ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

sábado, 25 de julio de 2009

Geranio - Cuentito educativo para niñas y niños

léase en tono de quien enseña verdades esenciales a los niños
Geranio no entendía cómo la gente se preocupaba por tonterías.
No podía comprender por qué, por ejemplo, le prestaban una mucha atención a su vestimenta, a sus peinados, a cómo lo miraban si hacía algo que los demás no esperaban.
No entendía por qué había peleas o guerras, creía que era más fácil si todos empezaban a quererse, si se daban una mano.
No sabía muy bien cómo venía la mano con el dólar, la bolsa de comercio, con los negocios, la balanza comercial. No podía ni siquiera sospechar cómo funcionaban las cosas cuando leía en los titulares que la economía había mejorado, que había optimismo en los mercados, cuando sentado en el umbral de casa seguía con la vista asombrada a los cartoneros, cirujas y niños pidiendo limosna.
Los padres de Geranio comenzaron a preocuparse desde que a edad muy temprana empezó a hacer preguntas fuera de lugar:
-¿Por qué hay que desconfiar de todos?
- Papá, mamá, ¿por qué no juegan conmigo?
- ¿La luna me sigue a mí o los sigue a todos? ¿Cómo hace?
- Me da pena ver al canario en la jaula, ¿y si lo soltamos..?

Cuando le preguntaban qué quería ser cuando fuera grande respondía músico, poeta o astrónomo.
Cuando le preguntaban de qué cuadro era, decía de Los Girasoles de Van Gogh.
Cuando le preguntaban a quién quería más, mamá o papá, decía a la tierra porque lo escuchó de la Bersuit.
Cuando le preguntaban qué quería de regalo de cumpleaños, pedía una estrella.
Si la pregunta era por los reyes magos, él mostraba la pila de cartas que nunca fueron enviadas por sus padres.

Los padres, viendo que su hijo era prácticamente un extraño en la familia, evitaron mandarlo a la escuela. Eso hizo que desconozca las verdades más elementales acerca del mundo; así, nunca pudo comprender por qué había guerras, miserias, modas y peluqueros.
Psicólogos, neurólogos, profesionales de toda especie y calibre diagnosticaron a Geranio. Su mal era incurable, dijeron.
Como no se adaptaba a vivir en sociedad porque no comprendía a qué cosas la gente le daba importancia, decidieron que no podía andar por la calle. Era muy riesgoso que se ponga a saludar a cualquiera, a conversar con desconocidos, a mirar con asombro la forma de las nubes ignorando los semáforos.
Entonces, sus padres pensaron que debía estar en un hospicio, allí estaría protegido, conversaría con delirantes como él y tal vez hallaría la felicidad. Sus días allí fueron más tristes de los que imaginó su familia, quienes dejaron de visitarlo, porque los ponía mal. Fue languideciendo y con él su interés o su fuerza para hacer preguntas.

Hoy, que estamos reunidos para despedir los restos de este pequeño, rogamos al cielo que no nos vuelva a castigar de esta manera, enviándonos una carga mayor que las que podemos soportar los adultos responsables.
Y aprendan los niños presentes que naciendo en una familia de bien, en una sociedad de bien, quien se equivoca en hacer las preguntas o en dar las respuestas correctas no merece otra cosa que un triste destino como el de Geranio que hoy nos deja sin haber querido o podido aprender lo que es la vida.
Colorín, colorado...


[Publicado también en Villeraturas, 25/07/2009]

16 comentarios:

  1. Qué misíl dirigido sin piedad a todos los que te leen...!

    Da en el blanco, deja mella, destroza, alecciona, conmueve, perturba, y permite en sus letras que se revele del autor: alma, espíritu, rebeldías y convicciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Algunos Geranios sobreviven, habiendo aprendido que las preguntas solo se les pueden hacer a otros Geranios, que tienen una vida mas allá de la convencional y que son los únicos que lo podrán comprender.
    Hay un mundo de Geranios que han sobrevivido, por lo general se encuentran cerca del arte, única forma amorosa de vivir.

    Un abrazo estimado Geranio

    ResponderEliminar
  3. Que limdo cuentiiitooo!! De verdad me gustó muchisimo y me sentí identificada con lo que dice al principio... :)
    Gracias Oso por sompartir estas bellas cosas con nosotros! Te quieroooooooo!!
    Besote de Gerania a Geranio... ;)

    ResponderEliminar
  4. Es el miedo a lo distinto, a lo que se sale de las cauces normales (comunes sería mejor decir), a lo que no se comprende.
    A mí por el solo hecho de ser vegetariano me viven insultando o me miran como a un loco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Fiuu! no tenes derecho a desnudar tu alma como cuando te bañas! Joder! que emotivo me resulto este cuento.
    Me voy con una lagrima en el ojo derecho, otra en el izquierdo y en mi boca una sonrisa.

    Un abrazo "Oso Geranio".
    Tere.

    ResponderEliminar
  6. muy lindo, muy emotivo

    me encantan las salidas locas como lo de la luna o la bersuit

    geranio está invitado o contemplar los astros desde la plaza del Barrio cuando quiera

    por otra parte, mi muy querido Oso, te comento desde Mística para invitarte a mirar mis goles :)

    abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Genial Oso, por lo duro que es, por lo real, lo mordazmente irónico si acaso se pueden utilizar los dos términos juntos.
    Es un momento dado me hizo trazar un paralelo con The Wall, con la historia del niño que crece con dudas, miedos y termina, justamente en un hospicio. Las preguntas de tu relato se me mezclan con las del tema Mother, de Pink Floyd, te acordás?
    Me puso la piel de gallina. Gran relato. Pero gran gran.

    ResponderEliminar
  8. si al final, pobre geranio, él no tenía nada de malo. lo único que tuvo fue la mala suerte de que nadie quisiese explicarle nada.

    muy bueno oso!!
    abrazo!

    ResponderEliminar
  9. ¡Bravo!
    ¡Oso, qué texto hermosamente fuerte y cierto!
    "No sabía muy bien cómo venía la mano con el dólar"... me dio tanta ternura, me encantó.
    Muy muy bueno.
    Un abrazo y un geranio para vos.
    Irina

    ResponderEliminar
  10. Conmovedor... vale la penda de que muchos ignorantes lo lean... y aprendan... un abrazo Oso... sin palabras!!!

    ResponderEliminar
  11. una cagada tu cuento, Oso.

    Una cagada puesta donde nunca cagó nadie.

    Un sorete puesto justo donde tiene que estar. En el jardin de los senderos que se bifurcan.

    Acuerdo con vos.
    Los Geranios no viven;
    van muriendo.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Querida Sil: Sobre todo dirigido a mí infinitas gracias y yapa...

    Descalza Magah: Algunos sobreviven, el arte es un camino, supongo...

    Vacacionera Sole: Cuántas cosas no entendemos pero nos parecen naturales...

    Desgraciosergio: Es cierto, lo diferente nos amedrenta. En tu caso un vegetariano es una espina en la planta del pie para muchos que lo ven desde afuera.

    Dulce Tere: Lágrimas con sonrisas, creo que es algo de lo que debemos aprender a saborear...

    Místico Galán: He apreciado su bifronte talante en un video revelador (ha talado varios rivales) con goles de esos que en la canchita valen oro...

    Gran Neto: Vos sabés que a mí también me sonó un poco a The Wall...

    Querida Meli: Los geranios cargan con la locura de un modo de vida que vamos eligiendo sin elegir.

    Silbadora Nina: A mí también me dio ternura el Geranio, debe ser porque es lo que vamos olvidando ser...

    Kapo Lichi: O volver a lo que fuimos alguna vez...

    Riguroso Mortis Chelo: Sobre todo se nos mueren adentro...

    Gracias a todos por pasar y leer.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Y bueno, no queda mucho más para agregar a su bello texto... ud. fue muy elocuente.
    Es así nomás.

    beso,

    ResponderEliminar
  14. Me gustó lleno de sentimientos emociones y gritos y pedidos en forma irónica frontal y profunda...
    Es lindo leerte cuando sacas estas cosas que dicen más que un bello cuentito... abrazo tus palabras.


    cariños
    besos muchos.
    Cuidate pibe....
    :)

    ResponderEliminar
  15. En est mundo es tan necesaria la maldad para subsistir...

    ResponderEliminar
  16. A veces me pregunto quienes son los locos? Si los que estan dentro o los que estan fuera del otro lado de la pared.
    Podrias continuar con este cuento el principito, mucha lección con la mirada tierna y poética de su autor!

    =) Gracias un precioso regalo para ver el mundo , hoy con otros ojos!

    HUMO

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...