ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

lunes, 17 de enero de 2011

De Barbas, Belces y Rumis

Quise dibujar un Barba y un Belce para homenajear a estos personajes que vieron la luz hace un año o hace muchísimos o uno la vio cuando la hizo y el otro cuando metió la cola. Imposible. En principio, no imposible la tarea de dibujarlos. Imposible es que alguien que vea mi dibujo los identifique con ese par de entrañables personajes, dada mi absoluta inutilidad para el dibujo (como para otros tantos quehaceres).
Sin embargo, el Barba y el Belce están ahí. Son, valga el entrecruce de significados, dos de las más celebradas creaciones de nuestro amigo Sergio Álvarez, que se hace llamar Ruminant para evadir impuestos con la conciencia y la billetera tranquila.

Conste que también quise escribir una milonga de ambos artefactos (del latín, ars = arte, factus = hecho, hechos con arte), pero me manqué apenas puesto a la tarea, así que se la debo al gordito.
Hechas estas consideraciones, paso a escribir unas parrafadas acerca de B&B atajándome antes de los pelotazos con la sencilla explicación de que carezco de los más elementales conocimientos acerca del dibujo (¡otra vez!), las caricaturas, las historietas, la pintura y las artes plásticas en general. Pero sí me reconozco un disfrutador de estos géneros desde lo más básico: lo que me pasa cuando leo/veo creaciones de este tipo. Avanzando luego con lo que conozco del mundo por haberlo aprendido de algún modo, busco otras interpretaciones o significados, que quizás sólo cuenten en mi cabeza, pero que enlazan la obra con el resto del retazo de cultura a la que me siento perteneciente.
Astuto, el Rumi toca un tema sobre el que nadie se siente ajeno: el bien y el mal. Tema que enlaza con lo más propio de nuestra cultura occidental: la culpa. ¿Dónde está la gracia? Bueno, ahí ya es más difícil la cosa. Trato de verlo, insisto, por lo que me sucede al leerlo.

Hay, en principio, un bautismo con nombres que son grandes aciertos. El Barba remite a una de las alusiones con que los argentinos solemos referirnos al creador del mundo tal la tradición judeocristiana. Sospecho que cualquier nombre es tan bueno (o mejor, en algunos casos) para designarlo como el consabido Dios, que es sólo un sustantivo hecho nombre propio. Aquí me siento tentado a extenderme un poquito en la cuestión de los nombres de este Dios, pero lo evitaré en razón de eludir, si se quiere, una felípica en casa ajena.
En B&B es El Barba a secas y todo quien lo lee sabe a qué o quién remite. Creo que El Barba, con esas mayúsculas, tiene toda la carga solemne que requiere el caso suavizada con esa inocente irreverencia argentina que nombra sin nombrar las cosas quizás para evitar que lo de más allá se avive que los de más acá estamos tomando su nombre en vano. Algo más sobre el dibujo de El Barba. Siempre está erguido, señorial, y hasta juguetón. El consabido triangulito con el ojo es para escribir toda una nota aparte. Detales que un artista como el Rumi es capaz de exprimir hasta que el lector reconozca que no ha dejado de explorar las capas de sentido que tiene la expresión dibujada.

Otra cosa es Don Belce. Alguien me dijo que para llamar Don a alguien, ese alguien tiene que tener un don. Y vaya si este los tiene. El Rumi crea otro nombre para eso que en la tradición tiene miles desde aquellos como el demonio o el diablo -que curiosamente son casi más adjetivos que sustantivos y menos que menos nombres- hasta los propios de estos lares como Mandinga. Rumi le pone Don Belce y este Don Belce se comporta muy, pero muy similar al mandinga de la tradición gauchesca. Pícaro, ventajero, pero sensible a más no poder. Y cercano como cualquier vecino del barrio. Un Don Belce tan tierno que conmueve, dada las vicisitudes que atraviesa el personaje a fin de cumplir con su tarea. Por otra parte, celebro que no esté claro si es una tarea por diversión, encomendada por El Barba o por decisión de meter la cola en todos lados.
Las líneas que ha elegido el Rumi para Don Belce son un poco encorvadas, pancita de dejado y muchísima fuerza en la expresión. Su rostro podría configurar toda una enciclopedia de expresiones para estudiar. Don Belce es un villano querible, tanto que el mismo Rumi lo usa como imagen que sustituye con creces la que ve al levantarse en el espejo.

Me gusta el uso que hace el Rumi de los lugares comunes. Bien - mal, ciencia - religión, mitos - hechos. Hay dibujos tan básicos, como Ups, que disfruta hasta un chico y otros que requieren una interpretación desde ciertos conocimientos generales de la cultura que apuntan a un lector con cierta información (Ciencia, Premios Nobel y otros). El Rumi extrae de los lugares comunes las asociaciones más inesperadas y las hace transparentes y nos causa gracia ese juego entre los absurdo, la vida cotidiana y la irreverencia para con las referencias culturales. No perdona a nada ni a nadie, pero con tanta altura que da gusto.

Algo más que se me ocurre, desde otra mirada. El Rumi hace una interpretación hermenéutica de ciertos temas delicados -en tanto afecta la conciencia y el modo de decidir sobre su vida de mucha gente- con un desfachatado respeto o con una respetuosa desfachatez, como guste. Explora ciertas reservas de sentido de los hechos históricos y los mitos fundantes como pocos (que yo conozca, claro está) lo han hecho bajo la tónica de un humor tan transparente que pone en segundo o tercer plano las aristas cortantes. Realza esa estética del desencanto, que es el humor según Bernardo Koremblit, pero sin ocultar esos relieves en los que navega en busca de sentidos que van más allá de los horizontes dichos. Tengo para mí que en este aspecto reside la otra pegada de B&B -y, por una vez, no hablo de pegada como golpe de suerte, sino como golpe de talento-, que el Rumi extiende con acierto a las Belceleaks. El drama no deja de ser drama, pero nos impulsa a desdramatizar lo superfluo, invitando a reírnos de nosotros mismos, ya que -a no dudarlo- desde su perspectiva todos somos patéticos. Y sobre esto hace hermenéutica el Rumi, jugando con los sentidos ocultos de las cosas, poniendo en personajes las alegrías y frustraciones, lo solemne y lo ridículo, lo sagrado y lo profano y, por sobre todo, haciéndonos pasar unos momentos deliciosos retorciéndonos de la risa.

Celebremos este primer cumple y reclamemos muchos más. ¡Labure, Rumi, carajo!

8 comentarios:

  1. Acertada visión del trabajo de Sergio sobre estos dos personajes, que son el eje de nuestra existencia.

    Respecto a que hace hermenéutica es tan atinado!! , incluso avanza casilleros, no se duerme en las aburridas interpretaciones de los seudo-sabios.

    No es simple lo que logra la metodología de Ruminant:
    que el receptor se ría, se conmueva, pero a la vez, esté obligado a un análisis profundo de cada tema.
    O sea, nos empuja a todos a sumergirnos en esa ágil, revolucionaria y picante hermenéutica.

    PD 1:
    en cuánto a ahorrarse la f/e/ilípica (opinemos en el bosque, mientras Felipe no está...)

    PD 2: ya mandé mi propia interpretación de los dos personajes de Sergio ;O

    Un beso


    SIL

    ResponderEliminar
  2. merecidas palabras y un genial homenaje para Sergio y sus criaturas, que tantas risas nos regalan! abrazos para todos!

    ResponderEliminar
  3. Aún no han llegado a Chile, si que no tengo el placer de conocerlos.
    Pero con respecto al bien y al "mal" simplemente me pregunto habrá algún lugar intermedio dónde yo pueda encajar????.
    PD
    ¡¿Acuario?! ¡Glup!
    EXIJO UNA EXPLICACIÓN INTERNA.
    sisisisittler@hotmail.com
    :)
    mar

    ResponderEliminar
  4. Hiciste una gran crítica de estos personajes que ha creado magníficamente Álvarez.

    Te felicito por festejar con tu amigo el primer año, de muchos mas que van a venir seguramente.

    ResponderEliminar
  5. Bonito regalo de cumpleaños para celebrar el tiempo que Sergio lleva regalando al universo de los blogs una pareja tan atinada como esta.
    Y te explicaste tan bien que no se puede añadir más.
    Besos Don Oso!

    ResponderEliminar
  6. Muchas , muchas felicidades :)

    Me gusta este homenaje!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  7. Un gran maestro el Oso, un lujo.
    Estoy sumamente agradecido por sus palabras, solo restaría ver si en realidad son tan malos sus dibujos, envíemelos, le prometo que no lo subo. (dedos cruzados)
    Un abrazo amigo!
    Serg...digo Rumi

    ResponderEliminar
  8. qué bueno, oso! me hiciste buscar y conocer dos personajes que no conocía, excelente san pedro sos vos para recibir a los nuevos!

    en mayo es el aniversario del barrio, sería un honor para mí que le dedicaras unas palabras...

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...