedio de la repetición, antes bien saludarán con eufórica bienvenida la llegada de ladrones que se alcen con los paquetes inopinadamente.

Por cierto, Villa no es sólo un mundo ajeno al devenir de la historia -cual Lothlórien invertido- sino que hasta su presencia mundial puede destacarse por la módica desidia de no contar con Parajes en la zona, según la ya mencionada Wikipedia, sino con Parejas. Las Parejas villenses  más conocidas constan en la ilustrada y borgeana todopedia.

Invito a los desengañados lectores de este aventurrero blog a sumergirse en el aburrido y módico  -eso sí, único- mundo de las aventurillas: aventuras en Villa.

[continuará, mal que os pese]

17 comentarios:

  1. Creo ciegamente en tu palabra, pero todo éso, no será de lunes a sábado...?

    Los domingos parece Lothlórien... (¿no estoy siendo objetiva?)

    Otra muy buena crónica de los males crónicos de la city (para la antología).

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué hijo de tu madre, no había visto lo del DRAE...
    Juas!

    ResponderEliminar
  3. De haber sabido que la wiki te ponía al tanto de los puteríos de Villa, ni me gasto en indagar en enero. Jaja. ¿Quién habrá puesto "Parejas"?
    ¿Che, vos vivís en calle Presidente Perón? ja
    Sabés que me gustan esas cosas de Villa y me gusta cómo lo contás.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  4. Ok! o sea que si salgo a barrer o simplemente a comprar dos cebollas pal' tuco, tengo que ponerme si o si el casco!
    No puedo permitir que un murcielaguito me cague los rulos vio?
    :P

    Serà todo un honor conocer las aventuras de Villa♥
    (me suena conocido el nombre que, por cierto, es el apellido de una señora que conozco y muy de cerca jajaja)


    Beso, y abrazo pa' usteT♥

    ResponderEliminar
  5. Oso esto tiene que seguir, tenemos que llegar al centro de este entuerto cuanto antes!
    Villa es un conglomerado de extrañas calles, cortadas y rotondas que nos marean tanto como seducen, nos hunden en una dimensión paralela, donde las calles cambian de nombre según el gobierno de turno, donde todo está patas pa arriba y todos mirando pa abajo!
    vamos a ver como siguen estos relatos!!!
    no nos hagas desear tanto cheeeeee!!!
    jejej
    salute!

    ResponderEliminar
  6. Mi aventura consta en llegar al trabajo atravesando la 9 de Julio, que hoy por hoy es más infranqueable que el arroyo Maldonado .

    Besos

    ResponderEliminar
  7. SIL 1: Veré si mis informantes corroboran esa versión no dominguera.

    SIL 2: Ups...

    VIVI: Por algo ud habrá rajado de estos pagos. Lo del artículo de wikipedia es de terror!

    PASSION: ¿Lo de Villa? Real, mire...
    ¿Allá también pasa de todo cuando uno va al mercado?

    D8O: Lo mío es a modo de anticonjuro, a ver si alguna vez algo permanece, además de la sorpresa permanente y los funcionarios eternos.

    LUNA: ¿Más complicado que el mítico Maldonado? Miércoles, y yo que pensaba que éramos exclusivos.

    GRACIAS GENTE LINDA, POR PERSISTIR

    ResponderEliminar
  8. Todo lo contrario, mi querido Oso. Por algo vuelvo pal pago. Extraño mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Cada casa es un mundo y cada ciudad lo es también, Bahía no tenía ( a mi entender) muchas aventuras en su haber, ahora que se bien la definición de tal concepto puedo escribir libros enteros sobre el tema.


    Uno aprende a renegar de lo suyo pero cuando se aleja lo defiende a capa y espada (sabés que hablo por experiencia).


    Seguiré las Aventurillas.

    Ah!! Salió mail URGENTE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Leelo!!!!!!!!!!!!



    Besos miles.

    ResponderEliminar
  10. Ya estas cuestiones de calles que desaparecen y correspondencia que no llega donde corresponde me preocupan mucho, ¿todavía hay más?

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. ¡Fantástico Oso, estoy deseando seguir leyendo mas historia Villenses...ya tuve ocasión de ver alguna que otra trifulca por algunas no muy precisas señales de tráfico...ahora veo que hay dificultades por las calles que no son y están o viceversa.
    Vea que además me estoy preparando a fondo, y por consejo de un común amigo estoy leyendo al Negro Fontanarrosa, para ir entrando en ambiente, ja,ja.
    Besos y a seguir con la birome!
    Paloma

    ResponderEliminar
  12. me encantan estos relatos dolinescos sobre tu mundillo

    corregido el error en wiki...

    abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Es interesante y conocer más no cae nada mal!

    Besís Osito bello.

    ResponderEliminar
  14. Esperamos las aventuras o desventuras villenses, lo de Wikipedia no entendí, y menos la frase "Hoy, a pesar de que la ciudad de Rosario es mas grande y hermosa, es sabido que Villa Constitución tiene cinco veces mas habitantes." Me la requebró, está mal redactado o soy un bestia que no entiende (me juego por la última).
    En cuanto a los cambios de nombres de las calles, ojala cambiaran la mía, Agustín P. Justo, dictador, golpista, llegó a la presidencia por un famoso fraude electoral, y allí está. Quiero que se llame Julio Cortázar, Quinquela Martín o Astor Piazzolla por nombrar algunos, por Dios basta de políticos!
    Bueno aparezca pronto Oso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. VIVI: Es cierto, uno extraña la querencia. Quién iba a pensarlo...

    LASCIVIA: Cómo no voy a saberlo, amiga, si te brota por los poros.

    MARIELA: Hay más, ya empezaré con las aventurillas.

    PALOMA: Sabe ud que se mete en tierras extrañas, pero se mete igual. Esa es la tinta!!

    GALÁN: Uf, qué garrón, tengo que actualizar el post, jajaja

    EVA: Hasta parece un lugar interesante si uno lo mira con cariño...

    CARICIAS: Entonces veremos que sale de este teclado (un poco falto de inspiración).

    RUMI: En la Wikipedia decía "Parejas" donde debió decir "Parajes", pero alguna mano ordenadora osó (no el oso) corregirlo. Lo otro que dice ud no lo ví, quelorretiró, me ganó de mano...


    ¡¡Gracias!!

    ResponderEliminar
  16. Don Oso, me estoy poniendo al día con sus entradas (no capilares, claro está). Villa tiene todo un raro entorno que la hace mística, extraña... incluso hasta estuvimos cerca dos décadas atrás de convertirnos en ciudad fantasma, recuerda?? ja. Un abrazo!

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...