jueves, 7 de febrero de 2013

Las novelas de Eco III

Podría graficar mi gusto personal en un podio de tres escalones. Curiosamente las dos primeras obras (El nombre... y El péndulo...) ocupan el lugar de privilegio, en el segundo grupo están La isla... y Baudolino y en el tercero La misteriosa... y El cementerio... Casi podría decirse que en el orden en que fueron escritas. Me resulta difícil explicar la preferencia, sobre todo cuando se trata de la obra de un escritor admirable desde todo punto de vista.
Me da la sensación que en las primeras novelas Eco tenía una historia que contar, que luego aderezaba con los innumerables condimentos de época, -cultura, relaciones sociales y de poder, etc.- y que en la medida en que nos acercamos a las últimas novelas el acento cambia de sílaba, es decir que partiendo de una época que contar fue urdiendo una historia que le hiciera honor. Pero esto es una sospecha personal, nada más.
Vamos a las novelas...

Baudolino (Baudolino) es la divertida historia de un personaje de Edad Media que con una particular forma de fabular se hace un lugar en la corte de Federico I Barbarroja y lo induce a la Tercera Cruzada. Baudolino cuenta su historia a Nicetas Coniates -un historiador bizantino que supo documentar su época con lujo de detalles-, texto que forma parte del grueso del libro. En la historia se mezclan acontecimientos históricos con otros surgidos de la fantasía del fabulador. Como aderezo, Baudolino va recopilando textos, leyendas y mitos de los lugares que recorre junto con las particularidades idiomáticas. Hay pasajes donde el cocoliche se torna desopilante en esta novela que recorre desde los mediados del siglo XII hasta comienzos del siglo XIII y en la que aparecen el Santo Grial, el reino del Preste Juan y muchos otros mitos gnósticos. Con su manera tan elaborada de fabular, Baudolino va tejiendo sus historias con la historia e influyendo en las grandes decisiones políticas de la época.


La misteriosa llama de la reina Loana (La misteriosa fiamma della regina Loana) transcurre en 1991. Giambattista Yambo Bodoni es un vendedor de libros antiguos de sesenta años que sale de un coma con pérdida de su memoria episódica. Recuerda letras de canciones, información histórica y maneja sus habilidades motrices aprendidas, pero no recuerda quién es ni quiénes son las personas que lo rodean así como toda su memoria emocional. Reunido con sus familiares -a quienes desconoce y deben presentárselos- se propone reconstruir lo que sabía de su vida. Para ello se refugia en una vieja casa del pueblo de Solara en la que vivió su infancia y también vivieron su padre y su abuelo. Allí comienza a reconstruir su memoria al repasar los libros de texto con acento fascista, las canciones infantiles, los discos y, particularmente, las historietas que llegaban de Estados Unidos en la preguerra y las que comenzaban a circular en Italia. Luego de encontrar un First Folio -colección original de las obras de Shakespeare- sufre otra conmoción por lo que termina la tarea repasando su vida sin poder comunicarse con el mundo. Eco echa mano a los recuerdos de su infancia y al material que coleccionó a lo largo de su vida (hay muchas reproducciones ilustrando el texto) para dar forma a una particular obra en la que repasa la cultura no erudita de su tiempo.

El cementerio de Praga (Il cimitero di Praga) es una obra monumental. Quizás la que ameritó mayor y más concienzuda investigación histórica por parte del autor, debido a las interminables y profundas repercusiones y conexiones con la historia contemporánea. La narración tiene la forma -en su mayor extensión- de un diario compartido por las dos personalidades del protagonista. El capitán Simone Simonini se ha especializado en el noble oficio de crear documentos falsos. Escribe su diario en 1897 recorriendo su experiencia en el proceso de unificación italiana y luego su radicación en París donde hace de doble espía y vende sus oficios al mejor postor. Su alter ego es el abate Dalla Piccola, nombre tomado de una de sus víctimas, quien complementa la escritura del diario y bajo cuya personalidad comete varios crímenes. Aparecen (como suele gustar a Eco, pero multiplicados en este caso) muchos personajes reales interactuando con los ficticios: Alejandro Dumas, Giuseppe Garibaldi, Maurice Joly, Sigmund Freud, Benjamín Disraeli, entre otros. Simonini elabora una reescritura del ya dudoso Protocolo de los sabios de Sión moviéndose entre acusaciones cruzadas -que él ayuda a producir- entre masones, judíos, jesuitas y políticos de toda Europa.

Espero que las reseñas precedentes muevan a algún ocasional visitante de este espacio a acercarse a la lectura de las novelas de Umberto Eco, o por lo menos a versear como si hubiera leído estos mamotretos de cientos de páginas.

21 comentarios:

  1. Las sinopsis que hiciste son tentadoras.
    Sólo leí ¨El nombre...¨y todos los ensayos de la colección.

    Cuánto me falta por leer...

    Al menos ya están los libros ahí, bien cerca, esperándome.

    Escuché a Eco decir en una conferencia que uno de sus autores ¨fuente¨ más admirados es Borges, porque ha instaurado discursividad, ha mostrado el camino- cuánto honor-

    Un beso.


    SIL

    ResponderEliminar
  2. Bueno, en El nombre... Jorge de Burgos -medio ciego- es un homenaje a Borges. También hay (bah, encontré, debe haber muchas más que no juné) referencias a sus textos en El péndulo, en La misteriosa llama...

    Por otra parte, no sé si le pasa, uno no alcanza a leer todo lo que quisiera.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Sr. Oso, no anda usted equivocado, exactamente lo mismo pensaba yo de esas tres etapas, también pienso lo mismo de Arturo Pérez Reverte, aunque se queda entre la segunda y tercera etapa de Eco. Escribiendo ensayo y opinión es muy bueno Reverte.

    Un besito y un cafelito, compañero!

    ResponderEliminar
  4. Hola Censu.
    De Pérez Reverte solo leí La tabla de Flandes, el que me recomendaron por su relación con el ajedrez. Me mucho gustó la idea, un argumento muy bueno para mi corto entender. La cuestión de la partida es un poco más floja ya que aparecen "problemas" que le llevan mucho tiempo a Muñoz y son de resolución poco menos que sencilla. Igual comprendo que ha sido un monumental trabajo el del autor y el resultado es brillante.
    Debería leer más de Pérez Reverte.
    Gracias, besos

    ResponderEliminar
  5. Ahora estoy inmersa en un libro que he comenzado a leer, pero tomo nota...mientras tanto, vengo a saludarte y mandarte un beso desde este otro lado...

    Muackss!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ginebra, siempre sos bienvenida por este lado. Espero que sirvan estas notas, al menos para decidir no leer. Ja!

      Eliminar
  6. La referencia al gnosticismo puede ser una influencia de Borges, también la referencia a libros reales o imaginarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eco se ha confesado admirador de Borges. No hay novela en la que falte referencia, explícita o no a los textos o la persona de Borges.

      Eliminar
  7. Uy me encantó su reseña de estos libros estimado Oso, especialmente la del Cementerio de Praga, dan ganas de leerlo ya.
    Que maravilla es poder leer y viene a colación porque anoche ví una peli que me gustó mucho, The reader (a lo mejor la vió) sino le sugiero que alguna vez lo haga es excelente.

    Besos y lo mejor querido amigo.
    REM


    PD: Iba a poner el link del trailer pero no sé si le gusta que le "cuenten" las películas, por eso me abstuve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Rem: no la vi. Pero ya veremos si la engancho por ahí. No hay problemas por poner enlaces en los comentarios ni por acercar trailers, suelen decir poco de las pelis y sugerir bastante para que uno se entusiasme.
      Besos

      Eliminar
  8. Oso... decí que una anda las horas por la red, que sino ni me enteraba que tenés este blog. Me había olvidado que escribís lindo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sil!!
      Es un artilugio para no verle la cara el lector mientras lee. Mostrarlo en papel..? Me muero de vergüenza!
      Bienvenida y gracias!

      Eliminar
  9. Si seré abreboca, hoy me dí cuenta que La Nación largó la obra de Umberto Eco, escribí esto como para decir algo nomás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja! Un poquito a destiempo, pero bueno, siempre se garronea algo...
      Beso

      Eliminar
  10. Me estoy yendo unos días de vacaciones , así que aquí te dejo el link.

    http://youtu.be/Ik1R4cqSWwA

    Besos y espero la puedas ver, seguramente te va a gustar.
    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rem! Parece muy buena, ya me pongo en campaña...

      Eliminar
  11. Sr. Oso Umberto Eco es mi héroe literario. Leí todas las novelas y un par de ensayos ( Diario mínimo, Apocalípticos e integrados). Reconozco la que me más me costó fue El cementerio de Praga. Baudolino y El nombre de la Rosa son mis mejores horas de lectura, una sensación inexplicable de alegría en cada página que leía.Un abrazo. Bueno el bibliotecario ciego del El nombre de la rosa se llama Jorge, jeje

    ResponderEliminar
  12. De estas tres me parece que la más interesante es "El cementerio...". Un amigo la layó hace poco y a pesar de que se copó tardó un par de meses porque a cada página le aparecían nombres y situaciones para investigar si era algo histórico real o ficticio. Hace un tiempo me dijo que me la iba a prestar, se lo recordaré jeje.

    Muy interesante las reseñas sobre Eco! Aclaran el panorama y permiten establecer prioridades por trama
    Abrazo Oso

    ResponderEliminar
  13. Sí, no son sencillitas de procesar. "El cementerio" tiene muchas conexiones con la actualidad, se puede ir llevando mejor.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como va Oso?
      Acabo de terminar "El Cementerio de Praga". Al final mi amigo me lo prestó y me duró apenas 20 días.
      Es excelente. Me encantó el tema de la impostura (que como sabrás es uno de mis temas preferidos) y la aparición de tantos personajes históricos, en especial Dumas y el Doctor "Fröide". Garibaldi no se queda atrás y ahora cada vez que pase por Plaza Italia voy a prestar mejor atención a su estatua que, me parece, la hicieron mucho más alta de lo que Eco lo describe.
      Cuando me dijiste eso de las conexiones que tiene con la actualidad ¿es por lo de Wikileaks? ¿o hay algo más que me perdí?

      Abrazo!!

      Eliminar
    2. Buenísimo!! Justo acabo de terminar la última novela. Mi librera del barrio me la consiguió bajo amenaza, jejeje.
      Ya voy a hacer la reseña. Le voy a apegar al amarrete de Eco que sea tan cortita!
      Las conexiones con la actualidad son varias. Lo de Wikileaks es un ejemplo, sobre todo (para mí, obvio) muestra cómo se fue gestando la estructuración del poder financiero e ideológico del mundo actual. Creo que en eso Eco es un maestro, en hacer un uso "escatológico" en el sentido de los libros sagrados de las civilizaciones conocidas, con rigor científico y ¡entretenido! que es lo más difícil.
      Abrazo!!

      Eliminar

Dale sin piedad...