lunes, 8 de junio de 2009

Canción de caminantes

No es mi costumbre -como se percibe- hacer de este blog una bitácora o un diario de vida. Demasiado lucha uno con la suya como para cargar con ésta. Pero hoy quiero dejar testimonio de una experiencia que realizamos desde la escuela con adolescentes; por lo que este blog quedará en espera.
Hoy partimos hacia el Cerro Champaquí (el más alto de Córdoba), a subirlo. Una experiencia que realizamos anualmente con alumnos de Cuarto Año. Van unas imágenes de la experiencia del 2008
Trepando la sierra

Albergue al pie del Cerro


Subiendo a la cumbre en la Cueva de los Comechingones

En la cumbre

Vista desde la cumbre

En el albergue


Vista del cerro desde el albergue

Payasos en el fogón


Caminantes



Aquí aprendemos a darnos la mano para caminar,
aprendemos que solos no podemos,
al menos que no podemos nada válido
si no hay a quién mirarle los ojos.

Seguimos el camino de Nancy y Ricardo,
que nos esperan arriba
porque ya llegaron,
porque nos dejaron las huellas
indelebles en las piedras,
en la nieve.

Subimos, pero subimos de la mano.
Subimos todos o ninguno.
Subimos con la marca del camino en nuestros pies,
con el sol en los ojos,
con el fuego interior
que aplaca el frío.

No faltan el llanto, la bronca ni las heridas.
Pero tampoco la esperanza,
la vista entre el camino y la meta.

26 comentarios:

  1. subimos todos o ninguno...
    cuánta verdad en una sola frase, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Mmmm, que emocionante ha de ser, una hermosa comunion con la naturaleza.
    Bueno don oso lo espero a su regreso, pero abajo del cerro, soy cero aventura.

    Esperamos mas fotos 2009.

    Un abrazo.
    Tere.

    ResponderEliminar
  3. Cuando existe compañerismo, solidaridad, el esfuerzo es llevadero, tengo amigos que hicieron esa experiencia, y me comentaron que es gratificante y hermosa... un abrazo oso

    ResponderEliminar
  4. Que hermoso, gracias por compartirlo....

    cariños!!
    nos vemos a tu vuelta...
    muak

    ResponderEliminar
  5. Que linda experiencia Oso!
    Las fotos muy bonitas y la poesia del final tambien

    ResponderEliminar
  6. Es infinita la riqueza de esas experiencias!.
    Me gustó mucho la canción del final.
    Besos
    Pau

    ResponderEliminar
  7. hola oso las fotos son extraordinarias. es una experiencia que jamas los chicos podrán olvidar-
    beso

    ResponderEliminar
  8. Oso, que la pasen muy bien y en las próximas fotos una sonrisa por favor o las alturas te ponen serio!! Jaja. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusta mucho realizar caminatas a la montaña, caminar y vivir la naturaleza, aunque hace tiempo que no lo hago.... gracias por compartir tan bellos parajes...

    Un besote grandoteeee!!!

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado. Una bellisima experiencia la de la "unidad"
    No hay mas palabras.
    besos y mucho amor
    je

    ResponderEliminar
  11. Es todo un placer saber que alguien como tú trata con jóvenes. El mundo podría ser mejor si se diera más a menudo esto: grandes maestros con la juventud.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. muy pero muy bueno, felicitaciones oso, me hace acordar cuando yo me fui al champa con los pibes de la escuela con 15 o1 6 años, fue genial, unir lazos con la barra en esa época fue genial!
    muy buenas fotos!
    abrazos!

    ResponderEliminar
  13. Por el contrario me gusta el giro de bitácora que acaba de tomar el blog, le da un toque de humanismo, jajaja.
    Es bueno saber que hace ud. cosas humanas digo, sino es como algo intangible, etéreo.
    Ya se supo que El Oso, es humano.
    ¡Qué envidia me da verlo ahí!

    ResponderEliminar
  14. Queridísimo Oso:

    Vuelvo después de un tiempo (cuando el cruel Cronos me lo permite) y me encuentro un motón de cosas lindas!

    Primero: me encantó la anécdota del Fino. Me encantan las historias verdaderas, pasadas, escritas con magia, humor y añoranza.

    Segundo: lo del héroe… recuerdo tener una imagen borrosa (yo era niño en ese entonces) de un hombre parado delante de los tanques, y nunca supe muy bien qué había pasado. Hoy gracias a vos me enteré lo sucedido. Impresionante.

    Tercero: debe ser una experiencia hermosa, tanto por el viaje en sí como por ir con tus alumnos. Me encantaría tener esa oportunidad algún día (siempre y cuando el grupo sea copado, y no una manga de adolescentes insoportables infradotados y acéfalos, como suele tocarme)

    Es un clásico ese viaje, no? Hace unos años tenía una novia en Rosario y recuerdo que ella también lo había hecho con el colegio.

    Abrazo de gol

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡Qué lindo!!! Yo me fui a pasar Año Nuevo al Cerro Champaquí. El 2009 lo recibimos bajo la lluvia en el Refugio de Moisés, a mitad de la montaña, pero fue una experiencia linda -y mojada- de todos modos. Lo mejor para vos en este viaje!!!!

    ResponderEliminar
  16. Estimadísimo don Oso:

    Merecido escape.
    Que la buena suerte y el clima estén siempre de su lado.
    SIL

    ResponderEliminar
  17. Que linda experiencia has vivido y que bueno que chicos y maestro hayan podido convivir y disfrutar el viaje.
    Las fotos lindísmas , además de un gran recuerdo para todos.

    BESOS
    REM

    ResponderEliminar
  18. Amigo como cambiaría todo si existieran más docentes como vos, con verdadera vocación, entrega, amor a los pibes, ganas de educar más allá de los libros, educar para la vida.
    Espero que a la vuelta tengas maravillosas historias.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  19. ¿Sabés que esas experiencias les dejan más enseñanzas a los chicos que tooodo el secundario? Cuando lo terminen y se vuelvan unos grandulones como nosotros, recordarán esos viajes y ese profe piola con el que podían hablar de todo, que los escuchaba y los quería. Eso sí, por alguna razón te eligen: seguro sos un buen profe y buen tipo y, también, seguro te encanta la joda y con vos no se aburren. Yo los acompaño en cuanto paseo se les ocurra y se me ocurra a mí pero evito Bariloche. Me parece que implica una responsabilidad de la que no me puedo hacer cargo. Si alguno entra en coma alcohólico, no quiero estar ahí. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  20. sin piedad? ok! usted lo pidio!
    jajaja
    PRECIOSO LUGARRRRRRRRR!
    YO QUIERO IIIIIIIIIIIIR!!!!!!!

    qué bonita experiencia Querido Osooooooooooooo!
    realmente lo felicito!
    me encantan las fotos, páselo lindo :)
    Abrazo calentito♥

    ResponderEliminar
  21. Don Oso!!!

    Que suerte!!!
    El Champaquí es una de mis tareas pendientes, lo miré siempre desde abajo y si él me espera le prometí volver y llegar alto...

    Besotes

    P.D.:Nunca fue a Mendoza?
    También es Espectacular!!!

    ResponderEliminar
  22. wow Oso que bueno!
    nunca pude ir al champaqui, pero sé por los que fueron que es una experiencia inolvidable y para repetir cada vez que se pueda.
    del cuarteto zupay me acuerdo desde el pre-cosquin en villa! fantásticos!

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Nina: alguna vez deberemos aprender, es lo que intentamos.

    Tere: Ya vendrán las fotos (algunas), fantástica experiencia.

    Adolfo: gracias, como siempre.

    Lisandro: es cierto, de lo más fuerte, si se está ante la posibilidad, hay que hacerlo.

    Cynthia: gracias, realmente muy buena experiencia.

    Carla: Gracias, subir al Champa está bastante difundido en la zona y vale la pena.

    Pau: La canción es bellísima, me pareció acorde a la experiencia.

    Norma: Pasado el tiempo, los chicos recuerdan con más cariño esto que el viaje de egresados.

    Neto: Ni fuerzas para reírme, che, o los años me delinean cara de culo o las dos cosas.

    Sensaciones: siempre se puede recuperar algo, siempre.

    Sede: La montaña es sólo una excusa, pero es la excusa perfecta.

    Manolo: Los jóvenes cuentan con la ventaja de la inexperiencia, los que cagamos el mundo solemos ser los adultos, ¿no?

    Dieguito: decime si no es una experiencia fuerte... Con las varias que tengo encima quiero seguir yendo, el tema es que se siente...

    Abrujandra: Si transformo el blog en una bitácora, nos suicidamos en masa a lo Jim Jones, así que dejémoslo etéreo nomás...

    Galán: 1. Decime si en cada barra no hay un fino, o al menos uno que piinte para tal.
    2. Realmente me sigue impresionando.
    3. Probalo. Y si el grupo es como los que describís, mejor, la lejanía de su casa, de su mamita que los cuida, el romperse el culo para hacer algo, etc. los enfrenta consigo mismo. Después me contás.

    Abril: ¿Sabés que siempre pasé de largo por lo de Moisés? Ya me va a tocar el turno de parar algún día, lo tengo pendiente.
    Ah, gracias por pasar por este refugio, no es gran cosa, pero por ahí uno se entretiene...

    Sil: Merecido escape... supongo que es cierto. El clima estuvo de nuestro lado sin duda: dias muy fríos pero soleados y sin viento. La buena suerte espera en alguna esquina...

    Rembrandt: Gracias por tu comentario y por pasar siempre.

    Lascivia: Volvimos. Maravillosas historias, anécdotas, porrazos y todo. Y pibes que hacen algunos descubrimietos fundamentales.

    Viviana: Gracias por tus palabras. En realidad más que elegirme ellos, soy yo el que les hincha para que viajen. Muchos van por los comentarios de los años anteriores, pero a otros hay que empujarlos. A todos nos viene bien...

    Passion: Flor de piba, por qué no. Es una experiencia inolvidable.

    Annie: Es hora de dejar de arrugar con cualquier excusa... El Champa te va a esperar. A Mendoza he ido, pero no a escalar y esas cosas. La cuestión deportiva es secundaria (muy) en este viaje, pero no deja de ser interesantísimo.

    Melina: Me había olvidado de ese precosquín. ¡Claro, si estuve! En la plazoleta del elevador, ¿no?. Fantástico, realmente.

    ResponderEliminar
  24. Bueno, listo... VOLVÉ OSOOO! TE QUEREMOS LEER!
    Jajaja un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. No me cabe la menor duda que esos chicos te deben adorar!!!
    El profe es lo mas...seguron que dicen!
    Suerte y te espero!

    =) HUMO

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...