ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

domingo, 9 de marzo de 2008

La noche


Ratas y rateros se disputan la noche.

Prófugos y amantes se reparten sus sombras.


Por allá unos pibes doblando canastos,

pisando canteros, cascoteando estrellas.

Estuvieron entre suela y suelo,

fueron ellos los sin nombre.

Fueron y no se encontraron,

se perdieron entre mil y mareos,

entre su silencio y otro ruido.


Delante mío tres o cuatro cantando

confesiones de invierno,

caminan abrazados de pared a cordón;

recuerdo otro tiempo y allí estoy.


Cruzo la plaza, dos parejas, una viejita...

El mástil me saluda, cable contra caño;

no se si hace frío o tengo frío.


3 comentarios:

  1. la noche ya no pertenece a nada de lo que nos representaba, ya se perdió en el hilo del tiempo, en ese hilo que creamos y dejamos de observa; en ese frío que se me mete por los huesos pese al primaveral domigno madrileño que nos azota, nos golpea la ventana y nos empuja a la calle...
    una muy buena postal desde el frente!
    salu2

    ResponderEliminar
  2. qué imagen!
    qué letras!

    tan cerca y tan lejos, y noche por medio, es una especie de revuelto en el corazón cuando uno menos se lo espera.

    abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Mágica y oscura como la propia noche.
    Poesía bella.
    Te felicito OSO.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...