ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

lunes, 6 de agosto de 2012

Vereda de Troya

para un guerrero caído
No huyas, Héctor. Aquiles está a las puertas.
Los tiempos cuecen héroes y leyendas.
Y en el húmedo seno de las costas
se engendran los mitos primordiales,
escondiendo sutiles las preguntas,
dudosos guardianes en los templos
sostienen sus liturgias.
La suerte de las muertes se publica en los diarios.
Aedos de tinta que registran otros mitos.
No huyas, Héctor. Entrañas de aves ya lo dicen.
Con la guerra doblándote la espalda y
la marca de tu tierra en questa charla,
labrando dignidad entre el espanto.
Alza la frente, Héctor, que eres digno.
Cuelga medallas en cuellos sorprendidos,
disfruta del juego y del fuego, que son santos.
Da vueltas a Troya, que es vereda,
el abrazo a quienes te han faltado
y tienes la verdad ante las manos
con ojos que no buscan lo cercano.
Descansa, Héctor, ya del siglo.
Y otros beberán esos licores
que suerte de néctar han deseado.
Andrómaca, que acompaña en la pelea,
no sabe si ha de levantar la vista.
La suerte de las muertes se publica en los diarios.

5 comentarios:

  1. No puedo adivinar- ni quiero- la esencia del destinatario del poema, lo que me exonera si pifio en el comentario.


    Yo vi a ese Héctor temeroso y temblando, en mi papá moribundo, en mi abuelo enfermo, y vi a esas Andrómacas con temor a levantar la vista.
    Aquiles es sinónimo de muerte- en este caso- como en tantos- pero de muerte gloriosa.

    Y esos finales, si bien no se publican en los diarios, se sellan a fuego en la historia de quienes rodean a estos ignotos héroes.




    Y si no tiene nada que ver lo que puse, no importa. (He dicho tantas cosas desatinadas a estas alturas, que bue... )




    SIL

    ResponderEliminar
  2. Como siempre -o casi- su interpretación es correcta. Por supuesto, no hay desatinos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encantó,Oso!
    No se si entendí,pero me gustó. Para mi es claro que por un lado,el poema tuyo sigue lo que la leyenda cuenta hasta en detalles menores como que Héctor fue arrastrado vencido por Aquiles alrededor de Troya y por el otro pareciera ser un Héctor intemporal, cotidiano, cercano a nosotros que día a día debemos dar la pelea para que no nos gane la parca.
    Lo que mas me gustó...fueron algunas frases, escojo esta:"en el húmedo seno de las costas/se engendran los mitos primordiales,/escondiendo sutiles las preguntas,"
    Y pienso que usted,amigo, aunque poeta no puede(o no quiere) dejar de enseñar y es didáctico hasta en esto.
    Que se yo...me encantó.
    Pude entrar a leer después de mucho y pido disculpas por no hacerlo seguido.
    Ah, al leerlo me sonaba a un tango la musicalidad. ¿Le pareceria bien querido Oso ponerle música, o es un disparate mas de los mios?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Felipao, maestro!
      Bueno, es una mezcla de todo. La muerte de una persona cercana me llevó a este tipo de relaciones, que me gusta hacer, no sé si acertadamente.
      Abrazo enorme!!

      Eliminar

Dale sin piedad...