domingo, 20 de diciembre de 2009

Cantar decembrino

Duerme la cordura su sueño más profundo,
despiertan polvorientos arcanos mensajeros,
preñada de alegorías, tan vieja como el mundo,
historia de profetas, de errantes pregoneros.

Porque sueñan peregrinos, errabundos, los lares;
se acallan multitudes, se avienen a ser uno
y a la sombra de sus piras, juegan en los altares,
hasta esfumarse, rendidos, aquel instante oportuno.

Confluyen los tiempos, el talón cae, violento,
y se preguntan -sin escarnio alguno- los mitos,
si puede retrotraerse de alguna manera el tiempo,
si olimpos, si panteones pueden ya no ser contritos.

En cambio viene del este, el que se alza imponente,
es quien dibuja las sombras, brillos, contraluces.
Quien empuja los vientos, los tiempos, aquiescente,
de quien se dice que fuerza a reconducir los cauces.

Algo pasó en el cielo, allá, sólo un pálido destello,
los conjuros se cerraron, rasgan los templos sus velos.
En la frente una señal, la segunda. Sí, el resello,
y lo podrido, de blanco, no puede mirar los cielos.

Y la señal, la segunda, ya deviene en tal denuncia,
-no hay gambetas ni elusiones que excusen la osadía-
está la marca en su mano, que con gestos se pronuncia,
está la lengua afilada y feroz ya siega la hipocresía.

Augures que acuñan las suertes que están echadas,
señores que acarician lo vacuo de sus altares,
monedas que ya cortan los dedos de la redada,
ya otra sangre es la que falta para dibujar cantares.

Aquellos que ya vendrán, porque se acerca la hora,
del día jamás pensado en que se jueguen destinos
de las manos que se cruzan cuando suene la anacora,
y se acaben las opciones, empujados al camino.

Y los lares y los duendes, querubines y baales
sabrán que maduro ya está el tiempo de la cosecha,
y se dormirán tranquilos bajo ligeros cendales,
cuando hayamos aprendido con la historia toda hecha.


Publicado también en Villeraturas, 20/12/09]

14 comentarios:

  1. Imponente! ! !
    Sublime ! ! !

    ya me expedí en Villeraturas, no quiero pecar de exceso, y menos en este contexto...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Don Oso, es en diciembre cuando nos asaltan a veces, las dudas sobre nuestro destino, si está escrito o decidido, si acaso habrá señales o no en caso de un inminente final; y es en diciembre que por ahí nos acordamos, casi de rebote e improviso, que en la vida hay algo más que la rutina, los problemas cotidianos y la falta de guita, en momentos en que vemos imágenes de pesebres o de angelitos. Pero incluso, son cada vez menos esos símbolos de fe, reemplazados por tradiciones de otras latitudes, ya materializadas de tal manera en nuestra cultura y creencias que prácticamente las fechas toman analogías dispares y lo que es peor, a muchos nos traen más cantidad de malos augurios que de buenos.
    Sin duda, que los baales se toman la panza de la risa, en tanto echan más leña al fuego. Y los querubines, qué decirle, acaso no tengan ganas de pedirle una tregua a los de allá abajo e invitar una ronda de bebida espiritual y brindar por "un futuro sin preocupaciones humanas, total, que más da, si a ellos no les importa su destino, qué tanto a nosotros".
    Un abrazo don Oso!

    ResponderEliminar
  3. Excelente,Oso!
    Hay una hsitoria bajo la métrica
    que refiere al final d elos tiempos, como bien señala
    la poeta Sil en Villeraturas(che, si postean un mismo texto en dos blogs¿puedo copiar mi respuesta en ambos?)jejeje.
    Retomo:
    encima me ha mandado querido Oso,al diccionario, porque no se qué quieren decir "anacora" ni "Cendal" ni...bueno, ir al diccionario es una sana costumbre,
    ¡muchas gracias!
    Y felicitaciones de nuevo, ya me imaginaba las escenas dibujadas en historieta...

    ResponderEliminar
  4. SIL: Andaba con ganas de hacer versos, pero sabe que me cuestan que salgan. Lo iba a repartir como regalito de fin de año, pero se me chispoteó acá... (Segundas explicaciones nunca fueron buenas)

    NETO: No está mal diciembre. Nos pone a repasar la tierra que se junta en momentos más acelerados. Claro que hay una clase de angustia, al fin y al cabo estamos arrojados a la existencia, según uno que sabía...

    FELIPE: Claro, ud. se aprovecha de mi vagancia para vaguear ud. también!! Claro que se puede copiar comentario, es un efecto colateral que generamos los que publicamos en diferentes blogs. El que avisa no es traidor, dijo el filósofo...
    Si le anda sirviendo, dibuje ud que de eso sabe y mucho.

    Gracias enormes...

    ResponderEliminar
  5. preci-oso

    muy bueno, me gusta cuando estás así de inspirado, parece que los versos te salgan de una, como guiado por la mano invisible de la inconciencia


    abrazo oso!

    pd: creo que no fui yo quien dijo "el que avisa no es traidor"... ;)

    ResponderEliminar
  6. Vaya inspiración!!! Menos mal que te cuestan los versos, según leí en tu comentario anterior. Excelente y cargado de sensibilidad. En cada diciembre se me junta la historia toda y me pesa y me desembarazo del peso ni bien empieza enero.
    Ah! En enero esperame. Aprontá el tereré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Paso a dejarte un gran abrazo y un beso gigante... desearte una maravillosa navidad y un año nuevo lleno de éxitos amor paz y felicidad...

    cariños.
    muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk
    :)

    ResponderEliminar
  8. GALÁN: Algo así es lo que sucede, sale de un tirón. La macana es que me agoto de tal manera que no me dan ganas de hacerle correcciones.

    VIVI: Listo el tereré, avise nomás...

    CYNTHIA: Gracias por tu saludo. Buen año el próximo, mejor que éste, claro...

    ResponderEliminar
  9. Toda la poesía la albergaron tus cantos de diciembre, nos mojaron la cara, nos lavaron el alma y una húmeda razón nos hizo pensar si alguna vez cambiaremos la historia.

    Besos y aplausos Oso poeta!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  10. Simplementeee.....bello.Besos.SOLE

    ResponderEliminar
  11. Un texto no tan fácil, merece una segunda lectura.

    te deseo un feliz 2010

    ResponderEliminar
  12. Hermoso relato, me gusto muchisimo Oso!

    P.D.: Felices Fiestas!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Oso, que buen apunte...
    como las alegorías navideñas me importan un bledo, como estos festejos me saturan y agotan, como los querubines son unos vigilantes, los duendes fuleros, no creo en destinos marcados, soy pagana y además creo que en breve escribiremos nuestra propia historia, y los profetas apocalípticos tendrán que hacerse cargo de su propia desgracia… quiero decirte que tu Cantar Decembrino me pareció una genialidad, y si bien hice mi propia interpretación fue gracias al disparo de cada uno de tus versos.

    Che, no me rajo, solo viajo a mi otra tierra. Gracias por visitar mi botiquín
    Un gustazo leerte che

    Estercita

    ResponderEliminar
  14. HUMITO: Gracias, mujer poesía... Buen año para vos.

    SOLE: Besote, Soles

    IVAN: Dele nomás. Y que comiences muy bien al 10.

    CARLA: Igualmente. besos

    ISABEL: El gusto es mutuo. y gracias por tus comentarios.

    A todos, gracias inmensas una vez más.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...