ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Cómo cagar un buen proyecto desde adentro

Quien escribe este blog no deja de asombrarse. Al abrir el semanario La Corneta en la desaforada busqueda del obituario, los chistes de contratapa y algún crucigrama que por una vez no remita a río de Suiza, pequeño yunque de los plateros o chacó de fieltro -todas de tres letras-, se ha topado con otra columna del inclasificable licenciado Emilio Notuyo, la que evidentemente ha conseguido lugar a último momento debido a la ausencia de quién sabe qué artículo. Lo cierto es que a la izquierda de los sensuales pliegues posteriores de la modelo en ascenso Lucila Carnota se desgranan las líneas que siguen y que se publican en este artículo como señal de ruta para potenciales compradores del semanario de marras.

-----------------------------------------

DOXA. Columna de opinión del Licenciado Emilio Notuyo.
CÓMO CAGAR UN BUEN PROYECTO DESDE ADENTRO

Si usted formó parte de un buen proyecto, en alguna forma revolucionario y que supo cambiar para bien la vida de mucha gente y en buena parte las condiciones estructurales del entorno y desea minarlo desde adentro no se arredre, tome algunos o todos los siguientes consejos. Verá que funcionan:

■ Endiose a los líderes. Si usted es uno de ellos coloque a otros de su nivel en un firmamento mitológico y fundacional. Así conseguirá que los adeptos los idolatren, también logrará que muchos lo vean mal. Trate de contarse entre los mitos. Siempre tendrá a gente que en un futuro no lejano irá a buscarlo a su casa para cambiar el estado deplorable que ha tomado la situación.
■ Proteja a los corruptos en lugar de castigarlos. Si tiene gente que ha tomado el mal camino entre los propios genere un escudo a su alrededor. Esto puede lograrse de muchas maneras, veamos algunos ejemplos: escondiéndolo de la vista de los inquisidores, menos exposición, menos ganas de azotarlo; enlodando a los corruptos de otras facciones, que siempre los hay; sugiera que la corrupción en los demás es estructural, en los propios ocasional...
■ Genere una militancia incondicional que se encolumne detrás de algunos líderes que manejan dinero discrecionalmente y se enriquecen de manera diferente al laburante. Gaste en colectivos, aviones, prebendas, etc. En los proyectos culturales que generó para la población privilegie a los propios o a los que llegan por los caminos informales que ha generado, los demás que remen.
■ Utilice a los más desfavorecidos para las cámaras. Acérqueles algunos beneficios por manos de los propios. Recuérdeles que el beneficio viene de su benevolencia y no de la responsabilidad por la función que cumple.
■ Haga una apología de la culpa. Los que piensen diferente y los neutrales serán culpables de los males que se avecinan, si se avecinan. Y si no, lo serán de haber puesto en riesgo el proyecto.
■ Elija uno de los enemigos -recuerde que si el proyecto es bueno para la población, los tendrá a raudales-, cargue en él la suma de los males. Y sugiera que quien piense diferente es aliado de este enemigo. Esto ha dado excelentes resultados a muchas iglesias predicando contra mandinga, por qué no habría de darle resultado a usted. En las malas no tendrá que buscar las raíces de su desgracia.
■ Responsabilice siempre a otros de las derrotas. Logrará que los simpatizantes vayan limpiando posibles competidores desde la adhesión en sus filas.
■ Recuerde siempre el pasado de los otros. Niegue a cada paso el suyo propio o el de sus adeptos. Esto es infalible.
■ Tome como consejo el gesto de Ramón Díaz a su hinchada si acontece una derrota. Parece que resulta.
■ Presente batalla en todos los frentes, aun los más triviales, como Simón. Cuanto más débil sea su rival, más feroz será su táctica. Converse amablemente con los opositores poderosos que pueden resultar aliados en un futuro. Seleccione a sus amigos por preferencias partidarias, qué necesidad tiene de escuchar voces disonantes y menos si existe la posibilidad de que estas suenen más alto que las amigas.
■ Escuche solo a los propios, los demás no tienen nada interesante que decir.
■ Benefíciese económicamente todo lo que pueda sin olvidar cacarear que la economía del estado es aya de la política. 
■ Apoye a cualquier candidato propio, por inepto que sea. Prefiera el ganador al idóneo. Esto es de inusitada eficacia.
■ Ensalce la historia, la que puede generar adhesiones. Utilice como clichés fórmulas de contenido liberador. Omita mencionar que la historia sigue hacia adelante haciendo comentarios apocalípticos acerca de rumbos divergentes a sus propuestas. Sugiera -siempre hiperbólicamente- que sigue el caos y que preparen el avión si no hacen las cosas bien.

Si sigue estos consejos logrará invariablemente cagar el proyecto. Podrá tranquilamente aseverar que el buen proyecto se fue al carajo porque el pueblo -la gente, el colectivo...- se equivocó, porque no cambia más, porque no le bastaron los logros. Porque en el fondo usted cree que el pueblo no piensa y que vota como el culo salvo cuando vota a sus ideas. Usted pasará mucho tiempo recordando a los demás cómo se equivocaron, pero intentará no recordar cómo se equivocó usted. En el fondo, si eso sucede, usted no creía en el proyecto, terminó cagándose en él porque importó más protegerse y proteger a sus socios, imponer un marco ideológico centrado en el mito -lástima que los mitos son útiles para sojuzgar más que para liberar-, diseñar estrategias de acumulación de poder o masturbarse en el regodeo de los propios contra los ajenos. O el proyecto en el fondo no tenía como finalidad cambiar estructuras, era coyuntural.

Una lástima. Y otra lástima será que cargarán otros hombros las responsabilidades -y los dolores- de la derrota. Y otra lástima será dejar el campo con el orégano en flor a quien viene con ganas de arrasarlo.
 Lic. Emilio Notuyo

-----------------------------------------

La nota del licenciado, esta vez de una longitud inusitada -producto indudablemente de la mengua en oferta de servicios eróticos impulsada por las nuevas ordenanzas municipales- destila un extraño veneno que emponzoña nuestro raciocinio con retruécanos insostenibles como lluvia de carámbanos sobre un cachorro indefenso. Aquí nos plantamos para poner en blanco sobre negro sus disquisiciones más escabrosas las que -lo sabemos muy bien- operan como una anestesia local ante el lúcido pensar de los lectores: uno está consciente pero no puede moverse y a su vez la acción se desconecta de la reflexión. Esto se propone Notuyo. Y nosotros, entregados a la noble tarea de desenmascarar al protegido de Irene Secarro, la editora de La Corneta, quien no escatima esfuerzos en promocionar al insolvente de su sobrino.

13 comentarios:

  1. Me pareció una muestra de lucidez y de ironía este articulo del licenciado Notuyo. Algo que podría sumarse un adversario con tendencia al misticismo, a los mensajes alarmista, para descalificar diciendo lo que no están con nosotros son como ese personaje que desvaría.
    Me intriga, lado frívolo, la modelo en ascenso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Exactamente!
    Le debo la modelo, lo que aporta el nombre es bastante descriptivo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué época tan extraña estamos viviendo. Hay peleas por todos lados, en el colectivo, en redes sociales, en las familias, dentro de uno mismo.
    Un análisis de Notuyo que deja pensando. Me gustó mucho la frase con la que cerró y sigue haciéndome gracia aquello del río de Suiza.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado cuervo amigo: cualquier cosa que nos haga pensar un poco en estos tiempos pulp fiction puede valer la pena, hasta una columna de Notuyo. Con eso te digo todo.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Abrazo rebienvenido y espero poder algún día engancharme en esos talleres filosóficos que, por otra parte, me parecen fantásticamente necesarios!!

      Eliminar
  5. Excelente!...te felicito por hacer públicas las consideraciones de este ignoto licenciado! Son de una síntesis contundente y esclarecedora (e irónica!)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, voy a amndar un correo de lectores para comunicárselo. ;)
      Besos

      Eliminar
  6. Jejeje, genial.
    Ya lo dijo don Bonaparte (que quizás leía a algún antepasado de Emilio) : ¨Cuando el enemigo se equivoca, no conviene interrumpirlo” De esa manera: (Notuyo dixit) en las malas no tendrá que buscar las raíces de su desgracia.

    Besos coyunturales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, mire usted qué buena sentencia. ¡La voy a incorporar!
      Besos estructurales

      Eliminar
  7. Ah! Notuyo no deja de sorprenderme y con este concienzudo análisis de situación no hace más que confirmarlo. Excelente lo del Licenciado, ojalá que siga encontrando esos resquicios donde expresarse. Aunque haya que achicar espacios como los de Lucila Carnota jeje.

    Muy bueno estimadísimo Oso, le dejo un abrazobeso y me encantó leerlo una vez más.
    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que pujan por espacio ante la editora, que debe vender más con las curvas pronunciadas de la damisela en ascenso.
      Besos!

      Eliminar
  8. Estimadísimo Oso, paso a dejarle un abrazobeso enorme, deseando pase una muy , pero muy FELIZ NAVIDAD junto a los suyos.

    REM

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...