sábado, 19 de octubre de 2013

Tareas pendientes

Hagamos un inventario de las tareas pendientes.
Digámonos que nos falta hacer unas cuantas cosas.
Empecemos un castillo, aunque termine en un rancho.
Treparnos allá en lo alto de ese pino que se dobla.
Desde allí mirar el suelo para espantar la apatía.
Igualito que hace tiempo en un monte de bodega
cuando las frágiles ramas amenazaban quebrarse
riendo allá en la altura por si caernos estuviera
dentro, ay, de lo posible, que me quede tu sonrisa.
Y sin ponernos de acuerdo hagamos silente pacto,
juguemos que no nos faltan los abrazos y suspiros,
y por eso regalarlos a quien anhelos tuviera,
sabiendo que si la luna se entera te hace el encargo,
el listado de trabajos que a sus ojos requisiera.
No olvidemos que en la lista no faltarán las canciones
que cantemos en exceso por más que lo nuestro sea
discordante como aquellos salpicones en los techos
cuando la lluvia comienza y busca ritmo y cadencia.
Anotemos eso que arde cuando se erizan la pieles
entramándose en las lides de buscar en los rincones
paraísos como un mapa, como viajeros lanzados
en busca de los atlantes y quedarnos escondidos
como jonás al amparo del embate de los mares.
Un registro que nos diga lo que siempre ha faltado,
si de algo se carece, alguna cosa ha sobrado.
Y si sobra, qué sentido habrá en acapararlo,
por tener hemos perdido tener los rostros bronceados
de sol y de refulgencias de calor en las miradas.
Pero por ninguna causa dejemos la fantasía,
nos falta besar la luna y quemar alguna sombra,
saltar charcos de mentira, pintarnos la cara en vano,
construir un barrilete con las tuyas y otras manos
y que vuele allá en lo alto desparramando sonrisas
para que el soberbio cante como en tribuna de fútbol
abrazado al cartonero, a la insigne prostituta,
al solo y al dado vuelta, a la piba esa del carro,
y que un día o una noche descubramos en patota
lo estúpido que fue irse encerrando tras las rejas
y armarse como stallone por las dudas, no sea cosa
de que el otro fuera yo y se me obligue a mirarlo.

12 comentarios:

  1. CÓMO ME GUSTA como escribe Ud...

    (Ups, cierto, que ésto no es el feisbuc).



    Me convenció.

    Hagamos.




    Le mando un beso.




    SIL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradécese eternamente. No será el feisbuc, pero uno escribe acá.
      Por algún lado, mejor que no sea el feisbuc.,,
      Beso!

      Eliminar
  2. Me gustó lo de no dejar la fantasia, salir en busca de los atlantes y lo de abrazar a la insigne prostituta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejan de ser algunos pasos que muchos no nos atrevemos a dar, ni siquiera simbólicamente.
      Abrazo

      Ah, ya volveré a pasar por su rincón y por los otros.

      Eliminar
  3. Esa serie de pensamientos conectados es la que hace que cuando la decimos en voz alta, se nos tilde de pirados. ¿Te imaginas que los pensamientos se escuchasen? ¡Qué horror, amigo mío!

    Es cierto, hay tantas cosas que pensamos y ahí se quedan...

    Tu abrazo y tu café de domingo.

    ResponderEliminar
  4. Qué sé yo,me gustó mucho. No espere comentarios sesudos a esta hora y a esta edad ;)
    beso

    ResponderEliminar
  5. Como usted dice, no comentarios sesudos, tampoco posts demasiados sesudos...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Nueva recomendación
    http://letradigitaluruguay.blogspot.com.ar/2013/10/octubre-en-ldu-mr-deadly-8-featuring.html

    ResponderEliminar
  7. No perder la fantasía , de eso se trata mi estimado Oso de ahí en más todo es posible.

    Un grande abrazo amigo mío y me voy fantaseando ...
    REM

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...