ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

martes, 25 de agosto de 2009

Una carta

Una carta, arte ensobrado, fino pulso, ensueño,
señal de humo, jinete polvoriento de posta,
pluma al viento, pequeño cofre cerrado
que guarda la melodía quieta y cansina
del un puñado de palabras pensadas dos veces.

Una carta. Declaración de guerra al hastío,
soberbia plenitud que se condensa,
mensaje claro, fechado, persistente,
veneración en arcón de los recuerdos,
venero promisorio de porvenir incierto.

Una carta y lágrimas y estambules,
y pozos de agua en benín y ritos y
túnicas coloridas y desiertos donde se
escribe en una tienda y palacios donde
entre cendales se pulsa dorada pluma.

Una carta. Y promesas de encuentros.
Una lágrima o más, si ya se sueltan,
si ya transcurren en comba ruta de sal,
si ya se quedan pendientes por caer,
si ya no pueden guardar lo que se siente.

Una carta, una señal, un manifiesto
de lo que no pudo ser o de lo que ha sido.
Una carta, dijo dupin, y se quedó pensando
que siempre hay más de lo que se dice,
que siempre hay más de lo que se escribe

en una carta.

21 comentarios:

  1. qué carta!!!
    siempre hay más de lo que se dice
    siempre hay más de lo que se escribe

    felicidates Oso!!

    Un BESOOOOTEEEEEE

    ResponderEliminar
  2. y no siempre llega a destino...!

    me encantó! besos!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  3. Yo que tuve la gran suerte de esperarlas, recibirlas y enviarlas, se que cada palabra de este texto es real.

    Me trajo recuerdos maravillos don oso, gracias, besos para usted.
    Tere.

    ResponderEliminar
  4. ¡Maravilloso! ¿Había que pensar dos veces las palabras de una carta? Con razón me he arrepentido a menudo de esos documentos que he dejado dispersos por el mundo. Adoro las cartas de papel. No es lo mismo el e-mail. Abrir el sobre con cuidado como quien va a descubrir un tesoro, con ánsias, con ilusión, descubrir la letra de la persona que escribe y su mano en esa letra. Ahora solamente llegan por correo los impuestos de caligrafía fría e impersonal. Yo sigo escribiendo cartas en ocasiones especiales. Me encantó este poema. Muy muy bello. Besos

    ResponderEliminar
  5. Cartas, apuntes, borradores, misceláneas...
    Hojas olvidadas que escritas con fe,
    tarde o temprano, antes o después,
    hacen que las manos rocen el papel,
    y logran el milagro de mover montañas.

    ResponderEliminar
  6. Una carta siendo larga o corta, con o sin destino, ccon o sin posdata, con o sin reseptor... Siempre pense que las cartas esconden muchos silencios y lagrimas... no sé por qué!!! ocurrencias mias! abrazo oso... me encanto el post...

    ResponderEliminar
  7. Que hermoso Nestor... conmovedores estos versos, las cartas tienen un lugar en mi corazón, a pesar de que actualmente utilizo los mails, las extraño mucho, porque solía enviar bastante cartas...
    El poema es exquisito, tiene nostalgia y un poco de tristeza. y el final totalmente cierto, y terriblemente bello.

    ResponderEliminar
  8. Deberíamos volver a las cartas de papel, será que la prisa no nos permite tomarnos esa molestia y optamos por lo más fácil?
    Que pena!

    Besos
    REM

    ResponderEliminar
  9. ay Oso! se me puso romántico!
    y qué reales son sus versos!

    por eso tengo un blog!
    jajaja

    hay veces en uno debe guardarse muchas palabras
    porque no fue el momento
    no fue la situación correcta
    no se puede decir a los ojos

    por eso tengo un blog

    Gracias por escribir asi!

    Abrazo de osa♥

    ResponderEliminar
  10. Como te dije en Villeraturas, es magnífico el texto, por lo que dice, por el homenaje, por lo que deja pensar. En una carta pueden viajar tantas cosas y uno, puede ansiar tanto la llegada de otra. Ahora, en tiempos donde lo electrónico es más práctico, la carta quizá cobre el valor o sentimentalismo que parece, había perdido.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Sensaciones: Gracias, poesía.

    Humo: Cuánta razón, no siempre llega.

    Tere: El misterio y la emoción de las cartas. Momentos únicos.

    Vivi: Algunas veces se piensa dos veces; otras no. Sin embargo, el mensaje más etéreo queda sólido en la carta.

    Sil: Esa estrofa puede agregarse perfectamente. O tal vez sustituir algo, ¿no?

    Lichi: Las cartas esconden silencios y lágrimas. ¡Qué definición!

    Carla: Gracias, hay algo de magia en el hecho de escribir y recibir cartas.

    Rem: No abandonar lo que nos dio alegrías alguna vez, ¿se tratará de eso?

    Passion: Gracias, flor de mina, por eso tenemos blogs, ja!

    Neto: Además, es difícil que un superior del trabajo te dé órdenes por carta, que un cliente reclame algo por carta, etc. Creo que algo del encanto de los mais lo limpió la posibilidad de control sobre la vida de la gente.

    Gracias a todos por tomarse la molestia de leer esta botella al mar.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  12. lindo, nostálgico, romántico

    una carta...

    dejé de escribirlas a mano desde que tengo teclado (es que mi letra es horriblemente ilegible)

    ResponderEliminar
  13. oso

    Una carta. Declaración de guerra al hastío,
    soberbia plenitud que se condensa,
    mensaje claro, fechado, persistente,
    veneración en arcón de los recuerdos,
    venero promisorio de porvenir incierto.


    absolutamente viceral
    descarnado hasta la luz
    ME HA ENCANTADO!!!

    ResponderEliminar
  14. Y también en lo que se habla Don Oso.
    Las palabras tienen surcos por donde meterse para ver mas allá.
    Muy buena carta.

    Un abrazo grande.

    MAGAH

    ResponderEliminar
  15. Una carte encierra tantas cosas, siempre una carta hace galopar el corazón los sentidos, sea lo mucho o poco lo estético o borrador que se detalle es la tinta de un sentir de un decir que comienza su camino a detallar, es un ida y vuelta entre cartas y membretes esos que siempre sellamos con el nombre a quien va directo... a vos!!!


    Bello realmente bello homenaje a algo que se está perdiendo, la carta por correo.... con ese sobre y olor al remitente y al suspiro mientras el sobre llega a nuestra manos....

    cariños besos muchos muchos...
    muakkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  16. Oso:
    ¡Qué hermoso poema! Y qué cierto...
    Me quedo especialente con
    "Una carta. Declaración de guerra al hastío,
    soberbia plenitud que se condensa,
    mensaje claro, fechado, persistente,
    veneración en arcón de los recuerdos,
    venero promisorio de porvenir incierto."
    Precioso.

    Un abrazo.
    Irina

    ResponderEliminar
  17. Una carta puede, transportarnos a millones de lugares , de estados. Cuantas cosas encierran, despiertan, palabras en un papel , verdad??
    Me encanto, y de verdad ha despertado en mi ganas de escribir una, o de leer algunas...
    Un besote "asi" de grande!!

    ResponderEliminar
  18. GALÁN: Casi, casi, lo mismo me pasa a mí. Me gusta leer cartas manuscritas, me cuesta escribirlas.

    ELISA: Gracias, así son las cartas, descarnadas, creo, dicen y dicen...

    MAGAH: Las palabras tienen surcos, ¡flor de dicho!

    CYNTHIA: Las cartas van al corazón, aun cuando no se lo proponen directamente.

    NINA: Gracias, pibita ojos de poesía.

    PANCHUSS: Gracias por tu visita y tus palabras.

    ResponderEliminar
  19. ORIENTE: Aunque más no sea que haya despertado inte´res en las cartas, ya se justifica el escrito. Gracias

    ResponderEliminar
  20. Oso, siempre pense lo mismo sobre que las cartas esconden silencios y lagrimas... pero vos la remarcaste y a mi me dio pie para hacer algun trabajo... gracias Oso!!!

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...