ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

domingo, 9 de marzo de 2008

La noche


Ratas y rateros se disputan la noche.

Prófugos y amantes se reparten sus sombras.


Por allá unos pibes doblando canastos,

pisando canteros, cascoteando estrellas.

Estuvieron entre suela y suelo,

fueron ellos los sin nombre.

Fueron y no se encontraron,

se perdieron entre mil y mareos,

entre su silencio y otro ruido.


Delante mío tres o cuatro cantando

confesiones de invierno,

caminan abrazados de pared a cordón;

recuerdo otro tiempo y allí estoy.


Cruzo la plaza, dos parejas, una viejita...

El mástil me saluda, cable contra caño;

no se si hace frío o tengo frío.


3 comentarios:

  1. la noche ya no pertenece a nada de lo que nos representaba, ya se perdió en el hilo del tiempo, en ese hilo que creamos y dejamos de observa; en ese frío que se me mete por los huesos pese al primaveral domigno madrileño que nos azota, nos golpea la ventana y nos empuja a la calle...
    una muy buena postal desde el frente!
    salu2

    ResponderEliminar
  2. qué imagen!
    qué letras!

    tan cerca y tan lejos, y noche por medio, es una especie de revuelto en el corazón cuando uno menos se lo espera.

    abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Mágica y oscura como la propia noche.
    Poesía bella.
    Te felicito OSO.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...