ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

domingo, 12 de julio de 2009

Atascos


Si quiero ganarme la vida cantando, voy a empezar de abajo me dije y salí a la ruta con mi guitarra, cuerdas, micrófonos y mochila, qué más. Ah, sí, el dinero que el tío Lucas me regaló para los dieciocho, por suerte allí estaban los billetes, en el mismo rollo que un par de años atrás.
Vamos, pensaba, que alguien me levante... que hacer dedo sólo consiste en prolongar mi promesa de éxito. Y sin embargo estoy hoy aquí, atascado...

Horas al margen de la ruta, ¿tengo aspecto de criminal?, ¿no saben lo que es salir a la vida? De todos los cientos de autos deportivos de turistas ninguno tuvo la gentileza de llevarme, debí esperar al viejo Greyhound y pagar, siempre pagar en esta maldita tierra, yo, destinado a ser estrella.
El pueblo me caía bien, al principio. El dueño del cantobar no levantaba sus ojos de la revista para decirme que sí, que ese viernes haría mi show, por las hamburguesas, por la cama, qué más, nada que perder... Y sigo atascado aquí...

Mi manantial de canciones brotaba, no era mala la paga, pero siempre lo mismo, siempre. Viernes y sábados para los mismos viejos lascivos, para las mismas putas de ojos tristes, para los mismos borrachos que ni me escuchaban.
Me quejé al de la revista. Tómalo o déjalo...
Ya no compuse.

Los lunes durmiendo hasta tarde, los martes con mi mochila y guitarra a las puertas del pueblo decidido a irme, los miércoles sólo a la mañana, los jueves ensayando y a tocar el fin de semana. Y acá, señor, sin moverme.
Van siete meses, no tengo un dólar, si tuviera sólo uno por cada canción que he cantado a nadie que escuche...

Hasta que me decidí de una vez, a las puertas, que alguien me lleve a cualquier lado. Al infierno si es necesario. Será así o no será nada. Me voy, que me lleven o me interno en el desierto a cantarle a los buitres, pero nunca más aquí...
Y maldición de maldiciones, tuvo que ser ella. Tuvo que ser una mujer, rubia, hija del sol del desierto...
Se hace de noche, ¿te llevo al pueblo?
Y aquí vivo con Lorna, atascado en Lodi otra vez...


[Bueno, che, me gusta esa canción. CCR, perdonen. Lectores, ídem, si pueden...
Acá, en Palabra tomada, más sobre Lodi]

15 comentarios:

  1. que buen relato
    muy vivido y fresco

    felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. uyyy Oso que viaje me pegué por las carreteras del sur, al mejor estilo Credeence, con algo de Jhonny Cash, que lujo de relato!!!
    si a la vida hay q salir a buscarla, nunca vendrán nuestros sueños a golpearnos la puerta!
    q buen homenaje, ahora me diste ganas de escuchar a los Credence, me preparo el mate y a todo volumen sonará la impecable Lodi!!!
    Abrazos de carreteras!

    ResponderEliminar
  3. hay que morder a la vida...
    me encantó leerte!!!

    Un besote grandote!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues sabes? me ha gustado mucho.je
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  5. Le doy sin piedad a la vida, salgo, me atasco y vuelvo a salir si el lodo comienza a taponarme.
    Hay atascadas que bien valen la pena y resulta que terminan no siéndolo, vio? por que uno mira para atras y se ha ido corriendo, esas cosas se sienten, nadie nos las cuenta.

    Uhh me re cuelgo Don OSO, entro en el delirio del tema, sepa perdonar.

    Abrazo maestro!! Me encantó, sonó fresco.

    Magah

    ResponderEliminar
  6. Don Oso:

    Si una canción es la excusa,
    para disfrutar este relato,
    bienvenidas sean las dos!!!

    Hermoso cuento, bella canción!!

    Buena Semana y besos...

    =)

    ResponderEliminar
  7. Elisa: Gracias y bienvenida a este rincón...

    Dieguito: Vos lo dijiste: a la vida hay q salir a buscarla, nunca vendrán nuestros sueños a golpearnos la puerta!...

    Sensaciones: tomar la iniciativa o esperar sedados la muerte

    Sede: Entonces me alegro mucho...

    Magah: nada que perdonar, delire a gusto, para eso estamos...

    Annie: Una canción siempre es una excusa. Lástima que usamos excusas peores a veces...

    Gracias a todos y besos

    ResponderEliminar
  8. bella historia y bella canción, dan ganas de ir viajando por la ruta mirando por la ventana...

    saludos, gran oso!

    (ojo: no confundir con "granoso")

    ResponderEliminar
  9. Que bueno que está!
    Lo estoy extrañando señor oso! ((basta de vacasiones)) :D
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  10. Muy buena historia Oso... muy del lejano Oeste... visite tu otro blog asi que me imagine al personaje y a esas rutas.
    Me encanto!

    ResponderEliminar
  11. Entre la canción y el relato me invadiste de ruta guitarra y deseo... ese por vivir y buscar con o sin atascos, pero hacer el camino y putear y carajear mientras las huellas van siendo y el suspiro acaricie...las ganas.

    gracias por compartir tus gustos.

    cariños.
    muakkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  12. Buenísimo Oso y si, se nota que te gusta la canción, tiene un homenaje por año jaja. Me gusta la forma en que la canción se transforma en relato.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. ...Quiero tocar la guitarra todo el día y que la gente se enamore de mi voz, cantan los locos divertidos que no me sale el nombre, en fin...
    me vino a la cabeza, cosas mias jajajaj las mujeres , suelen ser el mejor castigo jajajaj!!!
    Anclado pobrecito y los sueños rotos, estrellados!


    besos!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  14. Muchas veces sueño con irme a algun lugar con mi cuaderno y mis escritos, pero otras quiero seguir luchando en mi lugar con lo que hago y poder enseñar... lindo texto Oso... un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  15. Ey...ya termino de hacer la mochila y llevo mate.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...