domingo, 4 de enero de 2009

El mejor

para Gustavo


Supe que tu padre era mi amigo
cuando supe que venías.
Supe que tu madre era mi hermana
desde siempre que está para ver,
para ser,
para entrar.

El tiempo que nos faltó es el que viene,
el que es.
Viéndonos crecer el pelo
a través de la cebolla de vidrio
lo dejamos correr

y hoy –que no lo ahorramos–
contamos las monedas que nos quedan
esperando que ese día
me digas
hasta dónde tenía razón yo,
hasta dónde llegaste conmigo

porque yo sé desde dónde
soltaste mi mano
gritando “soy el mejor”
y pisando olimpos
como hormigueros
decidiste quemar viejos almanaques
y sabiduría de verso amarillo.


(Importado de Villeraturas, 01/04/08)

3 comentarios:

  1. Si el creyó que era el mejor...sin por eso hacer peores, un ganador que no hace a nadie sentirse perdedor. Es porque lo era.
    Besos y amor
    je
    Creo un poco desvario,
    je

    ResponderEliminar
  2. Yo traté de pisar Olimpos, y resultaron hormigueros.
    Y sin gritarlo (mi timidez no lo permitiría) pensé un día ¨soy la mejor¨ ...
    Y aquí estoy, curándome las heridas causadas por las hormigas,y rodeada de viejos almanaques ...deberé quemarlos ?

    Un saludo Oso poeta.

    ResponderEliminar
  3. El mejor es mi ahijado, que siempre lo decía de pequeño. Tal vez necesitara hacerlo.
    Hoy es padre y hace su vida en España y sigue pisando olimpos como hormigueros.
    Sede: creo que nunca a costa de otros. Quiso ser lo mejor que podía ser y está en eso.
    Sil: Ja! nos pasa, varios olimpos me resultaron, a mí también, hormigueros.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...