domingo, 24 de marzo de 2013

Un blog es un blog es un blog

Resulta que hace cinco años empecé a escribir este blog. Ni me había dado cuenta hasta hoy. No es gran cosa, estoy seguro, pero para mí ponerme a escribir sí ha sido gran cosa.
Este blog dice de mí muchas cosas que yo no sé decir, muchas que me gustaría decir y no me animo por los medios habituales. También dice de muchas cosas me gustaría que fueran de otra manera. Y también, en algunos casos, es una especie de bajada de línea, una comunicación de algún que otro deber ser que me circula y se me sale. Por supuesto que no escribo solo para mí. Antes mentía más con esto, deseo -necesito- que alguien me lea. No importa si muchos o pocos recogerán esta botella tirada al mar con un mensaje dentro, pero ojalá no fuera en vano.

--------------------------------

Cuando me preguntan si es un blog literario y yo afirmo que sí, miento alevosamente. Pero voy a seguir haciéndolo (mentir), solo sea por la pequeña ventaja que supone evitar ponerme a explicar gran cosa a quien muchas veces solo quiere saber si es un blog donde se publican textos con supuesta intención artística o si se trata de una bitácora personal donde se relatan vivencias. No es un blog literario, es un modo maravilloso para intentar decirme y decir a los demás.

 --------------------------------

Cuando me preguntan por qué no publicás y respondo que no me interesa, miento descaradamente. Creo que en el fondo me encantaría publicar un libro y que aparezca mi nombre como autor. Pero también estoy seguro de que la calidad de mis escritos está lejos de lo que merecería la ilusoria pero consoladora eternidad en el papel.

--------------------------------

Unos días atrás una persona entrañable me pidió que le recitase algún poema mio. Por supuesto no me sé ninguno. Ni recuerdo estrofa alguna. Frases sueltas sí, algunas me gustan mucho, lo confieso, y las repaso con pasmosa incredulidad, pero la mayoría de las relecturas me ofrecen unas líneas más o menos berretas de las que suelo perdonarme más por el afecto a lo que quise decir que a lo efectivamente dicho.

--------------------------------

Hace un par de años me presentaron a un prestigioso poeta nicoleño café de por medio. La persona que lo hizo cometió el exceso de presentarme como escritor. Yo, incómodo, me excusé diciendo que no me consideraba tal. El tipo medio que se ofendió y comenzó a pontificar con algo así: ¡Pero estimado amigo, nosotros (incluyéndome, pero sobre todo autocalificándose), los artistas, contamos con una sensibilidad tal que bla, bla, bla..! Conteniendo una arcada -mientras su discurso seguía sonando de fondo como chicharra veraniega- me dije que jamás me consideraría un escritor si ser escritor equivalía a transformarse en esa clase de pelotudos que se creen distinguidos en algo.

--------------------------------

Escribo poco, mucho menos de lo que quisiera, porque me cuesta mucho escribir. Porque significa violentarme, dejar de hacer otra cosa para escribir. En innumerables ocasiones dejé de hacer otra cosa para intentar escribir. Pero no aconteció. No se me ocurrió nada. En otra enorme cantidad de ocasiones se me ocurrieron las cosas de siempre: el viento, el desencanto, los amores perdidos y la nostalgia por ayeres repintados. Solo algunas veces, raras, muy contadas, logré parir algunas parrafadas o algunos versos no arrojables inmediatamente.

 --------------------------------

Cambié mucho en cinco años, soy el mismo que no es el mismo que hace cinco años.

--------------------------------

 Afanando a uno que sabe, cosa que me sale bastante bien, puedo decir que un blog es un blog es un blog, a falta de mejor definición, Puedo decir que hasta escribo una entrada bitacórica (esta), que el blog me reportó algún que otro abrazo, que aprendí muchísimo leyendo otros blogs en estos cinco años (aunque no pueda explicar qué significa aprender), que sigo arrojando botellas al mar y que la mayoría de ellas contienen alguna clase de acróstico o acertijo que se descifra con una sola clave: esperanza.

12 comentarios:

  1. Sr. Oso, pasan los años para todos, aprendemos -si algún día nos explican qué significa eso-, compartimos porque nos gusta que alguien nos escuche o recoja nuestra botella y nos llena de orgullo tener un montón de comentarios, de críticas, de opiniones, de abrazos de verdad además de los virtuales...

    Cinco años, en la madurez (la tuya y la mía, ejem, ejem), dan para mucho aunque pasan demasiado pronto.

    Mi enhorabuena por esos cinco años de ese "como tú mismo quieras llamarlo", porque un blog es un blog y muchas veces nos gustaría compartir con un café de por medio y con con tantos kilómetros de por medio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estimada.
      Años y pesares nos pasan, como pasaremos nosotros.
      A la larga, uno se va quedando con los abrazos.
      Besos a la distancia

      Eliminar
  2. Primero, felicitaciones.
    Segundo, tu blog es literario, tiene mucho de eso. Podrías definirte como un escritor, esa autocritica es de escritor, no hay que ser necesarimente vanidoso como el que describís, para serlo. Dicho de paso, es muy lograda esa descripción. Un blog es una buena manera de irse probando, de mejorar el estilo de escribir, con los aportes de otros blogeros.
    Felicitanciones de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Demiurgo.
      Tus aportes, siempre agudos, son una buena fuente de deseos de mejora.
      Aun cuando yo no alcance a responder de la misma manera.
      Abrazo

      Eliminar
  3. Un blog es un blog, una alfombra mágica, un puente milagroso, y tantas cosas más que no me entrarían en un comentario.


    Yo sí me sé de memoria sus versos.


    Le mando un abrazo, Néstor Darío.


    SIL

    ResponderEliminar
  4. Si algún día se me borra el blog, tendré que recurrir a ud. para que me los recuerde.
    No sabe cómo se agradece.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me declaro su aCmiradora y hace cinco minutos, enamorada. Listo, lo dije.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me enamore, que el tirón es largo pa la visita.
      Aunque viniendo de usté, no puede sino ser un honor.
      Besos!

      Eliminar
    2. Caballero hasta la médula El Oso.
      El tirón es largo, tiene razón y uno debe ser consciente de sus limitaciones, en mi caso estar más de cinco horas sobre un colectivo hace que quiera reducir a los que me rodean a cuadrados de cuarenta por cuarenta con una motosierra.
      Besos desenamorados :)

      Eliminar
  6. El blog es como una ventana abierta, por ahí pasa alguno y espía; otras veces, es uno el que se escapa para ver otros mundos. Y alguna que otra vez, un lugar de charla.
    Transparenta lo que uno es y de paso, nos proteje de lo que no queremos ser.
    Sabias palabras don Oso! Y felices cinco che! En unos meses, cumplimos nueve por Netomancia. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a tener que hacer una jodita ad hoc, Neethoven!

      Eliminar
  7. No dejes NUNCA de arrojar botellas al mar..

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...